Rogelio Macías Sánchez
De las mujeres de los músicos/6
Martes 24 de Julio de 2018
A- A A+

Serguéi Prokófiev (1891-1953) fue un notable músico ruso y un referente obligado de la música moderna. De buena posición económica, fue niño prodigio como pianista y compositor. Joven le tocó la Revolución Comunista (1917), que conformaría la Unión Soviética, y al año siguiente salió de ella para vivir en Occidente.

Siempre excéntrico, además de muy exitoso como compositor y pianista, se jugó el riesgo de ir y venir entre Occidente y la Unión Soviética, atenido a que su prestigio internacional lo defendería de cualquier represión. Le resultó hasta 1936, cuando después de una ostentosa visita a la Unión Soviética se le cerraron las puertas de salida para siempre. Se quedó a vivir como artista soviético, aunque con privilegios. Pero este intercambio de ideas musicales entre Oriente y Occidente sentó las bases de su estilo musical tan propio, moderno, excéntrico e inconfundible. En la Unión Soviética siguió corriendo los riesgos de caminar, en el arte, sobre la cuerda floja, entre la tonalidad y el atonalismo, este último prohibido por la Policía Cultural stalinista. También le funcionó, pero hasta 1948, cuando le llamaron la atención y prometió portarse bien, haciendo música con mayor lirismo realista. Falleció el 5 de marzo de 1953, el mismo día y en la misma ciudad que José Stalin.

En 1918, después de un concierto en Nueva York, Prokofiev conoció a Lina Llubera, española, hija de español y rusa, cantantes de ópera residentes en Nueva York. Nunca estuvo segura de que quería ser en la vida: si cantante, bailarina, secretaria, modista o traductora. Finalmente se dedicó a colaborar con proyectos para mujeres revolucionarias, no bolcheviques, en la zona de Nueva York. La inseguridad en sí misma y el pánico escénico la limitaron toda su vida. Desde que conoció a Prokofiev estableció una relación sentimental con él. Iban y venían por Estados Unidos, Europa y la Unión Soviética, hasta que se casaron en 1923 en Alemania, porque Lina estaba embarazada. Tuvieron dos hijos.

En 1936 acompañó a su marido al viaje a la Unión Soviética y ya no salió. Trabajó fundamentalmente como traductora. En el verano de 1938 tomaron sus vacaciones por separado (según una costumbre soviética) y se terminó la relación sentimental, pues Serguéi conoció a Mira Mendelssohn, estudiante de literatura y admiradora de su música, y se enamoraron. Lina y Serguei siguieron compartiendo techo y gastos hasta 1948, cuando el Politburó condenó la música «formalista», en la que se incluía a Prokófiev. Diez días después de que le llamaran la atención a él, Lina fue acusada de espionaje y condenada a trabajos forzados, 20 años, en un campo de régimen severo. Tras la muerte de Stalin fue liberada. En 1957 se le reconoció oficialmente su inocencia, se le entregó un certificado de su matrimonio con Prokófiev y una pensión como viuda soviética. En 1974 abandonó el país y se instaló en Londres, donde creó una fundación para preservar el legado de su marido.

María-Cecilia Abramovna Mendelssohn es simplemente Mira, la segunda esposa de Prokofiev y su amor más profundo. Estudiante de literatura y posteriormente escritora, colaboró con él y lo cuidó muy de cerca siempre, en la salud, en la enfermedad y hasta la muerte. Escribió los libretos para las óperas Matrimonio en el convento, Guerra y paz y La historia de un hombre real, y fue la destinataria de la famosa Sonata número 8 para piano. A pesar de mantener una relación íntima desde 1939, se casaron hasta 1948, sin que para ello haya sido obstáculo el que Prokofiev nunca se hubiera divorciado de Lina Llubera. Su vida, juntos, se considera idílica, pero hay dos hechos que enturbian esta idea. Primero, que apenas cinco semanas después del matrimonio con Mira, Lina fue arrestada y falsamente acusada de espionaje. Segundo, que Prokofiev, siendo un personaje influyente, nunca abogó por la libertad de su primera esposa. Se especula que Mira era agente de la Policía Secreta de Stalin, asignada para infiltrar el pensamiento independiente de Prokofiev y mantenerlo alineado. A su muerte, Mira Prokofievna fue enterrada a un lado de su marido.

Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural

Tapabocas del último concierto de la OCUM

Buen concierto de la Osidem en su casa

Los tiempos cambian

De los Niños Cantores de Morelia, con motivo del Día del Niño

Buen miniconcierto de la OCUM

Horacio Franco y la Osidem en el Teatro Ocampo