Rafael Mendoza Castillo
La cuarta transformación con sujeto histórico
Lunes 23 de Julio de 2018
A- A A+

Más de 30 millones de mexicanos votamos por el cambio el 1º de julio del presente. Votamos con las emociones, los sentimientos, los miedos, el coraje, la rabia, o la racionalidad reflexiva o no. Todo ello no le resta importancia a dicho acontecimiento histórico. La intención convertida en acción de voto en las urnas, negó la existencia de un orden económico, político y social, contrario al interés del pueblo. Aunque debemos decir que las corruptelas se presentaron en el proceso electoral, desde la compra de votos, asesinatos de políticos, hasta dineros provenientes de fuerzas criminales, de arriba y de abajo.

El Movimiento de Regeneración Nacional ha venido sosteniendo que la Cuarta Transformación Nacional es pacífica y que ésta recupera la Independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana. Es cierto, AMLO y su movimiento han accedido al gobierno por la vía de las urnas, con mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados. AMLO asume el gobierno el 1º de diciembre. Entendemos que el gobierno es una institución pública que forma parte del poder político, pero no lo es todo ( Estado).

De ahí la importancia de pensar más allá del 1º de julio, porque a la cuarta transformación hay que colocarle un proyecto de nación con adjetivo y a éste colocarle adjetivos como revolución, reforma, democracia directa o representativa, sujeto, individuo, masas, ideología conservadora, liberal, socialista, estado achicado, autoritario, o estado plural, democrático, humanista, social y, sobre todo, la forma en que debe estar organizada la sociedad del nuevo proyecto por venir. Nombremos de otro modo, porque la realidad lo exige. Nuevas realidades, nuevos nombres.

Las emociones, los sentimientos, las pasiones, las razones, se manifestaron el 1º de julio en el rechazo de un régimen político, un modelo económico, una oligarquía, una clase política, cuyas acciones siempre se orientaron y se orientan todavía hoy, hacia la corrupción, la impunidad, la represión, la manipulación y el control de la voluntad del pueblo, para enriquecerse, acumular capital en pocas familias nacionales y extranjeras. Este proyecto neoliberal no debe continuar, aunque hay una parte minoritaria en la sociedad que votó por ese modelo el 1º de julio y están satisfechos.

El proyecto de nación de AMLO no es anticapitalista, no se plantea la revolución, pero contempla la reforma del propio sistema, concretada en erradicar la corrupción del mismo, cree que existe un capitalismo “moralmente bueno”. Ante esto, surge una pregunta o varias, ¿qué ideología encierra dicho proyecto? ¿Conservadora, liberal o socialista? ¿Es ocioso hablar hoy día de ideologías? ¿Todo vale? ¿Todo proyecto de nación es una actitud solamente moral para que quepan todos y ya no se requieren las ideologías? ¿El concepto de revolución ha muerto y sólo vive el concepto de reforma? ¿Cuál es el sujeto de la cuarta transformación? ¿Los conceptos orientadores de izquierda y derecha han muerto? ¿Sólo queda el ruido del pragmatismo? ¿Los principios éticos y morales no tienen sentido? ¿El capital es el fundamento social de nuestro tiempo? ¿Es lo humano el fundamento de la existencia social? Ninguna respuesta es neutral. Hay que elegir en libertad.

Es posible que a estas alturas todavía la emoción predomine en nuestras conciencias por el triunfo obtenido en las urnas. Puede que algunos todavía no lo crean y que cuando despierten el dinosaurio prianista y oligárquico, todavía esté ahí. No se equivocan, porque dicho Leviatán y la oligarquía, siguen manipulando a Peña Nieto. Esperamos que el 1º de diciembre se transforme en una institución de todos los mexicanos, sobre todo, que haga visible a los olvidados de Buñuel, a los hijos de Pedro Páramo, los pueblos originarios, pero con voz y voluntad de poder, ya no como espectadores.

Nosotros (el pensamiento no es individual) entendemos que un proyecto de nación es una idea compartida entre todos los que hemos nacido en el territorio mexicano, pero también los naturalizados y otros. De ahí la importancia de ir más allá de las emociones y pensar, desde la crítica, la propuesta de AMLO para potenciarla y colocarle algunos conceptos como revolución y no quedarnos solamente en reforma. Entender, como decía Carlos Marx, “que el siglo pertenece al principio, y no el principio al siglo. El principio de autoridad corresponde al siglo XI; el principio del individualismo, al siglo XVIII”. Y ambos al siglo XXI.

El acto del 1º de julio es solamente la punta del iceberg, falta bucear para encontrar lo que se oculta debajo. En esa profundidad todavía está presente la opresión, el robo del patrimonio de la nación, una oligarquía soberbia y depredadora, el dominio de los Estados Unidos, la desregulación a favor del libre mercado y la ausencia del sujeto de la transformación. Sin este último, la vida humana pierde sentido. Pregunta, ¿es AMLO o Morena el sujeto histórico o hay que construirlo desde la voluntad popular? O también, ¿es el estado el nuevo sujeto, tal y como está hoy? ¿Este último volverá a sustituir la voluntad de los trabajadores, de las clases explotadas, en nombre de la unidad de los mexicanos, anulando la diversidad cultural y las contradicciones de clase?

Las instituciones que tenemos o que nos han dado, desde el poder del capitalismo corporativo, mediático, policíaco- militar, político, empresarial, no se han orientado a la distribución justa de la riqueza, al respeto de lo público como patrimonio de todos, al trabajo libre de ataduras del capital, a la liberación de la enajenación, de la alienación, de la condición humana, más bien se han centrado en la lógica del control sobre la voluntad popular y el robo del excedente.

Empecemos por discutir públicamente el sujeto de la cuarta transformación, ya que la historia se echó a andar de nuevo este 1º de julio. Pensar que la historia no tiene un sujeto determinado, los pueblos lo construyen a su imagen y semejanza. Llegó la hora del ejercicio del poder del pueblo sobre sus enemigos y con nuevos contenidos sociales. AMLO lo necesita, porque los amigos del capital no se quieren someter a nuevas reglas de organización social.

Sin el sujeto histórico, AMLO no podrá hacer avanzar la socialización, la cooperación, la solidaridad y la privatización de la vida continuará. Construyamos, desde abajo, desde la voluntad popular, porque ahí se anida el poder, un nuevo sujeto. Sin dicho sujeto, la vida social es atrapada por el control y la primera se evapora, se convierte en un mito, una comedia o una tragedia. La batalla por México apenas empieza, hay que organizarnos. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción