Julio Santoyo Guerrero
También son dueños del cielo
Lunes 23 de Julio de 2018
A- A A+

A principios de este siglo XXI los agricultores y pobladores de áreas en donde existen invernaderos, plantaciones de aguacate u otros frutos, ya expresaban su preocupación por el incesante cañoneo de nubes. Sostenían, y siguen afirmando, que esta tecnología inhibe las precipitaciones pluviales afectando los cultivos tradicionales de maíz y demás cereales, y dañando severamente su precaria economía.

La omisión que a lo largo de estos 18 años han demostrado las autoridades ambientales federales, y en muchos casos las estatales, ha dejado el camino libre para que los cañones antigranizo se vendan como pan caliente y abrumen las vastas zonas aguacateras de Michoacán. Lo cierto es que, casualmente, no existen regulaciones, a pesar de que pobladores, productores tradicionales y ambientalistas denuncian cada año los efectos negativos de los dichos cañones antigranizo, "granífugos", según el lenguaje técnico usado para edulcorar una realidad que suena a fatalidad para el medio ambiente y para cientos de miles de pobladores del campo.

Quienes venden y compran esta tecnología justifican su operación argumentando que las ondas sónicas del cañón solamente diluyen el granizo para que inmediatamente se precipite una "suave lluvia", y que en absoluto espanta las precipitaciones ni tampoco genera daños en la salud de las personas, al ganado o las aves. Esta tecnología, enfatizan, ha sido determinante para poner a salvo cosechas de aguacate y frutos que representan miles de millones de pesos. Los productores agrícolas de maíz y pobladores de rancherías y poblados establecidos en las cercanías afirman todo lo contrario: tan pronto como se forman las nubes y esperamos la lluvia comienzan los cañonazos, duran las explosiones hasta 20 minutos, y gradualmente comienza a despejarse el cielo sin que caiga ni lluvia suave ni una sola gota de agua. Y dicen más, para los aguacateros la falta de lluvias no es un problema porque previamente ellos se han dedicado a acaparar en ollas y a través de pozos perforados el agua que necesitan para regar sus plantaciones.

Algunos académicos, como Fernando García García, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, señalan que los cañones son un mito, un acto de fe, que no sirven para el propósito, mientras otros de la Universidad de Guadalajara y de San Luis Potosí recomiendan que no se sigan utilizando. Si el objetivo de estos cañones, que es destruir los embriones de granizo, se cumple o no, según los imprecisos estudios que se han realizado, no se deben dejar de lado otros efectos que ocasionan las ondas expansivas de las explosiones de acetileno, que son el principio operativo de estos instrumentos.

También son dueños del cielo
También son dueños del cielo
(Foto: Especial)

Los apologistas de esta tecnología sostienen que la onda sónica del cañón, que llega hasta los once mil metros de altura, quiebra o diluye el granizo ocasionando solamente lluvia, logrando así su propósito para bien de las plantaciones. Nada dicen acerca de las cualidades de la onda expansiva, que derivada de las explosiones sucesivas de gas acetileno, desplaza el aire a su paso modificando la dinámica de las nubosidades. Si el aleteo de una mariposa modifica la evolución climática según la teoría del caos, la operación de decenas de cañones bombardeando el cielo en un área, por supuesto que modifican el comportamiento climático.

A falta de regulaciones federales, los aguacateros se han adueñado de los cielos de Michoacán, ellos dictan la modificación climática a su antojo -sirvan o no los cañones para su propósito antigranizo-, y con ello pisotean el derecho a un medio ambiente sano, como lo establece el artículo 4° de la Constitución. Y se les permite que lo hagan sin restricciones. En los hechos, el gobierno les ha concedido el derecho a apoderarse de los cielos y a modificar el clima a su antojo. No les ha bastado, a la mayoría de ellos, con cambiar el uso de suelo destruyendo los bosques, acaparar el agua a contrapelo de las Ley de Aguas Nacionales o contaminar tierras y aguas con agroquímicos poniendo en riesgo los ecosistemas y la biodiversidad, ahora el cielo es su propiedad y deciden sobre él.

Las autoridades gubernamentales en la materia, en vista de la ausencia de regulaciones y el abuso de los cañoneros granífugos, deberían suspender inmediatamente dichos instrumentos, promover la realización de investigaciones serias para conocer el alcance intrusivo ambiental de esta tecnología y generar las regulaciones obligadas, en donde lo primero que debe establecerse es que los cielos no son patrimonio privado ni tampoco deben ser objeto para el cambio del clima natural. Es decir, deben ser congruentes con lo establecido en la Constitución y la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. Deben escuchar la voz de campesinos, productores agrícolas tradicionales, comunidades, habitantes de pueblos y académicos. Escuchar y sólo atender la voz de la codicia aguacatera, sólo profundizará la tensión social que se percibe en todas las zonas afectadas por el cañoneo de nubes.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica