Rafael Mendoza Castillo
Opinión
La autonomía del saber, ¿para qué?
Lunes 16 de Mayo de 2016
A- A A+

Deseo iniciar, de manera intencional, estas reflexiones con un pensamiento de Sor Juana Inés de la Cruz, cuya actitud manifiesta con claridad la autonomía en su pensamiento: “El favor más grande que Dios puede concedernos es un favor negativo: no hacernos ningún favor. Yo tengo este genio. Nací con él y con él he de morir”.

El 17 de abril de 1695 murió una mujer, Sor Juana Inés de la Cruz, quien se atrevió a pensar y pudo por este solo hecho rebasar los límites de un dogma epocal. Leer y escribir fueron sus naves para conquistar la luz de un mundo oscuro que se negaba a la reflexión y a la crítica. Su obra sigue siendo una interlocución intempestiva para interrogar a la razón, a la realidad, a la acción y a la sensibilidad de la humanidad. Ella es universal por el sueño, la pasión y la razón.

“Buscar un conocimiento capaz de crecer con la historia, no que la reduzca a sus propias verdades”.
“Buscar un conocimiento capaz de crecer con la historia, no que la reduzca a sus propias verdades”.
(Foto: TAVO)

Los sujetos que actúan y dicen lo que piensan en una institución educativa se identifican con ésta al colocar un objeto común: el discurso instituido de lo educativo. Este objeto oscuro y claro de deseo que posibilita el encuentro físico y el desencuentro en el pensar de personas interesadas en preguntar, en asombrarse, en buscar participantes en lo indeterminado, en lo emergente, lo nuevo en lo educativo y no tanto en lo dado, en lo conocido.

Estos criterios plantean un horizonte para que los sujetos se sitúen o se coloquen ante la realidad educativa, histórico-social y ante sus propios paradigmas teórico-políticos. Esta condición señalada permitirá la construcción de discursos que vayan más allá del dejar-hacer y los instalen en la praxis del hacer-acontecer. Retomar, de esa forma, lo epistemológico para dar cuenta de la constitución de lo educativo y de lo social. Como afirma Giles Lipovetsky: “La dinámica económica del dejar-hacer revela cada día sus callejones sin salida y su malignidad. El neoliberalismo económico fractura la comunidad, crea una sociedad de dos velocidades, asegura la ley del más rico, compromete el futuro. Por eso Milán Kundera nos propone la lentitud ante la velocidad social neoliberal de nuestro tiempo”.

La autonomía de los saberes encierra un conjunto de representaciones que pueden apuntar a la configuración de un saber o discurso que se legitime en su autonomía por la vía de la argumentación crítica, de las razones, y contribuya a la construcción de una nueva relación de conocimiento entre la institución educadora, los sujetos históricos y la realidad educativa e histórica. Como dice Hugo Zemelman: “La historicidad es parte del conocimiento como aquel contorno que contribuye a darle movimiento y especificidad al significado de los objetos construidos”.

Sin embargo, el saber universitario tiene la ventaja de darle entrada al asombro filosófico, también a lo incómodo del discurso sociológico y, en general, al dispositivo crítico de las ciencias sociales, las cuales nunca aceptan lo duro de lo real, lo que pretende durar para siempre. Ellas miran y piensan en lo siendo. El asombro y la incomodidad de ciertos discursos (no todos valen porque donde todo vale, nada vale) permiten el desvanecimiento de interpretaciones sólidas, dogmatizadas, y no dejan en pie a los fundamentalismos absolutos e imprecatorios del presente.

Estos absolutos le apuestan a la muerte del pensar, lo convierten en sedentario cuando sabemos que aquél es nómada, irreverente y vagabundo. Aunque en este presente de capitalismo y la colonización de grandes velocidades, el video-poder, a través de la imagen de la televisión comercial, hace sentir mucho a la gente pero jamás le permite potenciar su voluntad de reconocer para indicar otra dirección al mundo de lo social y al mundo de las ideas. En la globalización la emoción se convierte en fuerza productiva.

Si las instituciones escolares fundaran su práctica docente en el saber universitario, entonces su orientación accedería a lo lógico-epistemológico y lo teórico-político. Esta ventana o ventanas se abren para discutir y poner en duda y sospecha a todos aquellos paradigmas ideológicos, doctrinas, discursos, que actúan como pantallas para cancelar el acto de pensar. Ello provoca confusión, paralización del pensar al ontologizar categorías y conceptos. Lo grave del asunto es que se transforman en instrumentos funcionales o en tecnologías intelectuales. En ese sentido se cae en la ideologización doctrinaria más que en un trabajo epistemológico. Como bien dice Hugo Zemelman: “Cómo organizar el pensar y el decir lo que piensas y por lo tanto, cómo pensar lo que quiere decir y cómo dice lo que quiere pensar”.

El saber de la universidad abre la condición de posibilidad para construir discursos que alcancen una mayor potenciación, para revelar la novedad en lo oculto, en lo enmascarado (lo importante no es la máscara, sino lo que cierra como novedad). Por eso el subcomandante Marcos despertó y continúa despertando sueños, fantasías y esperanzas en muchos mexicanos y mexicanas. Su máscara conlleva lo indeterminado y esa es su peligrosidad.

Lo anterior reclama un sujeto erguido, desafiante y que someta a crítica a todo aquello que se ha cristalizado en las teorías, en la realidad, en las acciones y en los paradigmas ideologizados que la sustentan. Nombrar con conceptos nuevos la realidad actual y no desde conceptos viejos. No ha de reducir las teorías a las ideologías, sino tomar distancia de las mismas. Estar vigilantes y darnos cuenta de que la realidad se mueve más aprisa que las propias ideas. Tal como dice Gramsci: “Buscar un conocimiento capaz de crecer con la historia, no que la reduzca a sus propias verdades”. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción