Gilberto Vivanco González
Morelia, ¡bajo el agua!
Viernes 13 de Julio de 2018
A- A A+

En esta temporada de lluvias, que ha sido catastrófica en varias regiones del estado y del país, la incertidumbre ha hecho presa de miles de habitantes de la capital michoacana que viven con el Jesús en la boca ya que han pasado tristes experiencias en cuanto a seguridad familiar y patrimonial por una serie de acontecimientos que al verlos a través de las redes sociales resultan impactantes, sobre todo, como resulta en forma habitual en estos acontecimientos, para familias vulnerables.

Hace unos días el norponiente de Morelia, se colapsó con una de las llamadas lluvias atípicas, que cada día están siendo más típicas, provocando caos y temor en más de una decena de colonias: ríos de agua, deslizamientos de aludes, casas encharcadas con piedras, basura y lodo, propiedades afectadas y decenas de autos arrastrados por la corriente; escenario lamentable, producto de mala planeación urbana y de falta total de un proyecto de infraestructura hidráulica, además , desde luego, comprender que contra la naturaleza el hombre poco o nada ha podido hacer, con mayor razón al no entender sus mensajes.

Es normal que ante desgracias todos busquemos culpables, todos queramos una explicación, alguien quien no la pague, sobre todo cuando existe enojo, incapacidad o impotencia; tal como es el caso, pero queda claro que las autoridades municipales no han realizado su tarea en varios rubros, y nos referimos a todas las administraciones pasadas porque no sólo corresponde a la gestión actual de Alfonso el Independiente, toda la responsabilidad. Él le debe responder por lo que dejó de hacer, pero no así a lo que otros no hicieron.

En el reparto de culpas varios líderes o colonos del área afectada, incluso hasta el responsable de Protección Civil, quisieron adjudicar parte de la responsabilidad al fraccionamiento Terrazas Quinceo , a cargo de la constructora Hogares Deesa , señalando que la barda grande de dicha edificación había provocado que el agua se detuviera un determinado tiempo y que posteriormente se fue con mayor fuerza hacia las colonias aledañas; afirmación sin sustento o sin reflexión alguna, porque más bien contuvo la fuerza inicial con la que corría el escurrimiento provocado un tanto por la lluvia pero más porque una de las represas que existen ( u hoyas como algunos les llaman) con tres millones de litros, se desbordó; de tal manera que si nunca hubieran puesto dicho fraccionamiento la fuerza del líquido, las piedras y el lodo habrían caído en forma más contundente, ocasionando un daño mayúsculo. Incluso, a pesar de no ser causante, sino un tanto paliativo del problema, Deesa ofreció su maquinaria para auxiliar a todos todas las colonias. Debemos ser claros y llamar al pan, pan y al vino, vino.

Morelia, ¡bajo el agua!
Morelia, ¡bajo el agua!
(Foto: Especial)

El reparto de culpas, para prevenir y no para satanizar, no es tan sencillo como pudiese pensarse, son varios los factores que influyeron y seguirán influyendo porque en forma inmediata es difícil solucionar loe factores, pero ahí van algunos:

a) Líderes u organizaciones de colonos: ¿quién dice que en un cerro, donde la tala ha hecho mella, es apta para asentamientos humanos? No es posible que en aras de ganar adeptos lleguen a lugares como paracaidistas y ahí se queden a la venia de Dios, como tampoco es justo que se vendan terrenos en un espacio tan complicado, donde los servicios quedarán muy condicionados.

b) Autoridades Municipales: ¿Cómo permitir o dar permisos para construir en lugares tan inaccesibles donde no pueden ofrecer servicios de agua, luz y drenaje tal y como la mancha urbana lo exige? Primero, habremos de recordar que hace años grupos sociales se apropiaron de algunos espacios, y por conveniencia política los dejaron y, segundo si ya están ahí por qué no trabajaron los drenajes y salidas de agua de manera óptima, de acuerdo al terreno; si validaron el cambio de uso de suelo, también debieron contemplan responsabilidad social y civil.

c) Esa parte, cercana al cerro del Quinceo, es un terreno donde existían ríos, que fueron cubiertos por piedra, tierra y arbustos, es obvio que el agua busca su cauce natural; tanta agua existe que hay varias hoyas que tienen miles, millones, de litros de agua, inclusive hay tipo represas que los gobiernos en turno han descuidado. Así que el escenario estaba claro, sin drenaje suficiente, con tierra floja, sin árboles y desviando el cauce de los ríos, con represas descuidadas o mal construidas. ¿Qué podríamos esperar?

d) La falta de cultura en cuanto al manejo ecológico en la sociedad es deficiente, pues montañas de basura se acumulan cerca de los drenajes, mismas que la propia empresa Deesa ha recogido, a pesar de quedar fuera de su fraccionamiento, de tal manera, que si es poca la capacidad para drenar, peor cuando se taponean con desperdicio dichos conductos.

e) En el municipio de Morelia no existe un Atlas municipal sobre zonas de riesgos naturales de todo tipo, menos un proyecto de infraestructura hidráulica para el manejo adecuado de este recurso y sus implicaciones.

Como dijimos en un inicio, no importa señalar a los culpables o causantes de la tragedia, porque tendríamos que decir que fue la naturaleza, no obstante si ya nos apropiamos de espacios que fueron hechos para que la apreciáramos, la aprovecháramos, la admiráramos y no para destruirla, es compromiso de todos encontrar equilibrio entre el hombre y dicha naturaleza. Sin dejar de lado que los gobiernos en turno representan a la sociedad y por lo tanto muchas de las obras que se hagan o dejen de hacerse les serán reconocidas para bien o para mal.

Morelia por su condición topográfica e hidráulica es un foco permanente de conflictos en temporadas de lluvias, por lo tanto es imperioso realizar programas preventivos y de atención emergente y digna para la población, la solidaridad social es valiosa, pero más sería evitar los riesgos y los daños de manera eficaz e inteligente.

Un pensamiento que se resguarda en el anonimato dice así: “Lo que marca más diferencia entre el hombre de los pájaros es que las aves dejan intacto el paisaje cuando construyen”…Y eso que el hombre es superior a todos los seres de la creación… al menos eso creíamos.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE