Samuel Ponce Morales
La Conspiración
La lucha de Cherán en letras
Miércoles 11 de Julio de 2018
A- A A+

Recientemente en las instalaciones de la división de estudios de postgrado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), se llevó a cabo la presentación del libro Cherán K´eri, cuyo autor es el maestro en derecho David Daniel Romero Robles.

Si, aquél que, en el año 2011, en su calidad entonces de abogado, pero también como miembro de la comunidad purépecha, participó en el proceso para conseguir que se reconociera a los pobladores de Cherán, Michoacán, el derecho para elegir a sus autoridades bajo su sistema de usos y costumbres.

Un buen texto para rememorar los acontecimientos que dieron origen a tan relevante decisión, pero también, pasados siete años, para la reflexión sobre los efectos de la misma.

1.- En abril de aquel año, Cherán empezó a ser noticia por el valor de un grupo de mujeres y jóvenes que después de décadas de sometimiento se atrevieron a desafiar a la delincuencia organizada que empezó por talar los bosques de los alrededores, para luego apoderarse de las tierras y del control de la distribución de la madera.

Aquellas mujeres retuvieron los camiones que atravesaban el pueblo, y con apoyo de los hombres que pudieron acudir al momento, sometieron a delincuentes, a quienes encerraron en el templo del Calvario.

Una acción ciertamente temeraria aquella del 15 de ese mes, que le obligó al pueblo a unirse, ante una esperada reacción externa en venganza de lo sucedido.

2.- Fue conocido nacional e internacionalmente que a partir de ahí, el pueblo de Cherán se pertrechó, cerrando sus accesos, con aquellas barricadas y el resurgimiento de la guardia comunitaria que evitaban el acceso a cualquiera que no se justificara claramente a qué iba.

Se reestablecieron las paranguas (fogatas) que en épocas lejanas existieron, que sirvieron para que los vecinos se congregaran día y noche a discutir los pasos a seguir, consiguiendo que los cuatro barrios en los que se divide la población de San Francisco de Cherán, se comunicaran permanentemente.

3.- Solo así llamaron la atención de los gobiernos, que trataron de apaciguarlos. Para entonces estaba el proceso electoral en curso, se elegiría en noviembre de aquel año a un nuevo gobernador, a los diputados del Congreso y a los integrantes de los 113 ayuntamientos, menos el de Cherán…

4.- Ciertamente, luego de discutirlo en las fogatas, y aprobarlo en las asambleas de barrio, Cherán decidió que los partidos políticos eran causa de división, y que ahí no querían tener elecciones; más tarde vislumbraron designar autoridades bajo un sistema propio.

No les fue fácil, pero lo consiguieron, y eso también fue nota que rebasó fronteras, pues aun sin ley que regulara el procedimiento, la autoridad jurisdiccional federal, decidió que se aplicara directamente la Constitución que establece el derecho de las poblaciones indígenas a elegir a sus autoridades bajo sus propias reglas; sus usos y costumbres ancestrales.

La lucha de Cherán en letras
La lucha de Cherán en letras
(Foto: Especial)

5.- Cherán se convirtió así en el único municipio de la Entidad que cuenta con un Concejo Municipal designado en forma directa, pues en cada barrio, a mano alzada se designaron representantes, y se ha convertido también en el referente de otras comunidades que apuntan a seguir el ejemplo.

El libro fue presentado por dos de los entonces funcionarios electorales que fueron protagonistas de parte importante de ese proceso; María de los Ángeles Llanderal Zaragoza y Rodolfo Farías Rodríguez, presidenta y consejero del Instituto Electoral de Michoacán (IEM), respectivamente, y por el director de la institución sede, Dr. Francisco Ramos Quiróz.

Cada uno desde la perspectiva de su vivencia propia, resaltó la relevancia de aquel parteaguas en la vida social y política de esa comunidad indígena, que hasta el día de hoy no ha permitido que en su territorio se celebren elecciones.

Se trata realmente de un buen texto en el que se da cuenta de esa importante transición, pero no solo eso, es relevante porque también cuestiona los resultados obtenidos hasta ahora, las dificultades que han enfrentado y los desencuentros.

Esos desencuentros, tanto internos como con el exterior, en la lucha por hacer prevalecer su esencia indígena en el contexto de la globalidad que necesariamente impone interacción y participación, ante el riesgo de quedar varados en el pasado y con ello en el subdesarrollo que les impida el crecimiento.

No hay duda de que hay mucho aún por reflexionar sobre Cherán.

Nada es lo que parece

Ante el efecto AMLO, no, no fue exactamente una aplastante derrota en los hechos la de los independientes en la capital michoacana, pues demostraron un gran capital político, más que cualquier partido político, incluido Morena, y que depende de ellos que en la próxima elección continúe esa figura.

Conjuro

Y, bueno, el moche o el moches seguirá en el congreso michoacano…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista