Lunes 9 de Julio de 2018
A- A A+

La mayoría de los mexicanos que fueron a las urnas votó contra las peores prácticas de la clase política: la corrupción, la impunidad, la omisión, la ineficacia, el cinismo, la desvergüenza. El claro mensaje que manda el electorado es que las malas actuaciones de los gobernantes sí tienen consecuencias y deja implícito el emplazamiento de que en el futuro seguirá castigando a partidos y gobernantes que no rindan los resultados que se esperan.

Este comportamiento cívico, que fue tomando forma en los últimos años, encontró en quien hoy es el presidente electo la representación electoral que necesitaba para expresarse. La indignación se encontró con un candidato que supo interpretarla y transformarla en decisión electoral. Para lograrlo tuvo que asumir los diversos y hasta contradictorios discursos del enojo que campean por todo el país. Como quedó demostrado el 1 julio, la mayoría de los sufragistas le entregaron su confianza y su credibilidad.

La acción de gobernar, como todos sabemos, tiene cualidades muy diferentes a las que se aprecian en una campaña electoral. El ejercicio del gobierno supone leyes, prácticas eficientes para la gobernabilidad, manejo adecuado de la conducción económica, relación correcta con los demás poderes, uso visionario del gasto público y de la recaudación de impuestos, visión de perspectiva del país en un contexto de mundialización de los fenómenos sociales, sensibilidad para con los múltiples grupos sociales que expresan legítimamente la atención a sus asuntos que para ellos son vitales, actuación eficiente para lograr una apreciación positiva de los gobernados, entre otras. En cambio la lógica de las campañas tiene una sola dirección, captar la simpatía del votante a través de los medios que justifiquen el propósito. Son vías de una sola dirección: ofertar el bienestar para una realidad probable o poco probable.

Por eso es perfectamente entendible que los primeros pasos del presidente electo estén encaminados a la reconciliación, un hecho que seguramente no gusta nada a un sector importante de sus seguidores. Es claro que el electo no le apuesta a llegar al 1 de diciembre cargado de rupturas y malquerencias que le dificultarían el manejo de la rienda nacional, y ello implica la relación con el sector de la clase política que tanto cuestionó en campaña pero que reconoce que no puede eliminarla, o entiende que es un gran riesgo hacerlo, o su vínculo con el sector empresarial que entiende que si es distante se reflejará en la estabilidad económica.


El impulso
El impulso
(Foto: Especial)

Por lo menos, se puede estar cierto en que el tiempo que transcurra de julio al 1 de diciembre estará bajo el manto de la reconciliación. Lo que habrá de ocurrir a partir del 1 de diciembre puede inferirse de los perfiles en su gabinete y de las políticas hasta ahora esbozadas y que seguramente estarán en su programa de gobierno y su estilo de gobernar. En todo caso no se aprecia el ánimo rupturista que se observó durante la campaña y más bien en algunos temas como el manejo presupuestal se habla de continuidad para el 2019. En otros como en el educativo, en donde Esteban Moctezuma tomará las riendas, se aprecia una actitud moderada frente a la reforma educativa.

El posicionamiento público de que las transformaciones importantes se verán hasta la mitad del sexenio, habla de un manejo precavido que supone apostarle a la operación política de tiempos, seguramente pensando en que primero habrán de consolidar la conducción del país y el logro de los consensos que necesitan para transitar por cambios de fondo. Pareciera ser, que más allá de saberse mayoritarios en las cámaras -un haber con el cual pueden sin mayor problema arrollar-, pretendieran medir pesos y contrapesos sociales.

Pero igual, puede ocurrir, conforme al contexto, que iniciando el mandato constitucional veamos reformas y decretos para refrendar el apoyo de los 30 millones de electores que exigirán resultados inmediatos como se prometieron. Es decir, el impulso de los electores que fueron a las urnas pensando en un cambio radical inmediato, estará modificando de manera constante el contexto del gobierno por inaugurarse. Porque se trata de un impulso con una historia que cala profundo en el ánimo y la conciencia social y que, sin lugar a dudas, estará muy atento a los actos del gobierno, tan atento como lo estuvo en el pasado. Así que tendrán que conciliar exitosamente la urgencia de los electores que claman por rompimientos con los enemigos reconocidos en la campaña con la política de equilibrios que necesitarán para la gobernabilidad. O pueden transitar con ambos o sacrifican alguno de los dos.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!