Estrellita M. Fuentes Nava
El mito de la privatización por las reservas del agua en México
Viernes 29 de Junio de 2018
A- A A+

Hace cinco años y medio cerré mi ciclo de trabajo con la CONAGUA por cuestiones profesionales, pero ello no quiso decir que me deslindara por completo del tema del agua, sino al contrario: ha sido mi aliciente y mi pasión. La institución no sólo me dio empleo, sino también conocimiento técnico especializado, carrera profesional y una causa a defender.

En los días recientes se desató un debate nacional con el tema de las reservas de agua del país, y desafortunadamente se confundió con la privatización, siendo que hay varios candados que no permitirían que ello sucediera. De inicio, la ley en México es muy clara ya que establece que las aguas nacionales nos pertenecen a todos (Constitución Mexicana y la Ley de Aguas Nacionales). Además sería algo muy estúpido pensar en privatizarla, porque sería un acto suicida para cualquier gobierno al dejar a las personas sin agua con ese propósito: las revueltas sociales estarían en cada esquina. Si de por sí es difícil garantizar la cobertura, la continuidad y la calidad del servicio, imaginémonos a un gobierno que todavía agudizara más la crisis al privatizarla; sería impensable.

También habría que recapitular en los usos consuntivos del agua que tenemos en el país, ya que el 80 por ciento se destina para uso agrícola, 14 por ciento para uso urbano – doméstico, y el resto para uso industrial. No me quisiera imaginar a la Confederación Nacional Campesina y demás organizaciones del campo en protesta permanente si les quitamos su agua; de hecho me parece que esa es una de las motivaciones por las que nadie le ha querido entrarle a la discusión y reforma de la política del agua en México de manera seria y profunda.

La iniciativa de las reservas de agua fue un proyecto conjunto que se diseñó por parte del Fondo para la Conservación de la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), con el partenariado del Banco Interamericano de Desarrollo y la Fundación Gonzalo Río Arronte, quienes financiaron el proyecto, así como la CONAGUA. De hecho fue presentado en el año 2012 en el marco de la cumbre de Río+20 en Brasil, y fue reconocido como un caso de éxito por parte de la comunidad internacional.

En lo personal tuve la fortuna de ser punto focal de esta iniciativa entre la CONAGUA y WWF, organización civil que había estado trabajando en este proyecto con organizaciones civiles en el ámbito local desde el 2010, logrando mapear reservas en San Pedro, Durango y Copalita, Oaxaca. Cuando se logró el auspicio del sector público como la CONAGUA, el estudio se escaló a nivel nacional y se identificaron 189 puntos en todo el país susceptibles de calificar para ser declaradas como reservas de agua. Antes del cierre de la administración calderonista en el 2012 se lograron incorporar Papaloapan, Pánuco y la Costa de Jalisco. Las declaratorias que se hicieron en este 2018 fue la materialización de dicho estudio, sólo que se anunció en un mal momento y se contaminó con lo electoral. El estudio del año 2012 lo que hizo fue identificar las cuencas hidrológicas del país con disponibilidad de agua que por su riqueza biológica, importancia ecológica y escasa presión hídrica, tienen actualmente condiciones favorables para establecer reservas de agua que garanticen los flujos para la protección ecológica.

El mito de la privatización por las reservas del agua en México
El mito de la privatización por las reservas del agua en México
(Foto: Especial)

Es decir, se mapearon todas las cuencas, y en aquellas donde especialmente había una baja presión sobre el agua, en las que no hubiera asentamientos humanos, industria, conflictos sociales, entre muchas otras variables, podrían calificar para que el Estado Mexicano resguardara su conservación. Es como tener una cuenta de ahorros en el banco en la que guardas una reserva para el futuro, porque si te botas todo ahora, seguramente te esperaría un futuro con escasez y estrecheces. Se trata también de un proyecto en el que participaron ambientalistas, académicos, y se buscó colocarlo en la agenda pública para que el gobierno le diera el reconocimiento total, lo cual implicaba un compromiso de éste a favor de la conservación ambiental y el buen uso y administración de la que actualmente se dispone.

Desafortunadamente la crisis de credibilidad que es nuestra condición generalizada, así como el contexto de un ambiente electoral muy viciado, alcanzó a ensuciar este proyecto que de inicio es muy noble y que muy al contrario, nos beneficia a todos si queremos sobrevivir en este planeta. Se habló de la privatización, y se viralizó pero en un sentido totalmente opuesto para lo que fue diseñado, lo cual es muy triste y lamentable.

Tenemos el chip en la sociedad actual de que el agua le pertenece única y exclusivamente a los humanos, y que hay que agotarnos hasta la última gota; se nos olvida que es un recurso compartido: le pertenece a la naturaleza también. De no ser así no tendríamos ni árboles, ni fauna, ni aire, ni alimentos, ni nada. El medio ambiente debe ser considerado como un usuario más del agua, a fin de que se guarde un equilibrio entre la demanda y la oferta y a la vez preservemos este vital líquido para las generaciones futuras.

De acuerdo a las premisas del proyecto, las reservas de agua: representan límites sostenibles de oferta de agua, que propiciarán un principio de ahorro del recurso y gestión de la demanda, y disminuyen el riesgo de escasez y conflictividad; garantizan la conectividad a lo largo de toda la cuenca y el soporte de múltiples servicios ambientales que ofrece la conservación de los ecosistemas al manejo del agua y la sociedad, como almacenamiento, conducción y abastecimiento, mejora de la calidad del agua, y protección contra eventos extremos; exigen la planeación y manejo conjunto de las aguas subterráneas y superficiales, de especial relevancia en zonas con baja disponibilidad, como el norte del país; y establecen la conservación o liberación controladas de avenidas que mejorarán las capacidades de evacuación de las cuencas, impedirán la invasión de cauces y en consecuencia disminuirán los riesgos ante eventos extremos.

Las fake news están aquí y para quedarse; no nos podemos escapar de ellas, pero también como consumidores de contenidos y como ciudadanos estamos obligados a investigar, a estudiar, a analizar el trasfondo de las cosas, y a no actuar como enajenados con la primera noticia que nos llega en el teléfono celular. Si desea investigar más en este tema de las reservas, visite la página de WWF, si es que no le cree al gobierno: http://www.wwf.org.mx/que_hacemos/programas/programa_agua/reservas_de_agua/

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán