Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Hablemos del mundial
Quinto partido a la vista
Viernes 22 de Junio de 2018
A- A A+

Como pueden recordar mis 4 lectores, en mi artículo de la semana pasada, para no desentonar con la fiebre del mundial, compartí algunas impresiones y recuerdos sobre dicha fiesta futbolera, dejando el breve periplo en suspenso, por lo que aquí vamos, una semana después, a continuar con la narración:

De Corea del Sur-Japón: recuerdo con claridad lo inusual de los horarios y lo puntual que fui para asistir a la casa de un gran amigo, ahora compadre, que vivía, y vive, en el Callejón del Romance aquí en Morelia, sitio estratégico para correr a celebrar a Las Tarascas (el Ángel moreliano) en caso de triunfo, y hasta de empate. Aun puedo sentir la emoción patriótica de cuando nos clasificamos a los octavos de final como líder del grupo llamado de la muerte, y por encima de los siempre poderosos italianos; que decir del sufrimiento al volver a ser los ya merito del quinto partido, perdiendo contra los gringos, contra de quienes no tengo ningún problema, solo futbolísticamente, aunque ahora con el orate de Trump, tendré que revisar puntualmente mi postura proyanqui.

De Alemania: aquí comienza el declive de mi pasión futbolera, aunque el partido del empate con Angola es un recuerdo muy vivo e imborrable. La cita fue en una botanero con varias amistades, entre ellas un sueco de nombre Magnus. Allí coincidí con un gran amigo, del que solo diré su apodo: Quico, quien es todo un showman, que durante los 90 minutos del partido contagió con su vibra a todos los presentes; me atrevo a decir que el gran alboroto que se hizo durante el juego y con el empate que nos garantizaba el acceso a octavos fue a causa de él. Al concluir el juego, todo el mundo en el lugar, a la par de lanzar vivas a México y gritos rancheros, tiro las servilletas de papel al aire, el piso, para pesar de los meseros, se cubrió de blanco. Fue un cochinero y desperdicio, pero muy divertido. Mi conocido sueco, estaba más que sorprendido, y a lo mejor hasta perturbado, por el mitote que se hizo; por su cara imagino que lo consideraba excesivo y hasta vandálico. Ya que bajaron un poco los ánimos, seriamente me pregunto: ¿Qué hubiera pasado si ganan? No supe que decirle, o no recuerdo que le dije, lo que si me quedo claro fue la gran diferencia cultural entre los descendientes de Odín y los de Cuauhtémoc. Días después vino la dolora derrota contra los argentinos. Para mi memoria allí se acaba ese mundial.

Hablemos del mundial
Hablemos del mundial
(Foto: Especial)

La tercera etapa mundialera de este servidor es de Sudáfrica 2010 a la fecha, etapa de la que no hay mucho que decir, porque sinceramente no recuerdo haberles prestado mucha atención a los mundiales de 2010 y de 2014, salvo estar pendiente de los resultados de la selección, de la gran final, y párenle de contar.

Ahora bien, el histórico triunfo del pasado domingo sobre Alemania, me hace reconsiderar mi posición ante el mundial, parece que prestaré más atención a la justa (y no solo por la quiniela que tenemos con mis compañeros del trabajo), de entrada, porque no puedo negar la emoción que sentí cuando el Kaiser Michoacano Rafa Márquez entró a la cancha en su quinta copa del mundo, (el tercero en la historia en hacerlo: La Tota Carbajal y Lothar Matthäus), y también porque cuando la victoria fue consumada, simplemente, vibre; creo que estoy frente al comienzo de mi cuarta etapa mundialera, porque sin duda, para mí, y a lo mejor hasta para las historia del futbol mexicano, hay un antes y un después al 1-0 frente a los teutones en Rusia 2018.

En fin, le deseo el mayor de los éxitos a nuestra escuadra tricolor.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano