Rafael Mendoza Castillo
Pablo González Casanova y las ciencias sociales
Lunes 18 de Junio de 2018
A- A A+

En su discurso sociológico encontramos un nacionalismo populista y así lo expresa: ”La historia política de México ha conducido a este país a tener una conciencia nacional mucho más precisa que la conciencia de clase. La crítica política se ha hecho a través de aquélla, mediatizada por aquélla. La lucha interna se ha ligado a la lucha frente al exterior, en defensa de lo propio. La Revolución Mexicana se consolidó cuando Carranza tomó las dos banderas: la agrarista y la nacionalista, la justicia social y la justicia nacional”.Veamos.

Pensaba en ese entonces que la lucha de clases podría mermar la fuerza nacional, por lo que aceptaba que un partido, el partido, como la nación, se ve obligado a escoger –en un régimen presidencialista como el mexicano- al hombre que puede simbolizar las ideas generales, nacionales y también que pueda conciliar las fuerzas políticas de grupos, clases e incluso caudillos.

Pablo González Casanova, sociólogo y crítico mexicano.
Pablo González Casanova, sociólogo y crítico mexicano.
(Foto: Especial)

Don Pablo se hizo una pregunta, cuya respuesta resulta de gran interés para el trabajo que hoy hemos emprendido. La pregunta es, ¿cómo deben hacerse hoy las ciencias sociales? En lo referente a esta pregunta sugiere aclarar los conceptos y precisar qué es lo que se quiere decir cuando se habla. Y afirma: “se requiere un nuevo estilo de discutir sin tesis contundentes ni descalificaciones crueles, se requiere una autocrítica en la manera de conocer y elaborar juicios de las cosas y los sujetos”. Además, se necesita establecer vínculos con quienes hacen el análisis social y quienes los ponen en práctica ampliándolos desde la lucha: no basta sólo ser reflexivo sin política o activista sin teoría.

Para nuestro sociólogo existen dos conceptos fundamentales para hacer las nuevas ciencias sociales y pensar una alternativa de mundo: el capitalismo y el imperialismo. Durante la última parte del siglo XX, los distintos movimientos sociales se abstuvieron de usar dichos conceptos. Afirma que “no supieron del capitalismo por Marx, sino por el capitalismo”. Así, muchos contingentes sociales vieron la forma en que se estructuraba la explotación, represión, engaño y cooptación. Experimentaron la ofensiva contra los derechos humanos, el despojo, la discriminación y la destrucción ecológica.

Lo anterior implicó la necesidad de que las ciencias sociales reestructuren los conceptos que usaban. De ahí la importancia de articular el concepto “modo de producción” con los modos de dominación. Profundizar conceptos como capitalismo, la lucha de clases, la explotación y el imperialismo.Por otro lado, vinculen, dice Pablo González Casanova, los saberes de las tecnociencias con las humanidades para entender la dominación del capitalismo corporativo, empresarial, político, mediático y militar. Sin olvidar los conceptos que explican los fenómenos en América Latina como la dependencia o el colonialismo, sin dejar de ligarlo al colonialismo mundial o las categorías de centro y periferia.

Ante esto Pablo González Casanova afirma: “Con el drama en que la voluntad y la moral cobran un nuevo sentido, como el concepto de libertad, de liberación, de socialismo, de democracia”. También propone que hay que aprender de nuevo ciencias sociales, sin olvidar lo aprendido. Asimismo, aprender a pensar,hablar y a actuar frente a un sistema dominante que ha aprendido mucho y que aprendimos al lado de los movimientos sociales que también han aprendido.

Asimismo, propone dejar atrás todo determinismo mecánico en investigaciones tanto en ciencias como en humanidades y mediante la teoría crítica y el pensamiento alternativo, acercarnos a la cibernética, la computación, las ciencias de la comunicación, la modelación matemática y sin dejar de lado el análisis histórico y concreto de las contradicciones sociales para pensar un mundo diferente.

Contemplar los valores de la democracia liberal como fraternidad, igualdad y libertad como vigentes, pero vinculados con el pluralismo cultural, ideológico y religioso, con derecho a la autonomía, de la mujer y las preferencias sociales y con los proyectos emergentes de liberación de los pueblos. Aunque afirma que los proyectos por el socialismo, la liberación y la democracia estaban también en crisis.

Considera que hay que cambiar el paradigma de las ciencias sociales y repensar las técnicas elementales de pensar y conocer. Advierte una nueva división del trabajo intelectual y reparar para pensar la nueva división del conocimiento; éste sería para el beneficio de la educación, la cultura y la investigación. Además se debe estudiar, hoy, el tipo de planes de estudio, las disciplinas a dominar y los aprendizajes necesarios y así comprender la nueva complejidad y sus contradicciones.Esto está ausente en la reforma educativa y laboral de los neoliberales subordinados a la OCDE.

Incorpora la idea de praxis combinada con experimentación, la crítica a la modernidad, el progreso y el desarrollo de la clase dominante, además de la crítica al posmodernismo que mistifica la realidad pretendiendo liquidar el proyecto humanista con la idea de recuperar el presente, pero sin pasado y futuro. Retomar el viejo humanismo que integrase ciencias y humanidades (Diderot D’Alambert).

Se orienta por el trabajo interdisciplinar para entender los nuevos conceptos en ciencias y humanidades desde la complejidad implicaba una responsabilidad política y moral.Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)