Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
La última y nos vamos
Jueves 14 de Junio de 2018
A- A A+

El tercer debate presidencial mostró la inutilidad y el dispendio de un ejercicio en el que el protagonismo y complacencia de los moderadores por uno de los contendientes, fue evidente. Dos medios resumen: “36 ataques, 59 propuestas” (Milenio, 06/13/2018) y “Último round; no hubo KO” (El Economista, 06/13/2018).

Clientes de diversas taquerías y puestos de la ciudad, observaron la transmisión televisiva del tercer y último debate.
Clientes de diversas taquerías y puestos de la ciudad, observaron la transmisión televisiva del tercer y último debate.
(Foto: Cuartoscuro)

Dirán los de uno y otro bando que su candidato ganó, pero nada nuevo en la mesa. Se repitieron los ataques contra AMLO, la victimización de Anaya y, aunque Meade mejoró su discurso, se le revirtió el “caso Anaya”. Algo sabrá, pero anunció la penalización del asunto, mientras El Bronco pareció declinar por Anaya.

No fue un debate. El magnífico escenario del Gran Museo del Mundo Maya, ubicado en lo que fue una espléndida mansión porfiriana en Mérida, Yucatán, fue usado por Anaya para golpear a Enrique Peña Nieto y a AMLO; Meade hizo lo mismo contra AMLO, y El Bronco buscó hacerse el profundo y serio, pero nada nuevo dijo.

José Antonio Meade y Ricardo Anaya, quien al terminar el tercer pleito siguen luchando por el tercer lugar, nutrieron su diatriba con mentiras buscando un impacto mediático, pero al llegar a las preguntas por las propuestas y los cómo se atoraron con discursos vacíos y difusas soluciones a los problemas.

En el tema económico ambos repitieron el desgastado discurso neoliberal, aunque uno no tocó el tema de alza o baja de impuestos, el otro se enredó sin responder de dónde saldrían los recursos para el crecimiento económico. AMLO centró el tema en la corrupción, como eje de un desarrollo económico en esencia desigual.

Para Meade y Anaya el crecimiento económico es asunto de inversión, lo que les da pie para criticar la supuesta aversión de AMLO a la inversión. La desesperación de Anaya lo llevó a atacar a AMLO con sus acostumbradas falacias sobre su Jefatura de Gobierno, despreciando las preguntas de los moderadores.

El idioma inglés devino, con Meade y Anaya, el centro de la educación de “calidad”. Aprender dicho idioma sería el parteaguas. De algún modo, cuando Anaya afirmó que revisaría la reforma educativa, y AMLO que la cancelaría, el discurso sobre la educación convergió en que dicha reforma es punitiva, laboral, no educativa.

Para El Bronco, acabar con la reforma educativa, aunque aceptó que la reformaría, pasó por cuestionar si AMLO había pactado con Elba Esther Gordillo, mientras que para Meade los profesores que lanzan palos y piedras de la CNTE no son con quienes se sentaría a consensar. Los del SNTE-PANAL serían sus privilegiados.

Voluntad personal, gadgets, cobertura, celulares, conectar a México, serían para Anaya lo importante para incentivar ciencia y tecnología, mientras AMLO habló de reforzar el CONACYT, además de nombrar a una científica, Premio Nacional de Ciencias, para dirigir dicho organismo, pero falta contenido a la política científica.

La salud es un área donde las propuestas no prenden. Coordinar los tres sistemas, construir nuevos hospitales, garantizar el abasto de medicamentos, mejorar los salarios de médicos y enfermeras, reforzar el Seguro Popular (cambiarlo en opinión de AMLO), no parecen suficientes para enderezar una política pública de salud.

El campo como fábrica, protección del ambiente y energías renovables (AMLO), modernizar el transporte público (Meade), y más gadgets (Anaya), resumen las propuestas ambientales. Los candidatos de la derecha destacan la técnica, no miran la depredación neoliberal de los recursos naturales y el desprecio a los pueblos.

La última y nos vamos: 1. Carlos Puig se extralimitó como moderador, mientras Gabriela Warketin complació a Anaya para atacar a AMLO. 2. Meade y Anaya buscando construir “casos” de corrupción contra AMLO por supuestos “contratistas”, uno de los cuales ya dijo que mienten. 3. La desesperación de Anaya por victimizarse atacando a Meade-Enrique Peña Nieto y AMLO. 4. Un Meade menos nervioso y con mejor manejo discursivo, pero quizás tardío. 5. AMLO paciente, quizás demasiado confiado en su ventaja, respondiendo lo que muchos saben: Anaya y Meade tienen los mismos orígenes corruptos. 6. Varios comentaristas posdebate destacan a Anaya, quien desesperadamente busca alejarse de Meade, pero no prevén impactante reducción de las distancias entre los candidatos; habrá movimientos, pero las tendencias continuarán. 7. Reforma (06/13/2018) no publicó su “encuesta” de supuestos líderes (quiénes son, quién dice que son líderes, qué lideran, entre otras preguntas) al final del segundo debate, pues fue obvio que Anaya perdió; hoy, después del tercer debate la publica, donde los “consejeros editoriales y líderes”, los cuates pues, del Grupo Reforma, simpatizantes del PAN y la derecha empresarial, hacen ganador a Anaya con sondeo que destaca el sesgo manipulador. 8. En al menos tres ocasiones El Bronco declaró sus coincidencias con Anaya, como adelanto de su nada improbable declinación por el mentiroso y fatuo candidato de la triada corrupta PAN-PRD-MC. 9. AMLO y su equipo deberán despejar las falacias de Meade y Anaya sobre supuestos “contratistas”, las que de entrada se notaron forzadas. 10. Aclaradas las elecciones, a partir del 2 de julio deberá delinearse una nueva reforma electoral que quite los lastres de privilegios, fatuidad, favoritismo gobiernista y partidista, y desperdicio de recursos públicos, que el PRIAN impuso (INE, TEPJF). Última: El video in extenso, dado a conocer 15 minutos antes del debate, muestra la convergencia discursiva e ideológica entre los animados protagonistas y Ricardo Anaya.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

La derecha y sus tragicomedias

¿Una nueva época?

Retos y realidades

Polarización y desigualdad

Oportunidades y oportunismos

La furia derechista: medios y redes sociales

Cambio de régimen

Una caravana en crisis

El saqueo neoliberal

Cuarta transformación o transformación de cuarta

Mentiras históricas

Bancarrota, bonanza, crisis o estancamiento

Transitar hacia otros rumbos

Migración México-Estados Unidos

Dos países

Acotar la cuarta transformación: neoliberalismo y contraofensiva

Discrecionalidad, privilegios y estado de derecho

Fin de la fiesta del chayote

¿Rumbo a Morelia?

Rehacer la agenda

Criminalizar la solidaridad, comentocracia traumada

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos