Miércoles 13 de Junio de 2018
A- A A+

Corría el mes de febrero de 1963, y en la entonces pequeña y letárgica ciudad de Morelia se vivía uno más de los recurrentes conflictos en Universidad Michoacana. Partidarios y enemigos del Rector Eli de Gortari paralizaban la Universidad. El Rector de Gortari, de orientación izquierdista, estaba por caer. Una mañana, la tranquilidad habitual de la ciudad se alteró con el vuelo rasante de varios aviones cazas a reacción T-33, venerables reliquias de la Fuerza Aérea Mexicana. El asustado comentario de varios personajes de la ciudad fue que "los rusos habían mandado unos satélites a recoger al Rector de Gortari” así, como suena.

Que el humano es crédulo es una realidad, y que el mexicano promedio es inculto y proclive a creer cuanta fantasía le cuenten es también muy real, siempre y cuando la mentira concuerde con su catálogo de ideas fijas que carga desde su infancia. A eso se atienen, por ejemplo, los fabricantes de los videos manipulados destinados a denostar al candidato Ricardo Anaya con la idea de afectar su candidatura a la Presidencia. Previsible en un partido como el PRI, pero desilusiona que su “candidato ciudadano” Meade, avale esa conducta. Eso muestra su verdadera estatura moral.

En fin, cada persona es libre de creer la fantasía que desee; total, allá ellos y su ignorancia. Lo malo es que en caso de los votantes su ignorancia nos afecta a todos.
A continuación veamos algunas noticias falsas, que nunca debieron ser publicadas.

OBAMA NO ES ESTADOUNIDENSE



La fijación del Hombre naranja por Barack Obama lo llevó a afirmar en varias cadenas de televisión, el ex presidente estadounidense no había nacido en Estados Unidos poniendo en duda su certificado de nacimiento. Para justificar sus disparates Trump dijo que ese dato lo obtuvo de "una fuente extremamente creíble" que le había asegurado que el certificado de Obama era un fraude. El Sr Naranja, como sigue siendo su costumbre, mentía.

La policía de Washington detuvo en  diciembre de 2016 a un hombre que empezó a disparar en una pizzería de la capital estadounidense
La policía de Washington detuvo en diciembre de 2016 a un hombre que empezó a disparar en una pizzería de la capital estadounidense
(Foto: Especial)

LA PREDICCIÓN DE FIDEL



Con la visita de Barack Obama a Cuba en marzo del 2016, las redes sociales viralizaron una frase que supuestamente dijo Fidel Castro en 1973. “Estados Unidos vendrá a dialogar con nosotros cuando tenga un presidente negro y haya en el mundo un Papa latinoamericano” Según aseguró Snopes, una web dedicada a desmentir leyendas urbanas, no existen registros oficiales de esta frase.

PIZZA GATE



La policía de Washington detuvo en diciembre de 2016 a un hombre que empezó a disparar en una pizzería de la capital estadounidense. El detenido, Edgar Maddison Welch, había decidido atacar la pizzería tras creer una noticia falsa que se había publicado sobre las actividades de pedofilia por personal de Hillary Clinton en ese lugar. Según la noticia falsa, la candidata estaba relacionada con una red de abuso de menores y pedofilia llevados a cabo en el sótano de ese local.

BOWLING GREEN



El 29 de enero de 2017, la entonces asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway, famosa por haber sido la creadora de los “hechos alternativos” (mentiras vulgares en otras palabras) se refirió a una masacre que jamás existió, dándola por real. Todo para justificar la orden ejecutiva que veta la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana en el país.

El 29 de enero de 2017, en una entrevista para Cosmopolitan y el sitio TMZ esta señora hizo referencia a un hecho inexistente, una masacre que jamás ocurrió, salvo en su delirante imaginación, la ya famosa (por inexistente) “Masacre de Bowling Green” ocurrida supuestamente en el 2011; y no contenta con haber mentido en esos sitios, durante una entrevista con la cadena MSNBC, Conway vuelve a hacer referencia esa mentira para justificar la orden ejecutiva promulgada por Trump.

LOS MINIONS Y LOS NAZIS



Según una publicación de Facebook y varios vídeos, se denominaba “minion” a los niños judíos usados por los nazis para sus experimentos que como no hablaban alemán sus palabras eran sonidos hilarantes para ellos.

Este bulo, disparatado y demencial por donde se le vea, circuló intensamente por la red desde 2014 y creció después de que algunas publicaciones en Facebook superaran las decenas de miles de impactos.

¿Por qué el común de la gente llega a creen semejantes disparates? Explicaciones abundan, unas más razonables que otras; porque no leemos bien lo que compartimos, no confirmamos la veracidad de la noticia, por que las personas son vulnerables a lo que se llama “sesgo de confirmación” que es cuando la mentira se ajusta a sus creencias, porque se tiende a creer algo si es compartido por muchos etc. etc.

Conclusión. No hay que ser tan crédulos. Dudemos casi casi hasta de nuestra propia sombra. No seamos ingenuos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2