Samuel Ponce Morales
La Conspiración
El polémico Morelos post mortem
Martes 22 de Mayo de 2018
A- A A+

La Presea Morelos fue entregada post mortem a Agustín Arriaga Rivera por el Cabildo del Ayuntamiento de Morelia, el pasado viernes 18 de mayo como parte de las celebraciones del 477 aniversario de la fundación de nuestra ciudad.

El reconocimiento llegó cincuenta años después de que Arriaga Rivera terminó su polémico mandato marcado por una intensa actividad y la realización de un programa de obra pública sin precedentes, opacado por dos conflictos con la Universidad Michoacana, en 1963 y 1966; resuelto el primero con la salida del rector Eli de Gortari y el segundo con la intervención del Ejército en el Colegio de San Nicolás y las casas del estudiante.

La ceremonia se efectuó sin contratiempos, luego de que el día previo se conociera el amago de que muchos grupos universitarios boicotearían el evento. Ello no ocurrió del todo, pero en uno de los accesos a la calle Allende un grupo de 40 jubilados de la Universidad Michoacana manifestaron su inconformidad porque la comuna Morelia premió a quien ellos considerar se manchó las manos de sangre por las muertes de los estudiantes Manuel Oropeza, en 1963, y Everardo Rodríguez Orbe en 1966.

Nestora Salgado.
Nestora Salgado.
(Foto: Cuartoscuro)

En 1963 se enfrentaron dos grupos que llegaron a dirimir sus diferencias incluso a balazos. Arriaga dejó escrito que el 24 de febrero, queriendo conciliar reunió a ambos en Palacio de Gobierno y cada vez que los ánimos se encendían disponía que se tocara el Himno Nacional en la plaza Ocampo, lo que daba motivo para que todos se pusieran de pie y los ánimos se moderaran.

“Un grupo, el de la derecha, lo encabezaban los licenciados Guillermo Morales Osorio, distinguido litigante de Chinicuila, el doctor Mario Alvizuri, el licenciado Gregorio Torres Fraga y el licenciado Enrique Ramírez Miguel. Con ellos estaban estudiantes inquietos como el abogado Marco Antonio Aguilar Cortés y su hermano Humberto, Pedro Acosta y José Amezcua Manjarrez, y otros morelianos decididamente en contra de los gortaristas, que a su vez eran fundamentalmente de las casas del estudiante de Morelia; entre otros, el abogado Leonardo Pedraza Miranda, Efrén Capiz, Genovevo Figueroa y Jesús Sandoval Bustos”, apuntó Arriaga en sus memorias.

Por el calibre de los participantes, se entiende qué ha pasado en Michoacán en los años subsecuentes.

En 1966, murió frente a la Procuraduría un joven que regresaba del balneario de Zinapécuaro, justo en el momento en que se desató una trifulca entre estudiantes y agentes de la Policía Judicial del Estado que había ido a reclamar un equipo de sonido que les había sido decomisado, lo que fue aprovechado por el presidente Díaz Ordaz para intentar remover al gobernador de Michoacán, los eventos culminaron con el envío de la tropa al mando del general José Hernández Toledo, quien tendría dos años después un papel protagónico en los eventos de Tlatelolco.

Estos hechos le quitaron brillo a un sexenio que se distinguió por desarrollar la mayor obra material de cualquier gobierno estatal, merced al enorme apoyo que tuvo en los dos primeros años de su administración del presidente Adolfo López Mateos, quien lo seleccionó para venir a Michoacán y confrontar al cardenismo.
La autorización del presidente para que por cada litro de gasolina, que se vendiera en Michoacán unos centavos fueran para el gobierno estatal, le dio a Arriaga la suficiencia para construir mil 600 kilómetros de carreteras.

En ese sexenio se hicieron también, los estadios Venustiano Carranza y Francisco Villa, la Escuela Normal Urbana Federal, el Internado España México, el Albergue Tutelar Juvenil, los mercados Revolución, Independencia y de Dulces, el rescate y remodelación de la Casa Natal de Morelos; así como para que el gobierno estatal participara en la construcción del Hospital Infantil y el Instituto Tecnológico Regional de Morelia, entre otras obras de relevancia.

Nada es lo que parece



1.- José Antonio Meade: “Nestora Salgado va a ser senadora plurinominal por Morena, una secuestradora que está libre por una falla en la policía. Esto, Andrés Manuel queda en tu conciencia”.

2.- Nestora Salgado: “Te reto públicamente a que pruebes tus afirmaciones. Ya basta de que tú y el #PRI criminalicen a los luchadores sociales. ¡No nos vamos a dejar!”.

Conjuro



Un segundo debate presidencial irreverentemente chistoso, con escasas propuestas interesantes sobre el tema migratorio; quién ganó, cada uno de nosotros, los no fanáticos, tenemos una ligera, pero subversiva idea…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo