Alejandro Vázquez Cárdenas
El señor López Obrador y la educación
Miércoles 16 de Mayo de 2018
A- A A+

La experiencia de decenios ha mostrado que, cuando menos en México, los exámenes, las evaluaciones y el demostrar capacidad no son precisamente algo que a la “izquierda” les preocupe mayor cosa. También la experiencia nos ha mostrado que esta “izquierda” (signifique eso lo que signifique) es, sin duda alguna, una enemiga de su aplicación.

¿Quiere usted desatar las furias del infierno en un grupo de estudiantes de casi cualquier escuela? Sólo dígales que no tendrán un lugar en los sitios de educación superior universitaria a menos que demuestran tener los conocimientos mínimos necesarios.

Movimiento de estudiantes rechazados.
Movimiento de estudiantes rechazados.
(Foto: Cuartoscuro)

Hagamos memoria. Los movimientos estudiantiles, del nombre que sea, que buscan el ingreso a equis universidad, de estudiantes reprobados, fósiles y otros con deficiencias cognitivas son abanderados y/o promovidos generalmente por grupos de choque ligados a esa cosa llamada "izquierda". Las escuelas y estructuras académicas donde son criterios dominantes las corrientes "progresistas, revolucionarias, populares, socialistas, marxistas, leninistas, etcétera" no se distinguen por su nivel académico. Es de todos conocido el ancestral rechazo de las corrientes de tipo "magisterio democrático" a toda evaluación externa. Las excusas son múltiples, que no es justo, que no es el adecuado al entorno social, cultural y demográfico, que es un instrumento del imperialismo (?) con el fin de "desacreditar" la enseñanza "popular" y "revolucionaria" y otras tonterías similares. Lo anterior da como resultado lo que diariamente comprobamos; consistentemente México ocupa los últimos lugares mundiales en calidad de educación.

Lo anterior viene a cuento porque nuevamente ha salido a relucir, a nivel nacional, el mortecino currículum académico del abanderado de Morena; esa secta disfrazada de partido, secta manejada únicamente por el señor López y su dedito, secta tan toxica que a su lado, la popular “pare de sufrir” es un jardín de niños y la dianética un día de campo.

Resulta que el popular Peje nunca se destacó por su rendimiento escolar. La investigación sobre el desempeño del ciudadano López Obrador muestra que el candidato que quiere cambiar el modelo económico del país reprobó esa materia en sus estudios universitarios. Según los historiales académicos que emite la UNAM, López Obrador tuvo 6.2 de promedio cuando cursó Ciencias Políticas. En su historial académico se registra que ingresó a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM en 1973. Pero catorce años después, en 1987, todavía estaba presentando exámenes extraordinarios para aprobar la materia de Seminario de Tesis I y II.

Con número de matrícula 7370246-5, López Obrador acumula siete materias no aprobadas, entre ellas precisamente economía, que reprobó en dos semestres seguidos. Lo mismo ocurrió con matemáticas y estadística, donde no las aprobó ni en los exámenes extraordinarios. Ese análisis muestra que Andrés Manuel hizo su carrera en la misma forma que habla, a pausas. Tardó catorce años en terminar una carrera que se cursa en cinco. En otras palabras, fue fósil de la UNAM. Reprobó materias a más no poder y varias las aprobó en exámenes extraordinarios, merced a la conocida e infinita benevolencia de esa indulgente universidad.

Evidentemente, el estudio y la ciencia no son, ni serán, el fuerte de Andrés Manuel, como la cultura no lo es de EPN. Lo que debe de preocupar a cualquiera que se ponga a pensar en ello es la amenazante combinación de ignorancia con la terquedad e intolerancia, inocultables características de López Obrador. Imaginemos, ¿con qué criterio decidirá en economía? ¿Tendremos otro sexenio como el de Echeverría? ¿Cuál será el trato a los que no piensen como él? ¿Alguien será lo suficientemente candoroso, por no usar otra palabra más sonora y descriptiva, para creer que López, actualmente, es el perdón y la amnistía andando? Ya olvidaron que en una de sus campañas, cuando se sentía seguro de ganar, circuló una lista de los periodistas y caricaturistas que deberían de salir del país en cuanto triunfara su movimiento. El encargado de avisar a los medios fue un conocido periodista que se vio obligado a dejar la dirección de un rotativo nacional y luego fundo un medio para apoyar al Peje en su sendero.

López es realmente un personaje no confiable. Y sus seguidores, la mayoría escasamente ilustrados, movidos por un profundo rencor social y un afán vindicativo, están iguales o peor.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos