Alma Gloria Chávez
Opinión
Maternidad: desde adentro
Jueves 10 de Mayo de 2018

“Sinceramente: ¿Alguna vez te has preguntado si pasarías el examen para ser mamá... En un taller de autoestima?”

A- A A+

“Quien no ha pasado por la maternidad no tiene idea de lo que se trata. Puede imaginarse lo que es, pero esta es una experiencia de la que los hombres pueden estar celosos (e históricamente, lo han estado, según prestigiados psicoanalistas) y que ha sido vista como mucho menos intensa de lo que es, por mujeres que no han pasado por el parto”, menciona la antropóloga Jéssica Kreimerman Lew en su libro La vida en rosa, el príncipe azul. Y efectivamente, parte del problema de la maternidad es el mismo que vemos en toda relación: cuando una persona no tiene resueltos (o no sabe sobrellevar) sus problemas, no se ha enfrentado a sus traumas y entonces resulta bastante difícil transmitir una actitud saludable a los hijos.

En México, como en tantas partes del mundo, la mayoría de las mujeres no recibe entrenamiento para ser madre. La sociedad piensa que si le enseñas a una mujer a servir, a coser y a cocinar (y últimamente, ya ni eso, simplemente que aprenda a amar al otro), automáticamente tiene las herramientas para ser madre. Y obviamente, no hay peor madre que la mujer que no sabe quién es y que toda su vida ha seguido los dictados de otros.

Seguramente es por ello que cuando a una mujer se le quita su papel principal de madre, si no ha trabajado internamente en su propio crecimiento y autoestima y sólo ha vivido dependiente de la opinión de los demás, llega a sentir tal frustración, que bien: o termina sin energía y desmotivada, aparentando siempre tranquilidad que está muy lejos de experimentar, o pasa el resto de sus días intentando o ejerciendo control sobre las vidas de quienes le rodean. “Hay madres que pasan toda su vida literalmente enfermas, para que se ocupen de ella los hijos”.

Personalmente, y con el tiempo transcurrido desde mi maternidad, pienso que nuestros hijos e hijas tienen, como nosotras, una personalidad propia desde que nacen y que nuestra labor no es formarlos a la imagen ni de una, ni de nadie, sino aprender a conocerlos, apoyarlos y dotarlos de lo que necesiten para su sano desarrollo… ayudarles a crecer sanos física, mental y espiritualmente. Proporcionarles todo lo que sea necesario para que aprendan a cultivar actitudes y aptitudes basadas en principios y valores. Y también enseñarles a volar.

En otras sociedades, la tendencia en las nuevas relaciones de pareja es que ambos padres se realicen profesionalmente y que el hijo o hija, al ver a sus progenitores realizados, y a los dos también involucrados en su educación y en la vida de la casa, aprenda la independencia que a sus padres, posiblemente, les costó tanto trabajo adquirir. Que se entienda que el mejor regalo que le pueden dar los padres a los hijos es la independencia, y la mejor manera de dárselas, es mostrándoles cómo se vive la libertad que acompaña la responsabilidad y la vida en comunidad.

Ser o no madre soltera es una decisión muy personal. No es una situación ideal, sin embargo.
Ser o no madre soltera es una decisión muy personal. No es una situación ideal, sin embargo.
(Foto: TAVO)

A propósito del 10 de mayo, día en que se festeja a la mujer-madre y que se ha comercializado hasta el hartazgo, comparto los siguientes testimonios que ofrecen mujeres de distintas generaciones y que permiten un asomo a las distintas formas de ejercer la maternidad:

“Enamorarse es algo extraordinario y cuando esto culmina con el nacimiento de un hijo, sientes que tu vida está realizada. No importa si tu pareja te apoya o no; desearías que estuviera a tu lado, pero, desafortunadamente la decisión de tener un hijo, en ocasiones asusta al hombre”. Enfrentar a la familia, a la sociedad, a los amigos, no es fácil, pero Luz María lo hizo. Fue una noticia dolorosa para sus padres; sin embargo, contó con su apoyo y el de sus hermanos, a quienes notificó que estaba decidida a ser madre con todas las consecuencias económicas y sociales que eso implica. Once años después de aquella importante decisión, Luz María sabe que no tomó el camino equivocado. Descarta que el tener un hijo sin padre sea una actitud egoísta de las mujeres; en la mayoría de los casos, la mujer ha puesto todo lo que está de su parte para conservar a su pareja, pero “a la hora de la verdad”, la respuesta masculina no siempre es positiva.

Martha deseaba encontrar una pareja y casarse, pero si a sus 30 años de edad no se realizaba ese sueño –reflexionaba-, tendría un hijo. Se armó de valor y lo tuvo. Su madre (por inconcebible que parezca) la alentó. Así, Martha eligió al padre de su hijo: un hombre joven, sano y apuesto, quien le ayudó con los gastos del parto… y se quedó desconcertado al entender que ella, Martha, no le exigiría más. Después del nacimiento del niño, cada quien tomó su camino. Tres años después, tuvo otro hijo, en las mismas circunstancias. El mayor de sus hijos tiene ahora 18 años, es buen estudiante y lleva una buena relación con su madre y abuelos. Los apremios económicos no han faltado, pero Martha planeó su vida con estos hijos que la hacen inmensamente feliz, aunque no descarta la posibilidad de encontrar una pareja con la cual compartir su vida. “No pienso en conseguir alguien que me mantenga; deseo encontrar a alguien con quien compartir afinidades”.

En cuanto a si existen prejuicios o no acerca de las madres solteras, una amiga terapeuta afirma que “muchas mujeres piensan que embarazándose pueden retener a su pareja”. Esta situación se presenta tanto en las mujeres solteras, como en las casadas, y quizás es más común que suceda entre las casadas.

Ser o no madre soltera es una decisión muy personal. No es una situación ideal, sin embargo. Y sobre la tan mencionada “paternidad responsable”, queda siempre la duda. Porque es sólo la mujer quien asume –con, o sin consentimiento- el reto de dar la vida a otro ser.

Actualmente, conozco a varias mujeres (desgraciadamente una minoría entre los altos porcentajes de embarazos adolescentes y no deseados) que se encuentran abriendo campo y están logrando, con ayuda de sus parejas, de su familia y de sus empleadores, actitudes y espacios que no existían antes para ellas. Hay casos donde existe flexibilidad para que la mujer continúe sus estudios y su trayectoria profesional con menos sacrificios. Y ellas consideran al trabajo fuera del hogar como una necesidad emocional, más que una necesidad económica.

Ser o no ser madre: lo ideal sería entenderlo, no como una misión, sino como una decisión.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales