Samuel Ponce Morales
La Conspiración
ZEE de LC, otro mundo
Jueves 10 de Mayo de 2018
A- A A+

Sobrevolar la región y sobre todo recorrer el “corazón” de la Zona Económica Especial (ZEE) de Lázaro Cárdenas, principalmente en donde están el recinto portuario y las grandes industrias, da otra visión de ese punto considerado como un gran polo de desarrollo del país.

Desde las alturas, más allá de la desigualdad urbana de la ciudad, ya se ve notoriamente las imágenes de la vieja industria que representanta a zancadas la siderúrgica local y la modernidad del recinto portuario.

Es otro mundo el actual puerto de Lázaro Cárdenas, totalmente cambiado al de hace más de 30 años, aunque su urbe no esté a la pizca de su altura y es que se va quedando en ese rezago que da la importancia de privilegiar el desarrollo económico al social.

Ver desde las nubles aborregadas que dejan resquicios de observación, el enorme espacio de la ZEE del lugar no puede uno entender los miles de millones de esos aterrizados en lo que llegó a considerarse el sueño del General Lázaro Cárdenas.

Un sueño que era detonar las riquezas naturales de la región de Lázaro Cárdenas para convertir en importante polo de desarrollo del país y que sus habitantes salieran de una subversiva, pero reposada marginación.

Desde el cielo, literal, se observa algunos vestigios de ese inacabado sueño, la decaída acería, la sobreviviente fábrica de fertilizantes, la desaparecida hacedora de tubería y el desmantelamiento de la factoría de bienes de capital.

Si, aquellas industrias que nacieron paraestatales y posteriormente privatizadas, algunas trasnacionalizadas, para su explotación al máximo o su gradual desaparición, incluyendo aquellas que quedaron en fósiles.

Silvano Aureoles Conejo.
Silvano Aureoles Conejo.
(Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, a un lado de ellas y hasta por ellas se ve el contraste, el otro puerto, en el mismo espacio, la otra industria, en la propia zona, solo que su imagen es más pujante, moderna, activa y altiva, señorial, y solo es un bisoño.

Este miércoles parece ser un día tranquilo en el bunker en que se viste el puerto de Lázaro Cárdenas y en el mismo la propia la ZZE; hay actividad en los muelles, pero sin prisas, sin presiones, aunque a la entrada de su desembocadura tres buques están a la espera.

Los anfitriones presumen y resumen los logros del puerto, dos primeros y cinco segundos lugares nacionales en los diferentes rubros de movimiento de carga, un récord en el Pacífico mexicano.

Y, en ese ambiente, dos veladas preocupaciones de un no escaso número de inversionistas, si habrá o no continuidad en los trabajos para concretizar la ZEE en el próximo gobierno federal y los oscilantes bloqueos en vías de comunicación.

En el tema de la inseguridad, no es tan preocupante en el círculo rojo federal y no tanto en los hombres de negocios, quienes consideran que los delitos han disminuido en los últimos tiempos o al menos así lo perciben.

Con el paso del tiempo, el puerto industrial ha perdido el enorme ejército laboral que tuvo en sus primeros años, decenas, centenas, miles de trabajadores, hasta llegar a un promedio de mil decenas o cien centenas o 10 mil…

No, esos obreros, proletariados, están siendo absorbidos por las nuevas tecnologías, por eso el movimiento portuario es más técnico y mucho menos humano.

Adentro del recinto portuario, al interior de las grandes industrias, es otro mundo que avanza a pasos agigantados, dejando al de afuera no desahuciado, como rezagado social y económicamente hablando.

Pero, de darse continuidad al proyecto, casi nadie tiene porqué dudar de que la Zona Económica Especial de Lázaro Cárdenas, la portuaria y la industrial, tiene un gran futuro, a mediado plazo, a cinco años.

Por eso, el próximo presidente de la República, por eso el venidero alcalde de Lázaro Cárdenas, a ser elegidos el inminente primero de julio, deben tener la sensibilidad para seguir impulsando la ZEE.

Y, el mandatario michoacano, Silvano Aureoles Conejo, con ambos gobiernos, federal y municipal, pugnar porque los anuncios de las millonarias inversiones a la ZEE vayan a la par, aunque en menor cifra, de aquellas a resarcir el tejido social.

Nada es lo que parece



El puño unitario del rector Medardo Serna González y de los líderes sindicato Eduardo Tena Flores y Gaudencio Anaya Sánchez, aunado al respaldo de la comunidad estudiantil, le quitaron la camisa de fuerza a la UMSNH que los diputados locales ingenuamente trataban de imponerle…

Conjuro



Ahora que también, sin presiones, la UMSNH debe hacerse el harakiri, digo, la reingeniería administrativa…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos