Alejandro Vázquez Cárdenas
Delincuentes sexuales
Miércoles 9 de Mayo de 2018
A- A A+

Los humanos no somos perfectos, eso ni quien lo dude, y entre los múltiples defectos que pueden tener los hombres, uno de los más despreciables y que más lastima a la sociedad es el que representan los delincuentes sexuales. En México el problema es mucho mayor de lo que las autoridades desean aceptar. Leo en un diario de circulación nacional una nota fechada en abril del presente año: “En México hay 99 víctimas de delitos sexuales por día. Los ilícitos tipificados como delitos sexuales, como abuso sexual y violación encabezan el listado de carpetas de investigación abiertas en el país. En otro medio se lee, “la violencia sexual en México se agudizó durante los primeros seis meses de este año. Estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) indican que durante el primer semestre de 2017 se denunciaron en el país 16 mil 631 delitos sexuales, de los cuales seis mil 444 fueron casos de violación.

El problema con este tipo de delincuencia es grave, al grado que naciones paradigmáticas del primer mundo en tecnología y cultura, como Reino Unido y Francia, han decidido apoyarse no sólo en leyes, sino en la investigación científica, para atajar de raíz este problema. En esos países, que tienen cifras de delitos sexuales altas, los delincuentes, si desean reducir en algo su condena, pueden optar por la llamada castración química, que no es otra cosa que el uso de medicamentos antiandrógenos, como la ciproterona o el dietilestilbestrol que bloquean la libido en el hombre.

Este tratamiento es totalmente reversible, es decir, sólo funciona mientras se toma y es acompañado de vigilancia clínica y psicoterapia.
Este tratamiento es totalmente reversible, es decir, sólo funciona mientras se toma y es acompañado de vigilancia clínica y psicoterapia.
(Foto: Especial)

En el caso concreto de Francia, el gobierno utiliza dos productos inhibitorios de la libido: El acetato de ciproterona y el leuprolide, que actúan directamente contra las hormonas masculinas. Administradas por vía oral o subcutánea, ambas sustancias tienen la propiedad de impedir la producción de testosterona, hormona que actúa sobre el deseo sexual y la capacidad de erección. Vale aclarar que este tratamiento es totalmente reversible, es decir, sólo funciona mientras se toma y es acompañado de vigilancia clínica y psicoterapia. Otro cantar es la llamada castración física, en la cual el procedimiento es irreversible, pues consiste en retirar quirúrgicamente los genitales del varón. Hasta donde sé, esto no está avalado en ningún país.

¿En qué otros países se lleva a cabo la castración química? En muchos, como en los Estados Unidos, concretamente en los estados de California, Georgia, Iowa, Luisiana, Montana, Oregón, Texas, Wisconsin y Florida. En Alabama, el asunto es peor, pues la ley obliga al condenado a pagar su propia castración.

También la castración química está vigente en Rusia, Polonia, Moldavia, Estonia, Corea del Sur, Indonesia, India, Bolivia, España y Australia.

¿Qué efectos tiene el bloqueo hormonal, o sea, la castración química en un hombre violento o hipersexuado? Pues reduce drásticamente el impulso sexual y la agresividad. Situación deseable en un delincuente confeso y que ya tiene una respetable lista de violaciones y asesinatos en su haber.

En México, los mencionados leuprolide y ciproterona se usan desde hace años, principalmente para el tratamiento del cáncer prostático, tumor maligno que tiene una relación absoluta con la testosterona. ¿Qué efecto tiene un bloqueo hormonal completo en un hombre? Pues que aparte de desaparecer el impulso sexual disminuyen los impulsos que caracterizan a un varón. La agresividad, el valor, el arrojo, el coraje y todo lo que distingue al macho de la hembra se ven notoriamente disminuidos. El ejemplo extremo es la comparación entre un soberbio toro de lidia y lo que resulta después de castrarlo.

Me pregunta un conocido, ¿Qué pasa si uno de nuestros políticos, alguno con obligación de decidir y con el poder legal para usar la legítima fuerza del estado, está recibiendo bloqueadores hormonales por una neoplasia prostática? Pues que enfrentado a esa posibilidad manifestará miedo y cobardía y lo disfrazará de "prudencia" y "dialogo". Es cuánto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada