Julio Santoyo Guerrero
Opinión
Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral
Martes 1 de Mayo de 2018
A- A A+

Nunca antes los ciudadanos habíamos estado tan vulnerables a la falsedad de las palabras y las imágenes como durante las campañas en desarrollo. La disponibilidad de medios tecnológicos en las manos de la gran mayoría de los mexicanos, que han logrado establecer una conexión casi permanente y en tiempo real con los eventos en curso, otorgan la errática sensación de mirar y entender con objetividad lo que está ocurriendo.

Millones de emisores generan mensajes continuamente a través de las redes sociales, y lo hacen a una velocidad relampagueante y a esa misma velocidad son consumidos. Lo que en el siglo pasado se criticaba a los medios tradicionales (radio, televisión, prensa), de aprovechar su sistema de comunicación unidereccional para constituir una opinión pública a modo del status quo, no fue superado por el sistema horizontal que representan las redes y la internet, la nueva comunicación -hasta ahora parece que no podría ser de otra manera-, reproduce los valores del propio sistema, y en muchos casos los peores valores del sistema constituido.
La calidad comunicativa de las redes en muy poco tiempo ha entrado en crisis. Cuando se llegó a creer en que su modalidad horizontal permitiría el acceso a conocimientos amplios y diversos para constituir verdades y al rechazo a toda censura no se previó que la ruta sería en sentido inverso. Hoy día las fuentes menos confiables están en las redes y en internet y la no censura ha tomado caminos torcidos como la mentira, la difamación, la apología del odio, la promoción de los prejuicios y el fanatismo, y la constitución del poder de la ignorancia "informada".

El abandono de los libros, de los artículos científicos, de las revistas especializadas, de la prensa con fuentes confiables, que son signadas con nombres, apellidos e historias profesionales que los respaldan, han sido desechados para edificar la cultura de los memes y los textos de 280 caracteres, emitidos por entidades virtuales, perfiles identificados por nombres inventados o la imagen de animales, objetos o paisajes. Es la nueva idolatría de la ignorancia.

El mundo comunicado en las redes, como tendencia principal, es un mundo dominado por la mentira y la simulación, que no obstante ser la peor fuente para acceder a la verdad es la única utilizada por millones. Es así como en la actualidad se construye la opinión pública en nuestro país y el mundo. Este hecho lo entienden a la perfección los estrategas de las campañas políticas. Por eso la relación entre campañas, redes e internet, es fluida y boyante, es el mejor medio, el más lubricado para que la falsedad corra intensa y extensamente.

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral
Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral
(Foto: TAVO)

Así como en el siglo pasado se llamaba a la pertinente crítica de los medios unidireccionales, en los días que corren es no sólo pertinente sino imprescindible la crítica al uso comunicativo de los nuevos medios. No por ser horizontales y de doble o múltiple vía, o más democráticos, son un baluarte de la comunicación responsable, objetiva y veraz. Son tan o más susceptibles a la manipulación que los medios tradicionales; en los tradicionales los poderosos manipulaban, ahora democráticamente, todos tienen la oportunidad de falsear, manipular, ser ignorantes, infames, escatológicos e insufriblemente frívolos, incluso con alcances en auditorios muy superiores a los primeros.

Todos los usuarios de los nuevos medios deberíamos por salud intelectual y hasta psicológica alternar la lectura en las redes y la internet con mayores tiempos de lectura de libros, revistas especializadas o artículos confiables, con tiempos para pensar y tiempos para reflexionar con la familia, los amigos, los compañeros de trabajo y desde luego con gente que piensa diferente a nosotros.

Nunca es recomendable dar crédito a información que no esté debidamente referenciada en fuentes confiables y de prestigio, si son noticias tenemos el deber crítico de buscar por lo menos tres fuentes que confirmen los hechos o las palabras de los protagonistas. Si no hacemos este ejercicio terminaremos siendo unos lamentables crédulos y víctimas de cualquier estafa informativa.

La conciencia política que se está formando durante las campañas electorales es en verdad preocupante, sus componentes son la credulidad, el fanatismo, el dogma y desde luego la acriticidad. Bajo esta condición los políticos tienen en una mano a los ciudadanos, consumidores voraces de sus mensajes, y de ello no resultarán los cambios que el país está urgido, pues les basta explotar las instintivas emociones para cautivar. Resultarán votantes enajenados por sus odios, prejuicios y fanatismos que irán las urnas como único acto de participación política y después la nada, la frustración y la negativa a participar. Es decir, no están construyendo ciudadanía.

Así que el primer paso cívico es cuestionar, provenga de donde fuere, la calidad de los mensajes y de la información que se nos proporciona. Hacer efectiva la crítica bien sustentada en razones y contrastes para responder al caudal asfixiante de mensajes y así crear una zona cívica crítica, verdaderamente independiente, que sea contrapeso del poder comunicativo mal empleado.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica