Estrellita M. Fuentes Nava
Opinión
De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial
Viernes 20 de Abril de 2018
A- A A+

Por un espacio de dos horas nos tuvieron al borde de la silla, emocionados como en un partido de futbol y cada quien hacia su quiniela para ver quién saldría ganador. Las expresiones en el rostro de los que atestiguaron el primer debate presidencial fueron de una amplia gama: emoción, enojo, risa, desencanto, interés, confusión. Los candidatos se mostraron tal cual, y dejaron entrever su psique que los persigue por doquier; cada uno apasionado según su propio estilo tratando de convencernos que son la mejor opción, pero desafortunadamente en el recuento final parecían ser nómadas predicando en el desierto, porque el rechazo hacia la clase política, los partidos y el status quo del sistema es lo que prevalece en la inmensa mayoría del electorado, y poco lograron conectar.

Primer debate Presidencial.
Primer debate Presidencial.
(Foto: Cuartoscuro)

Lo triste del caso fue que los discursos de nuestros candidatos no emanaron de un proyecto de nación en común, ya que cada uno lo entiende diferente. Hay por ejemplo quien abona a la continuidad del sistema con algunas pequeñas mejoras; otro que propone un cambio radical y que atemoriza a varios; el que pretende juntar el agua con el aceite y no sabemos si su fórmula funcionará; quien apela al sentimiento de los valores tradicionales y la solidaridad de género, y quien de plano se llevó las palmas en lo que refiere a la respuesta hilarante que causó en la sociedad a través de los memes como el que propuso «mochar» las manos al que robe, como si estuviéramos en Singapur (que por cierto allá si funcionó este método extremo con la pena de muerte para acabar con la corrupción).

En una encuesta hecha a través de una televisora local se entrevistaron a varios ciudadanos: la mayoría ni vio el debate, y a los pocos que lo vieron, los decepcionó. Incluso algunas cámaras empresariales se pronunciaron en el sentido de que nos quedaron a deber nuestros candidatos. Por ello, habrá que ver si mejoran en el próximo ejercicio: Meade tendrá que salir de lo acartonado, y ser más genuino y carismático; Margarita, más estructurada y relajada; Anaya, bajarse del ring y abocarse a las propuestas; el Señor López Obrador, espero sí deje claro los cómos, más que el mensaje de la injusticia social que apela al enojo de los más desprotegidos (hay otro universo de ciudadanos a los que les gustaría ahondar en torno a sus ideas); y El Bronco, pues no ser tan locuaz ni simplón.

Nos quedaron a deber sí, porque queremos saber más de las propuestas que de golpes bajos; todos buscamos la paz y la prosperidad, queremos que se acabe de una vez por todas con la corrupción y que se nos quite el miedo para poder vivir a plenitud. Y a la luz de esos principios que nos son comunes como sociedad, cada uno de los candidatos debería enarbolar sus propuestas y sus visiones, más que tratar de descalificar o enlodar a quien vaya en el puntero de las encuestas. No siempre la descalificación habla bien de quien la emite, es un mecanismo subconsciente de neuromarketing; en cambio lo positivo, genera una dinámica también positiva contagiosa. Hablemos mejor de paz, de construcción, de armonía, de felicidad, porque lo otro nos satura e inunda y francamente ya nos tiene hartos y muy enfermos. Tómenlo en cuenta señores candidatos y por favor púlanse para el siguiente encuentro…

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán