Alma Gloria Chávez
Opinión
Festejo por los libros, sus autores y lectores
Jueves 26 de Abril de 2018
A- A A+

Cada 23 de abril, se celebra mundialmente el Día del Libro y del Derecho de Autor, como ha venido sucediendo desde 1995, cuando Federico Mayor Zaragoza, entonces director general de la UNESCO, anunció que por unanimidad del pleno de ese organismo internacional, se decidía esa fecha para tener presente que “el libro ha sido, históricamente, el instrumento más poderoso de divulgación; que toda iniciativa para promover la difusión del libro es un factor de enriquecimiento cultural para todos aquellos que tienen acceso a él y que, además, puede aumentar la sensibilidad de la opinión con respecto a los tesoros del patrimonio cultural mundial, y promover la comprensión, la tolerancia y el diálogo”.

Resulta importante mencionar que el día se eligió porque coincide con el fallecimiento de William Shakespeare y de Miguel de Cervantes Saavedra: ambos en 1616. Y hay quienes opinan que en el santoral cristiano el día está dedicado a San Jorge, quien metafóricamente venció al dragón de la ignorancia, por tanto, es un personaje que acompaña los festejos librescos en España y Francia, por ejemplo.

Quienes tenemos un especial afecto por los libros, sabemos que esa relación empezó cuando aprendimos a escuchar y a amar las historias… posteriormente, el paso hacia la lectura resulta natural. Las personas que gustan de narrar (me incluyo, entre ellas) se proponen, por lo general, recuperar el misterio por la vida; que la gente aprecie, disfrute y sea feliz ante cualquier circunstancia, sintiéndose capaz de cultivar una pasión, considerando que la narración y el cuento son mundos de lo posible. Además, tenemos la certeza de que niños y niñas tienen la capacidad para cambiar las cosas y su propia vida, como sucede en los cuentos.

Actualmente se considera que la producción de libros depende del grado de desarrollo de un país, y lo que es tal vez más importante, de la política cultural vigente en él, por lo que entendemos que nuestro país aún se encuentra muy lejos de alcanzar una mejora al respecto, ya que nos encontramos en los últimos lugares a nivel mundial en hábitos de lectura, y también en los penúltimos en cuanto a producción de libros. Aunque son los libros los únicos garantes de nuestra verdadera soberanía cultural, las librerías en el país desaparecen y los aparatos audiovisuales, computadoras y teléfonos celulares se multiplican.

“Durante muchos años, el sistema educativo puso poco énfasis en la procuración del hábito lector”, afirma Adriana Malvido, quien escribe con pasión acerca de libros, autores, lecturas y lectores. Esos “muchos años” representaron épocas durante las cuales la lectura desde la escuela, fue una obligación; el resumen literario una tarea y la biblioteca, un castigo: todavía hoy se ven las consecuencias en varias generaciones (notorias, sobre todo entre el magisterio), para las que el libro es el último de sus productos de consumo.

Cuán grande puede ser el amor por los libros, lo ejemplifica Miguel Ángel Porrúa, quien afirma: “Nací entre libros. Mi padre fue librero toda su vida, mi abuelo también; a mí me llega por herencia. El amor que tengo por los libros me fue dado como si fuera leche materna”. Ese amor lo ha demostrado como editor y coleccionista de libros notables, los cuales conforman su biblioteca personal, que generoso comparte con amigos e investigadores. Apasionado de la historia de México, ha logrado conjuntar alrededor de 18 mil volúmenes con obras desde el siglo XVI hasta la actualidad. También la publicación de libros, que le apasiona, ha rebasado los 3 mil títulos, publicados en diversos campos del conocimiento con especial interés en México y su área de influencia.

Cada 23 de abril, se celebra mundialmente el Día del Libro y del Derecho de Autor, como ha venido sucediendo desde 1995.
Cada 23 de abril, se celebra mundialmente el Día del Libro y del Derecho de Autor, como ha venido sucediendo desde 1995.
(Foto: Cuartoscuro)

La admirable Elena Poniatowska, en un artículo publicado en el contexto de una venta de bodega que realizó el Fondo de Cultura Económica hace dos años, describía: “Medidas como éstas, fomentan la lectura mejor que el eslogan que aconseja leer 20 minutos al día. Estos siete días que duró la venta, nos hicieron cavilar si de veras los mexicanos no leemos. (Aunque) son muchos que leen sólo para conseguir el diploma que colgarán en la sala con los trofeos de futbol o de karate. Y muchos funcionarios compran libros con lomo de cuero para detrás guardar sus botellas de licor. Otros no recuerdan tres títulos seguidos y, sin embargo, llegan a presidentes de la República. Un ejemplar que vende en un año más de 10 mil ejemplares es un best seller, sin que importe su calidad; en cambio son muchos los buenos libros que se quedan, porque nadie los compra”.

Por ella sabemos que, según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Finlandia encabeza la lista de países industrializados que más leen, con un promedio de 264 títulos por cada 100 mil habitantes y que este fenómeno responde a que la nación tiene una excelente red de bibliotecas públicas que cada año prestan a domicilio miles de volúmenes.

Paco Ignacio Taibo II, a propósito de los siete años de vida de la Brigada “Para leer en libertad”, mencionaba: “Habitualmente no creo en los milagros, pero cuando me siento a intentar armar un resumen de lo que han significado siete años de la Brigada, tengo la insana sensación de que hay algo de mágico en esta experiencia. Hemos hecho desde la sociedad lo que los aparatos del Estado fracasan en hacer día a día. Logramos colaboraciones con instituciones del gobierno de la Ciudad de México, un partido de izquierda antes de corromperse, organizaciones sociales y sindicatos y juntos organizamos más de 200 acciones de promoción de la lectura que incluían un gran remate de libros, conferencias en comedores populares, un curso llamado Historia de México para Ciudadanos en Rebeldía; 25 tianguis a lo largo y ancho de la ciudad de México y editamos 11 libros que se regalaron. Con el lema ‘Salva un libro, no permitas que lo destruyan’, en 2010 participaron 102 editoriales, vendiendo en un remate 850 mil libros. Todo, a pesar de lo que se afirma: ‘En México no se lee’.

El mundo del libro, la experiencia única que ofrece en el ser humano para su desarrollo como tal, no desaparecerá, dicen los expertos, pero se encuentra en peligro (por lo menos en algunos lugares). Por tanto, quienes nos decimos amigos de los libros y de la lectura, tenemos mucho qué hacer para evitar que ese mundo mágico y sorprendente de la palabra impresa sea devorado por “la nada”, aquella niebla densa y oscura que describe Michel Ende en su Historia sin fin.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar

“Non omnis moriar”