Alejandro Vázquez Cárdenas
Opinión
López Obrador y su personalidad
Miércoles 25 de Abril de 2018
A- A A+

Estamos en plena campaña presidencial, y el candidato hasta el momento puntero es observado con lupa por propios y extraños. En el amplio catálogo de datos preocupantes el asunto de su personalidad llama la atención. Desde hace tiempo analistas, periodistas y posteriormente casi cualquier persona con cierta cultura han percibido el progresivo cambio en la personalidad del señor López. De ser inicialmente una persona en apariencia normal, salvo por su machacona insistencia en autoproclamarse «honesto», «indestructible», «rayito de esperanza» y con «calidad moral», fuera de esto se tenía la impresión de que era un político hábil y carismático, sobre todo para determinados estratos socioculturales.

Durante su desempeño como Jefe de Gobierno del Distrito Federal la verdadera personalidad del señor López fue emergiendo. Inicialmente fueron datos aislados: su descalificación, innecesariamente ruda, a la marcha contra la inseguridad etiquetando ofensivamente a los participantes como pirruris; la protección a su tesorero, Ponce, permitiéndole valiosas horas para limpiar los discos duros de sus computadoras; su renuencia para deslindarse de Bejarano. López perdía piso: lo mismo detuvo a un automovilista que le gritó «corrupto», que insultaba a los medios que exhibían sus errores, fundamentalmente Reforma y La Crónica llegando a avalar una lista de periodistas incómodos que deberían ser expulsados del periodismo una vez confirmado su inevitable triunfo en el 2006; y fue precisamente en esa campaña, cuando mareado por los aplausos de sus seguidores, los ciudadanos tuvieron la oportunidad de ver su verdadera cara, la de un político de escasa cultura, que mentía con facilidad esgrimiendo datos que sólo él tenía y jamás pudo exhibir, con un discurso hecho de lugares comunes, adjetivos e insultos, intolerante e incapaz de reconocer errores. Por suerte para México, el pecado por antonomasia -la soberbia- lo perdió.

A partir de la noche en que perdió la elección presidencial, las evidencias de su personalidad fueron muy evidentes, ya sin su careta, el Mesías evidenció, en todo su esplendor, un trastorno paranoide de la personalidad.

Ahora bien, ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos a un «trastorno paranoide de la personalidad»? Se trata ni más ni menos de un trastorno que se caracteriza por un patrón de desconfianza y suspicacia general hacia las otras personas, de forma que todo lo que hacen éstas se interpreta como malicioso y producto de una conspiración.

Andrés Manuel López Obrador en campaña.
Andrés Manuel López Obrador en campaña.
(Foto: Cuartoscuro)

Político taimado y decidido, López continuó, año con año, y con cargo a nuestro dinero, con un plan bien orquestado para ahora sí triunfar en estas próximas elecciones. ¿Ha cambiado en algo? La respuesta es breve, no. Los que lo conocen de cerca afirman: no escucha, descalifica; no razona, agrede; no tiene propuestas novedosas, sólo un gastado discurso de lugares comunes. López Obrador miente, se enreda, se autojustifica todo el tiempo, repite hasta el cansancio las mismas mentiras de siempre, el mismo discurso de lucha de clases, buenos contra malos, pobres contra ricos, su estrategia es dividir, causar conflictos, enfrentar a sus vasallos en contra de quien no piense como él. Su palabra es dogma. ÉL con mayúsculas, es el único dueño de la verdad y el único que puede salvar al país de las garras de la mafia del poder.

El problema ha empeorado ahora con la cohorte de políticos oportunistas de los que se ha rodeado, básicamente provenientes del más rancio priismo de corte populista, anclados en el sexenio de Echeverría, aduladores que obedecen ciegamente las indicaciones del Mesías sin mediar razonamiento. ¿De izquierda López? Negativo: nada que ver con auténticos representantes de la izquierda mexicana como Don Gilberto Rincón Gallardo y el Ing. Heberto Castillo.

López es un reaccionario en toda la extensión de la palabra; enemigo de cualquier reforma, anclado en un pasado de resultados funestos, enfermo de poder que se complace en humillar a sus siervos, sometidos a la voluntad del amo. Frente al Mesías, sus colaboradores permanecen fascinados y paralizados, como un ratón frente a una serpiente. Ni más ni menos.

Este sujeto, con su simplista y básico discurso de odio y venganza ha dividido, al parecer fatalmente, a la sociedad mexicana, ha polarizado y crispado los ánimos de los ciudadanos al grado de que quienes no comulgan con sus ideas son satanizados y agredidos por sus fanatizadas huestes.

Ahora va por México. Si nos dejamos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada