Julio Santoyo Guerrero
Opinión
El obsequio michoacano para AMLO
Lunes 23 de Abril de 2018
A- A A+

Un tuit, que habrá de ser recordado con emociones opuestas por ciudadanos y actores políticos michoacanos, y que van desde el estupor, el enojo, el aplauso hasta la decepción, ha marcado una ruptura política de consecuencias profundas para los escenarios electorales. Un tuit ha sido el medio que el gobernador michoacano, de origen perredista, ha empleado para anunciar su nueva preferencia política, un medio muy moderno pero poco adecuado para explicar públicamente las razones de su defección, un medio y circunstancias que no dan pie a preguntas esenciales: ¿Renunciará o esperará la expulsión de su partido? ¿Como jefe político de la expresión “Foro nuevo sol” la convocará a seguir su ruta? ¿Replanteará su gabinete para alinearlo a su nueva preferencia? ¿El vínculo parlamentario preferente será ahora con el priismo? ¿Se afiliará al PRI o será ahora gobernador independiente?

La decisión del gobernador Aureoles es un golpe frontal a las expectativas electorales del Frente y devastador para el perredismo michoacano. El desaliento y confusión que su determinación ocasiona impactará en el posicionamiento de los candidatos frentistas y en el entusiasmo de los electores que miraban con buenos ojos las candidaturas de la alianza Pan, PRD y Movimiento Ciudadano.

La incorporación del aspirante Ríos Piter y Silvano Aureoles a las filas electorales de José Antonio Meade formaría parte de una operación extraordinaria para inyectarle vitaminas a una campaña agonizante. Y se daría a pocas horas de la filtración a medios nacionales sobre la decisión al "más alto nivel" de bajar a Meade de la campaña para respaldar a Ricardo Anaya y también a pocas horas de la realización del primer debate entre candidatos. Como si se tratara de un agonizante estertor este cerrón podría tratarse de la última oportunidad que el candidato priista ha tenido para dar muestras de vida y de crecimiento.

El obsequio michoacano para AMLO
El obsequio michoacano para AMLO
(Foto: TAVO)

La esperanza obvia de los estrategas del candidato de la coalición Todos por México es que ambas adquisiciones a la vez que impulsen la captación de votos peguen en la línea de flotación del candidato frentista desmoralizando su base social y debilitando la cohesión de la propia coalición partidaria. Los operadores del partido en el gobierno persisten en la valoración estratégica de desplazar a Anaya del retirado segundo lugar para meter ahí a José Antonio Meade, un objetivo que hasta ahora no han podido conseguir.

Con toda seguridad hay enojo en las filas frentistas, decepción entre los perredistas y desde luego complacencia en el priismo. Sin embargo, el mayor beneficiario no será Meade, es Andrés Manuel López Obrador. Si Michoacán era considerado un bastión ampliamente competitivo para el frente la renuncia del gobernador a este proyecto modificará las inclinaciones electorales. Pero es poco probable que los perredistas o los frentitas se vayan con Meade siguiendo al gobernador. Es más probable, por empatías históricas inmediatas, que lo hagan con Obrador y sus candidatos en Michoacán.

La defección del gobernador Silvano Aureoles realmente es un obsequio para Andrés Manuel, quien sin mover una pestaña tendrá los mayores beneficios de una estrategia errática, francamente obtusa, promovida desde el cuarto de guerra del priismo que no tiene el talento para medir las consecuencias de sus operaciones. Bien se dice que las batallas se ganan más por las debilidades del enemigo que por el talento propio, eso podría parafrasear Obrador.

No será Meade el que coseche la perplejidad y la decepción de las bases perredistas en Michoacán y en el país, será Morena quien lo haga, pues si alguien conoce la intimidad política del perredismo son sus antiguos compañeros, precisamente los seguidores de Obrador. La fractura alienta las expectativas de Morena y le regala un campo propicio para atraer la decepción perredista, la que en muchos casos ha estado a un paso de brincar la línea y pasarse a aquel lado, en donde con seguridad se sentirán más cómodos que en las filas priistas.

El indudable liderazgo que representaba para la izquierda perredista el gobernador Aureoles se ha esfumado con 280 caracteres de un tuit. Pero el gobernador no sólo está dejando ese espacio a merced de la fortaleza obradorista, también está debilitando la base de legitimidad social de su propio gobierno. Ha hecho una apuesta temeraria, pues a su mandato le faltan tres años y las probabilidades de éxito de Meade Kuribreña son bajísimas estando a más de 20 puntos de distancia del puntero.

¿Que sigue? Tal vez una operación a gran escala para que el gobernador pueda llevarse consigo el mayor número de cuadros y bases sociales, lo que auspiciará una confrontación con los liderazgos perredistas nacionales y estatales; muy probablemente el crecimiento de las deserciones en favor de Morena; seguramente el debilitamiento de la alianza de partidos en el frente; seguramente el crecimiento y aseguramiento de la victoria electoral de Obrador y sus candidatos en Michoacán.

En fin, Obrador debe estar profundamente agradecido por la decisión obsequiosa que ha tomado el gobernador michoacano, sólo falta que publique un tuit comunicándole su regocijo.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica