Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Estacionamientos públicos, sin responsabilidades
Viernes 20 de Abril de 2018
A- A A+

No cabe duda que de los prestadores de servicios más privilegiados son los dueños de estacionamientos públicos, sólo requieren un espacio, techado o no techado, con muros o malla ciclónica, algunos trabajadores, un buen reloj checador o hasta una libreta y asunto arreglado: a cobrar 20, quince, doce o cuando bien nos vaya diez pesos la hora. Si en el lapso de permanencia se pierde un retrovisor, existe un rayón o un buen recargón simplemente se hacen los occisos porque nunca reconocerán que tal percance o avería sucedió en dicho espacio, donde se supone se quedan resguardados los vehículos y además con una notable seguridad, pero la verdad, existen muchas experiencias lamentables al respecto.

De entrada debemos ser claros y puntualizar que en centros comerciales, tiendas departamentales y otro tipo de comercios, nos resulta fuera de todo orden, de toda lógica, que el potencial cliente pague estacionamiento, no vemos justificación alguna para estar, desde el inicio, sangrando el bolsillo de quienes asisten o asistimos a eso lugares, a quienes les interesa vender es a los empresarios, ellos son los que ofertan su mercancía; por lo tanto, deben tener accesos convenientes y adaptados para la comodidad y seguridad de sus clientes.

Por otro lado, ¿no resulta una incongruencia que cobren por resguardar cualquier automotor pero que los concesionados del estacionamiento, llámense como se llamen, no respondan por pérdida total o por la pérdida de algunos accesorios o refacciones?, es claro que deben contar con personal de confianza que esté vigilando, que esté dando rondines para cerciorarse de que todo esté en orden, para denunciar de inmediato cualquier anomalía o para investigar qué pudo haber pasado; es decir, cobran por el espacio físico pero se desentienden de la unidad y de todo lo que pueda ocurrir. ¡Ah!, pero si se pierde el boleto o el ticket, te obligan a pagar de 150 a 300 pesos para reponerlo, aparte de tener que cumplir con otros requisitos. Llevan todas las de ganar, como siempre el cliente está desprotegido y, como es costumbre, las autoridades se hacen de la vista gorda o simplemente no les interesa el tema con tal de quedar bien con los poderosos, el pueblo que se las arregle como pueda.

En el propio Estadio Morelos de la capital michoacana, hace casi una semana, para el juego entre Morelia y Toluca, un joven amigo de la familia tenía la motocicleta frente a uno de los locales comerciales que venden bebidas y botanas, después de hacer una reflexión nos comunicó que por seguridad la dejaría en el estacionamiento del propio inmueble; al salir del encuentro ya llevaba consigo dos malas noticias: la primera. había perdido el conjunto de casa. y la segunda, su moto no aparecía por ningún lado; fueron refuerzos a intensificar la búsqueda pero de la moto, ni sus luces, y eso que estaba con candado y cadena muy bien sujetada; por desgracia, sabemos que para los amantes de lo ajeno nada resulta imposible.

Acto seguido trataron de tener contacto con algunos de los responsables del estacionamiento pero al igual que la motocicleta, habían desaparecido, porque nadie quiso hacerse responsable, ni los que cobran a la entrada , ni los viene-viene, ni algunos policías que vieron cerca de la puerta de acceso a la puerta 4 del estadio, nadie. Posteriormente se dirigieron a un espacio cercano al vestidor del equipo visitante, donde existe la cabina de seguridad con cámaras de video, para ver si les permitían revisar y así dar con la persona o personas que se llevaron el vehículo de dos ruedas, misma que tuvieron que maniobrar, por muy diestros que sean, para quitar los accesorios de seguridad que la resguardaban, pero para seguir con las malas noticias y con la incapacidad y falta de lógica de la fuerza públicas, regresó el legítimo dueño ¡custodiado, como si él fuera el maleante, con algunas palabras impropias le dijeron que hasta el lunes podrían checar qué pasó, y además le hicieron una serie de recomendaciones que ahorita no vienen al caso, como es la denuncia legal, entre otras cosas! Hasta el momento, de la motocicleta robada, tal como de Camelia La Texana, nunca más se supo nada.

¿Por qué cobrar por un servicio cuando no tienes ninguna responsabilidad, ningún compromiso?,
¿Por qué cobrar por un servicio cuando no tienes ninguna responsabilidad, ningún compromiso?,
(Foto: Cambio de Michoacán)



Luego entonces, ¿por qué cobrar por un servicio cuando no tienes ninguna responsabilidad, ningún compromiso?, ¿sólo se cobra el derecho de piso, pero qué garantías se ofrecen para los usuarios?, ¿por qué son tan complacientes y omisas las autoridades? Sobre todo cuando sabemos que han existido robos de automóviles no sólo en el Estadio Morelos, sino en varios estacionamientos de la ciudad.

Creemos pertinente que el Cabildo municipal, en Morelia y en otras ciudades del estado, reglamenten ese tipo de servicios para dar certeza a los clientes, más aún no podemos entender, como ya lo hemos expresado, por qué pagar adicionalmente cuando tú vas a consumir, a comprar un boleto para un espectáculo o a pagar una habitación de hotel; aquí en México cobra el gobierno los impuestos, los grandes comerciantes, por irles a dejar dinero, y hasta el “cuidador” espera su moneda, porque según se queda a cuidar el vehículo, cuando debe ser obligación de las empresas tomar las medidas pertinentes en el tema. Para más prueba tendremos próximamente la Expo Fiesta Michoacán, donde se cobra muy elevado el estacionamiento y, desde luego, no tienes garantía de nada, porque eso de los cristalazos ha sido común, desapareciendo esteros o cualquier otro accesorio, donde golpean el automotor y nadie se entera de nada, mucho menos hay responsabilidad alguna. Cabe señalar que tanto en el Recinto Ferial como en varios centros comerciales o en estacionamientos públicos del Centro de la ciudad moreliana las concesiones respectivas son para firmas muy reconocidas que se llevan grandes ganancias sin compromiso alguno.

Para finalizar diremos que es indispensable modificar los protocolos y estrategias de búsqueda de las unidades robadas, porque en estas cuestiones el tiempo es oro, porque así como están las cosas el oro o la plata es a favor de los ladrones. Vivimos en la anarquía, por lo tanto es urgente que se tomen cartas en el asunto. ¡Pero no se roben el carro de algún funcionario de mediano o alto nivel porque todos los integrantes de Seguridad Pública y judicial andan como locos tras los malhechores! México es un país de privilegios, importan los ricos, los gobernantes, y al pueblo que lo despojen de lo poco que logra obtener. La injusticia existe, necesitamos otra visión de país.

Un autor desconocido escribió lo siguiente: “Un cliente es el visitante más importante en nuestras instalaciones, no depende de nosotros. Nosotros dependemos de él. Él no es una interrupción en nuestro trabajo. Es él propósito del mismo. Él no es un extraño en nuestro negocio. Él es parte de él. No estamos haciéndole un favor a servirle. Él nos está haciendo un favor al darnos la oportunidad de hacerlo”. Bill Gates sentenció: “Tus clientes más descontentos son tu mayor fuente de aprendizaje”; aquí de plano pareciera que no quieren aprender.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca