Jorge A. Amaral
La Casa del Jabonero
La intriga, el financiamiento y el tren
Jueves 19 de Abril de 2018

Admito que no sabía qué título ponerle a esta entrega, y es que con los temas abordados hoy, esta Casa del Jabonero tiene de todo: pasión, intriga, suspenso, romance, comedia, acción, drama y, al final, la acostumbrada parte musical. Aplausos.

A- A A+

Caso Maribel Barajas, ni el mismísimo Conan Doyle



Y al final el caso de Maribel Barajas, que conmocionó a la clase política michoacana, no fue más que una intriga y conspiración que se salió de control, eso en el entendido de que sea cierto, porque en los portales de noticias que difundieron la historia dada a conocer por la procuraduría, esa de “¡No mames Lluvia, no me chingues a mí!”, los incrédulos no se hicieron esperar. Y es que, de ser cierta toda esta trama de novela policiaca, esto demuestra que sólo mediante la presión política y social los crímenes son resueltos, porque los ministerios públicos están atiborrados de averiguaciones previas y carpetas de investigación de casos a los que ni siquiera se les dio seguimiento. Al final siempre quedará la sospecha de si en realidad sucedió así o Aurora N. fue un chivo expiatorio que prefirió no declarar por haber hecho un acuerdo. Como en tantos otros casos, siempre quedará la sospecha, y para reforzarla, basta recordar el asesinato del padre de la diputada Rosa María de la Torre Torres, en el cual las autoridades se empeñaron en pronto tener a un culpable, tanto así que terminaron deteniendo a alguien que no tenía que ver con el homicidio.

No es mala fe hacia las autoridades, es una desconfianza alimentada con años de corrupción e inoperancia.

Nomás denme chance a mí…



Manuel Antúnez Álvarez, candidato a diputado federal por Movimiento Ciudadano, ha dicho todo lo que hará en caso de llegar a la curul, y de verdad, promete más cosas que los presidenciales, olvidándose de que será uno de 500, miembro de un partido minoritario, así que todo lo que ofrece, si no es que está en la congeladora legislativa, es prácticamente improbable aunque suene padrísimo.

Pero entre otras cosas, también ha dicho que legislará para que se les quite el recurso público a los partidos políticos. Estoy, igual que muchos, totalmente de acuerdo, pero sólo me queda una pequeña duda, chiquita como comezón atrás de la oreja: si se opone al financiamiento público a los partidos y de hecho dice que donará su salario como diputado, ¿por qué demonios no declinó usar el financiamiento que a través del INE el gobierno destina a su campaña?

Resulta tan curioso como Felipe Calderón promoviendo la campaña de Margarita Zavala sin él haber renunciado al PAN. Al tiempo.

Desde hace mucho tiempo se ha estado manejando que el tren Kansas City salga de Morelia.
Desde hace mucho tiempo se ha estado manejando que el tren Kansas City salga de Morelia.
(Foto: Cuartoscuro)

El tren, pase y pase



Desde hace al menos diez años se está manejando en la ciudad la necesidad de que el tren de Kansas City salga de Morelia, y ese tema ha sido muy bien capitalizado por los políticos locales, desde legisladores, pasando por la alcaldía moreliana, hasta el gobernador.

Ya en 2009, el entonces diputado federal panista Alfonso Martínez Alcázar decía que estaba en gestiones para sacar el tren de la ciudad, tan es así que en diciembre de ese año se entregaron tres millones de pesos nada más para hacer el proyecto, y recalcaba el entonces legislador: “Tenemos entendido que uno de los planes más sólidos es que las vías sean desviadas desde el entronque Uruapan-Pátzcuaro y llegue hasta el entronque a Salamanca” (www.cambiodemichoacan.com.mx/nota-115394).

Ya en octubre de 2015, en su calidad de alcalde independiente, vio que no era tan sencillo, pues cinco años después de aquella declaración seguía sin concretarse nada, y por ello declaró: “En la última mesa que yo fui convocado como diputado federal había un gran avance en el proceso de enajenación de las tierras y un recurso etiquetado de alrededor de mil 800 millones de pesos para iniciar la construcción del libramiento ferroviario. Tenemos que retomarlo, ese dinero se perdió y para que se pueda dar nuevamente tenemos que estar en sintonía el gobierno municipal, el estado, el gobierno federal y, por supuesto, la compañía” (http://diarioabc.mx/noticias/?p=19889). Esto fue apoyado en ese mismo mes por un poderosísimo exhorto del Congreso del Estado para que se apuren y le echen ganas al asunto. Ya ve usted que los exhortos del Poder Legislativo son la llave que abre todas las puertas del progreso y el desarrollo.

Esta avalancha de declaraciones, exhortos y buenas intenciones se dio en el contexto de octubre de 2015, cuando un niño que jugaba junto a la vía sufrió amputación de ambas piernas al ser arrollado por el ferrocarril. En ese entonces, en un primer momento el gobernador Silvano Aureoles, muy a su estilo, salió a decir que ya era hora de sacar al tren de la ciudad, pero luego, con la cabeza más fría, rectificó hacia un discurso más institucional al decir que era necesario buscar los mecanismos con el municipio, la Federación y la propia Kansas City no para sacar al tren de Morelia, sino para reubicar el patio de maniobras. Así ya cambia.

Ya ahora no se habla del tema, ya se dieron cuenta de que sacar el ferrocarril es sumamente costoso y a largo plazo sería inútil porque, suponiendo que lo hagan, ¿cuánto tiempo pasará para que nuevamente el tren quede en medio de la mancha urbana u otras poblaciones? Es más, ya ni siquiera se menciona la posibilidad de adecuar las vialidades para hacer los cruces más seguros; bueno, con decirle que ni siquiera las plumas que servirían para alertar y detener a los automovilistas y transeúntes funcionan.

Por lo pronto el tren sigue pasando, a ver ahora qué candidato se avienta el riflazo y promete que él sí va a sacar de esta ciudad al gusano de acero. Es cuánto.

Para escuchar de aquí al fin de semana: Phantom of the Black Hills, Ghosts



Habiendo tomado el nombre de las montañas de su estado natal, las Black Hills, y aunque no son los únicos, una de mis bandas favoritas de esas vertientes catalogadas como hellbilly y bloodgrass es este grupo de Dakota del Sur. Aunque se asumen como herederos de la tradición hillbilly y bluegrass, están lejos de ser una banda de country convencional. Así como Honky Tonk Hustlas o Ugly Valley Boys, Phantom of the Black Hills se fueron al lado más oscuro del oeste como parte de la subcultura ghotic western, que de hecho rescata viejas leyendas de forajidos, indios, colonos y pioneros.

Este disco tiene una particularidad: Ghosts (2009) contiene una canción tributo a Olive Oatman, quien siendo una niña fue secuestrada junto a su hermana por una tribu de javapais que mató a casi el resto de la familia, esto en Santa Fe, Nuevo México, en 1850. Más tarde la chica fue intercambiada a los mohaves, quienes la acogieron en la comunidad, y como prueba de ello les fueron tatuadas gruesas líneas azules en la barbilla y otras partes del cuerpo, lo que las convirtió en miembros de la tribu y la familia que las acogió como hijas. Ya con 19 años de edad, Olive fue encontrada por su hermano y ella volvió al mundo blanco. Y bueno, sobre esta mujer, que se le considera la primera fémina blanca tatuada, al menos en Estados Unidos, es que el grupo hizo una canción.

Así, en Ghosts cada canción puede cimbrar los huesos y muestra que los demonios aúllan mientras los ángeles se quejan. Desde la primera canción, "Confessions of a barn-burner", hasta la última, "Roses on a grave", Ghosts contiene una música que trae consigo un cóctel tóxico de algo que bien podría considerarse country-aggro-thrash-cowpunk. Salud.

Sobre el autor
Jorge A. Amaral Morelia, 1980. Melómano, aficionado a la cocina y poeta rehabilitado. Narrador ocasional, cronista eventual y articulista consuetudinario. Aprendió algunas cosas bastante útiles en la Facultad de Filosofía, tuvo un centro botanero, ha sido desempleado, obrero, carnicero, oficinista, funcionario, dirigente partidista y taquero. De oficio corrector, ha publicado en diferentes antologías editadas dentro y fuera del estado, en las revistas Letra Franca, Clarimonda y otras de menor notoriedad, además de ser columnista en la revista digital Revés. Abomina la presunción sabedor de que, en la casa del jabonero, el que no cae, resbala.
Comentarios
Columnas recientes

La intriga, el financiamiento y el tren

¿Es personal?

La casa del jabonero

De la Procu, migrantes y optimismo

La realidad que percibimos

Propuestas sui géneris

El bufón, los prietos y el conservador

Elección en Morelia, las ¿opciones?

Outsider con sombrero

Con AMLO, ¿la Pejestroika?

Los artistas

Estás viendo y no ves

Escombros de 2017

Bufonadas de la red

Carnaval electoral: máscaras y saltimbanquis

Que dice mi mamá que siempre no

La regresión y el mal necesario

La Michoacana en crisis, ¿y Jara?

El comal le dijo a la olla

La protesta criminalizada

Aves de paso

El Frente Ciudadano capítulo Michoacán

Cambios en el gabinete, ni es para tanto

La ilusión del súper ciudadano

Gobernador hasta diciembre

Música para cambiar el mundo

En los alrededores del temblor

Catorce años sin Johnny Cash

Política circense

Morena, prueba de resistencia

La desbandada, la arrogancia y la vacilada

La marquesina política

El rap, a 44 años

Del dispendio y la misoginia

La clase social de los cerros

La PGR y Ruiz Esparza, a la misma hoguera

Mireles, el ridículo y las dudas

El perredismo soluble

Reivindicación de lo moreno

Pura música

Nos han dado la democracia

Caso Adame y el afán distractor

Cortar las hojas para tumbar el árbol

Michoacán, el caldero hirviendo

El Virrey perdió

Las herederas de Antígona

Limpieza fallida

Arantepacua y la culpa de todos

El procurador: de Herodes a Pilatos

PRD, lucha de subespecies

El piropo y el berrinche

Supervivencia política

Aspiraciones presidenciales

Corrección política: pusilanimidades y eufemismos

Los chiquinarcos

Festejando al artista

El día que murió la música

Trump, a su manera

La papa caliente

La gallina de los huevos de oro

¿La beben o la derraman?

Fiesta pesada

Diez años de combate al narco

Tierra sin ley

Atrasito de la raya

Botellita de Jerez, cuando lo naco es chido

EZLN y el voto divisor

El rockabilly no volverá

Los muertos de todos

El gringo que quiere gobernarnos

Aspiraciones son prioridades

Adiós al Fiscal de Hierro

Personajes vallisoletanos

Imagen y minimización

2018, sin garantía de nada

San Fernando, a seis años

Consultoría moral

El articulista incendiario

Castillo, un fracaso más

Miopía prohibicionista

Me avisan cuando empiece la revolución para no venir a trabajar

Los olvidados del gobierno

Mexicanos, ¿primero?

Tema político, asunto de todos

Vivillos y vividores

La presea políticamente incorrecta

La lucha magisterial y el señor reaccionario

Regresiones

El neozapatista intolerante

Apuesta para 2018

Ciudad de cafres

Se alborotó la gallera

Me ven y tiemblan

El taco, puro amor

Mira nada más…

Estos diablillos

Sentimiento de vejez y gustos vintage

Apunte en torno a la prensa roja

Los que esperaban más

Cosas que también prohibiría si fuera antitaurino

Cosas que también prohibiría si fuera antitaurino

El día que murió la música

Apunte sobre el albur

Francisco y las expectativas

Las disculpas de Mireles

Un nuevo tropiezo

Incongruencia nuestra de cada día

La ley al servicio de la necedad

Amante de la vieja escuela

Ambigüedades y paradojas

Tu derecho, mi derecho

El bozal del diputado

La lírica de Cirilo Casanova

Turba iracunda, gobierno inoperante

La lucha sin rumbo

Revisitando a Bukowski

Un nuevo comienzo para el mismo Michoacán

Jara y su seguridad

Ayuntamientos, entre el olvido y la miopía

De recaudación y carros viejos

El año de Hidalgo

Don Beltrones, el ungido

De obnubilados y necios

El fracaso de la Fuerza Rural

Enfoques y desenfoques

La añeja corrupción

Exorcismo antiaborto

La necesidad de manifestarse

La política independiente, una oportunidad

Cierre de campaña

El batidillo político

El PRI, el lodo y el triunfalismo vano

Solovino y su amparo

No votar, ¿y luego qué?

El bateador emergente

La inutilidad del voto nulo

El narco desde dos ángulos

Idolatría e intransigencia

Temporada de chapulines

Morena es una tómbola

El clown político

Sociales, de la inutilidad al desperdicio

Garrotazos errados

Morelia y la oportuna publicidad

Publicidad turquesa

Complejidades para 2015

Siempre no se va

El proceso que se viene

Otra canasta de cuentos mexicanos

Nada nuevo bajo el sol