Alma Gloria Chávez
Mujer y madre
Sábado 7 de Mayo de 2016

Fecha propuesta por empresarios al borde de la crisis comercial, sirve, sin embargo, para reflexionar. Ana Santamaría Galván, antropóloga.

A- A A+

Ya lo he mencionado en alguna otra ocasión: para muchas mujeres de mi generación, a nivel mundial, las últimas cuatro décadas han representado verdaderos retos en cuanto a etapas de profundos cambios para nuestra manera de concebir el mundo, la sociedad, las relaciones y todo el universo de acciones que se derivan de la vida misma, en una sociedad que permanentemente evoluciona.

Para muchas de nosotras es una pena que el 10 de mayo resulte un día de festejos y de consumo más, que transcurre sin más pena ni gloria que cualquier otro en esta nuestra sociedad capitalista (o neoliberal). Día de euforia que se desborda durante un día y se sumerge en una casi total indiferencia para las festejadas, por parte de una mayoría, durante los 364 días restantes… salvo, claro está, cuando con una mexicanísima “mentada de progenitora” sacuden nuestro interior y entonces sí, resurge todo el amor que guardamos hacia ese ser con el que nos vinculamos desde el principio de nuestra existencia y tan intensamente y que, sin embargo, no llegamos a conocer del todo en nuestra vida.

La madre ha sido definida solamente por su función reproductora: por dar a luz a los hijos y durante la crianza de éstos, ser la educadora, la socializadora, la principal responsable de transmitirles la cultura y los valores. Por lo general, es la madre quien enseña al hijo o a la hija los cómos y los cuándos del placer y del dolor, el miedo y la confianza, la tibieza del cuerpo y la separación. Son sus actitudes y gestos –sonrisa y ausencia primero, luego palabras– que aprendemos a relacionarnos con los demás. Poco importa si la madre quiere o no al hijo, igual deja marca en su afectividad: su poder resulta inmenso. Y un poder incomprensible, “sólo sentido”, origina mitos casi siempre.

A la mujer-madre se le confieren atributos sagrados: es símbolo de bondad infinita, dulzura, sacrificio y amor sin límites. Pero también sus opuestos: la madre es intuida como absorbente, devoradora, “rechazante” y destructora. Hombres y mujeres, ya desde pequeños, sufrimos una división interna respecto a nuestra madre, que luego transferimos al resto de las mujeres. De una parte, queremos recuperar la plenitud que conocimos con ella, pero al mismo tiempo tememos a su poder, que puede ser de absoluta codependencia (porque nadie podemos negar que en algunas etapas de nuestra vida nos llegamos a sentir atrapados en los influjos del amor materno) y ello nos llega a impedir crecer y madurar.

“Parte del problema de la maternidad es el mismo que vemos en toda relación. Cuando una persona no tiene resueltos sus problemas no se ha enfrentado a sus traumas; cuando la pareja está enferma es difícil enseñarles una actitud saludable a hijos e hijas. Los críos absorben todo y lo hacen de una manera imposible de evitar: lo sienten. O sea, desde el embarazo, el bebé siente todo lo que ocurre en la vida de quien lo lleva en el vientre. Siente si su padre quiere varón, si su madre tiene miedo de tenerlo; siente si es querido o no, siente si es conflicto su llegada. Puede sonar muy loco pero no lo es, y ya cuando nace el bebé, nace con los traumas familiares integrados, traumas que serán (en excepcionales casos no) reforzados por el cotidiano”, afirma Jessica Kreimerman Lew en su libro La vida en rosa, el príncipe azul.

Hijas e hijos (sin duda) tenemos –también en algunas etapas de nuestra vida al lado de la madre– miedo a la dependencia. Pero igual deseamos cuidados, entrega y cercanía de su parte. Por eso vivimos intentos alternados de aproximación y escape hacia la mujer. Y esto es mucho más frecuente de observar en las sociedades capitalistas, donde desde pequeños se nos educa con los mismos derechos y con las mismas aspiraciones y, sobre todo, con la misma necesidad de libertad.

“La maternidad puede ser tan fácil o tan difícil como lo sea la actitud de la mujer que la está experimentando. Pero eso sí: la maternidad aprieta todos los botones que llevan años dormidos en las personas. Hay mujeres que toda su vida desean ser madres, y cuando ocurre el feliz acontecimiento, rechazan a sus criaturas en tremendas crisis postparto, y mujeres que pueden parecer madres ideales y sin embargo resienten la libertad que perdieron con los hijos y se los dejan saber en maneras no muy agradables… que luego crean verdaderos traumas”, cita en el mismo libro Jessica Kreimerman.

Actualmente muchas mujeres que también somos madres estamos empezando a ver a través (o más allá) del espejo, para ser capaces de construir un nuevo sujeto social, desde nosotras mismas y no desde un abstracto social. Porque deseamos de todo corazón que las nuevas mujeres disfruten de una autonomía que les permita ser capaces de dar a luz, no solamente hijos e hijas, sino también decisiones, creaciones, ideas, pensamientos y sentimientos legitimados por su propia acción creadora. Estableciendo así un nuevo vínculo social en el que ellas sean un componente activo y no pasivo.

Recordando a las Madres de Plaza de Mayo, a las madres de los miles de desaparecidos en México, a las madres de los mineros, de los encarcelados, perseguidos y asesinados por defender tierras, recursos naturales e ideales; a las madres de quienes defienden el periodismo honesto, a Las Patronas, que ven como hijos e hijas a quienes migran, y a todas esas niñas que han encontrado la muerte aparejada a una maternidad temprana.

A la mujer-madre se le confieren atributos sagrados: es símbolo de bondad infinita, dulzura, sacrificio y amor sin límites.
A la mujer-madre se le confieren atributos sagrados: es símbolo de bondad infinita, dulzura, sacrificio y amor sin límites.
(Foto: Archivo)

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar