Rafael Mendoza Castillo
Opinión
Campañas políticas, el capital y la dominación
Lunes 16 de Abril de 2018
A- A A+

El mecanismo electoral es un invento de los dueños del dinero, del capital. El fenómeno electoral constituye una pantalla que sustituye lo material, espacio éste donde existen las verdaderas contradicciones entre grupos, clases o individuos. El proceso que comentamos tiene como fin convertir a las personas en seres votantes, es decir, individuos que de manera aislada asistan a las urnas y elijan a sus amos, patrones, jefes, gobernantes o explotadores. De ahí que el capitalismo o neoliberalismo se funda en el individualismo, en el yo y en la relación de capital.

En este caso lo formal evita la lucha real entre proyectos conservadores que mantienen al sistema vigente y proyectos alternativos que lo cuestionan y desean transformarlo. De ese modo lo formal se separó del mundo real y el primero se convirtió en un fetiche para controlar la conciencia y el comportamiento de la gente, incluidos grupos y clases sociales. Lo electoral es una ficción, momento en que el individuo se siente libre un día y después sigue esclavo. Esa es la democracia liberal o representativa.

El capitalismo o neoliberalismo corporativo, mediático, empresarial, militar, policiaco, le apuesta al individuo aislado, dado que esto restringe nuestra capacidad de tener y evaluar ideas, ya sea para ser creativo, imaginativo, crítico o un ciudadano funcional, adaptado al conformismo social. Como bien dice Noam Chomsky: “La estupidez institucional es colosal y amenaza literalmente la vida de la especie. La estupidez individual tiene remedio, pero la institucional es mucho más resistente al cambio”. Veamos los discursos de campaña actuales y pasados.

Campañas políticas, el capital y la dominación
Campañas políticas, el capital y la dominación
(Foto: TAVO)

¿Qué les sucedió a las contradicciones de clase? Fueron cooptadas y dejaron su lugar a la colaboración, la dependencia del Estado y de los partidos políticos. De ese modo se integró a la estructura corporativa social y dichos organismos civiles se unieron al Estado, muy parecido al modelo fascista. Son conjuntos, atomizados, fragmentados, sin capacidad para decidir, ligados al consumo, a las campañas electorales, a la diversión, entretenimiento o los deportes. Así, la acción política está cada día monopolizada por el Estado, la oligarquía, las burocracias partidarias y poderes fácticos.

En el momento en que al pensamiento se le quita la parte de la negación, del no, o la pregunta conforme a la razón, lo nuevo, lo emergente, para sólo dejarle lo afirmativo, lo mismo, lo igual. Este hecho instala al individuo en un presente sin distinción, sin diferencia, sin el sentido de la contradicción. Todos los candidatos están en contra de la impunidad, la corrupción, pero en ninguno aparece en su discurso la autocrítica, dado que han sido gobernantes o del país, de algún estado o ciudad y otros sin experiencia. Todos son discursos que afirman lo que existe, lo constituido, lo dado; nadie quiere tocar ni cambiar el modelo neoliberal y su forma de acumulación de capital en pocos propietarios.

Un discurso que justifica la acción política sobre lo mismo, que repite lo mismo, es entonces planificador y administrador del mismo orden establecido. Este último produce una conciencia de rebaño, los iguala a todos con frases como “me gusta” y ”no me gusta”. Estos lenguajes apuntan a la emoción e ignoran la pregunta conforme a la razón crítica. De ahí que mucha comunicación igual, sobre lo mismo, produce incomunicación.

Los discursos que hablan sobre lo mismo, son pornográficos, juegan con la desnudez del pensamiento, lo vacían de seducción, de erotismo, de sueño, de deseos, de verdad, de lo negativo, de lo distinto. Cuando los discursos como los descritos expulsan lo nuevo, lo diferente, se revelan en la conciencia del individuo y le provocan depresión. Esta figura última presente en el modelo neoliberal de acumulación de capital infinito, desbocado, se manifiesta en el rendimiento, en el empoderamiento individualizado; persigue sus propias metas, lo dejan aislado y preocupado por no alcanzarlas por sí mismo, sin ayuda de nadie, el otro ya no existe.
Tenemos años escuchando que ya viene el cambio, según han dicho los prianistas-perredistas, que ahora sí, muerte a la corrupción, ya no más impunidad, todo transparente, cuentas claras, que vamos por la esperanza, superar la desigualdad, erradicar la pobreza, no subir precios, subir el salario… pero nunca escuchamos que quieran cambiar el modelo neoliberal que produce todo eso. Pasan las elecciones y la vida, la vida humana, sigue siendo agredida y violentada en su dignidad. Los propietarios del gran dinero saben que la vida buena existe solamente para ellos y que los pobres, los explotados, estamos a su servicio. Desde que históricamente se construyó el poder y el capital (no son ahistóricos) son hermanos, siguen gobernando, no son naturales.

El poder, el capital, los oligarcas, los propietarios, hoy en día en América Latina quitan y ponen presidentes a modo. A aquellos que se oponen a sus intereses privados utilizan las mismas instituciones de su democracia liberal para encarcelarlos (Lula en Brasil), matarlos (Salvador Allende en Chile) o cometerles fraudes en los procesos electorales (1988, 2006, 2012, en México). Este es el verdadero hombre de hierro (gran dinero), siempre en contra del hombre de carne y hueso, la vida humana, la vida digna, el buen vivir. En nombre de su democracia procedimental, que no real, material, esconden el robo de la plusvalía, la acumulación del excedente.

Es cierto, en lo pornográfico, dicen algunos autores, todos los cuerpos se asemejan, por eso los discursos de campaña carecen de narrativa. Recordemos, no olvidemos, que con las emociones no se puede narrar, no encantan, no seducen, matan el sueño, lo negativo, la utopía, lo nuevo, como visiones contrarias, como lectura distinta a lo que existe. El prianismo-perredismo, los independientes, por eso no encantan, porque van sobre lo mismo, lo igual, que es la defensa del modelo de acumulación de capital en pocas familias.

Hablar de lo mismo es rechazar la alternativa de una nueva formación social, de lo otro, lo nuevo. Por eso el pensamiento conservador, liberal, de La Dama de Hierro, Margaret Thatcher, queda como anillo al dedo:
“No hay sociedad, sino individuos”. Este es el fundamento del neoliberalismo que desde 1982 se practica en México y sigue intocado en esta campaña electoral. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino