José Padilla Alegre
El derecho y sus glosas
El liberalismo económico, un rostro
Sábado 14 de Abril de 2018
A- A A+

En un ejercicio profesional de aproximadamente 30 años en el litigio, he visto una serie de comportamientos sociales que trascienden al campo del derecho, conductas jurídicas que marcan el camino de algún grupo, sector, a toda una población o a un gremio; ya sea porque la autoridad jurisdiccional adopta nuevos criterios al resolver algún asunto –anatocismo- o porque los grupos marginales han dejado la invisibilidad (LGBTTTI), o en otros casos porque un sector considerable de la población es víctima de su avaricia (Fabianazo) o porque un gremio ha decidido asumir una postura frente al derecho con motivo de su actividad.

En esta colaboración me voy a referir al gremio que maneja el capital (dinero) en un sistema socioeconómico como el nuestro y su actitud frente a las personas que les solicitan algún préstamo, así como su prevención para el caso de impago y sus garantías jurisdiccionales ante los juzgados, toda vez que en los últimos diez años las personas dedicadas a rentar dinero están poniendo más condiciones y plazos menores para prestar dinero o autorizar un crédito, para con ello asegurar el pago de los capitales y sus intereses, pues éstos deben estar no sólo protegidos con un documento mercantil, sino que además piden una garantía prendaria y el compromiso de pago lo formalizan mediante un contrato (hipotecario, fiduciario o de prenda) que asegure en lo inmediato recuperar su inversión monetaria, así como la vía judicial expedita para hacer valer los intereses ordinarios y moratorios, además, desde luego, de un aval con capacidad de respuesta económica que permita otra garantía en previsión de que no pudiera cubrir el deudor principal con sus bienes el adeudo y sus accesorios, logrando con ello recuperar el valor del dinero que los capitalistas “ponen a trabajar”.

En la Edad Media, entre los comerciantes la palabra se honraba, es decir que los compromisos económicos que se pactaban verbalmente se cumplían, es así como surge el crédito (creer en la persona), posteriormente ese mismo gremio garantizaba sus adeudos por medio de una firma y un tercer momento es el surgimiento del pagaré (título mercantil), que conjuga palabra y firma en la formalidad de un documento, dando lugar al pagaré quirografario (el término proviene de la raíz quiro, que significa “mano” en griego). En esta forma solemne de garantizar las obligaciones económicas lo que cuenta es la firma, pero sobre todo la posibilidad de acudir a algún Juzgado para exigir judicialmente el cumplimiento al deudor a través de la fuerza coercitiva del Estado de Derecho.

Con el tiempo este documento dejó de ser de uso exclusivo entre los comerciantes y los barones del capital lo usaron para garantizar todo tipo de operaciones comerciales, pero principalmente para garantizar el préstamo de dinero en efectivo, ya que un pagaré, entre otras características, tiene autonomía, es decirque no es necesario relacionarlo con el acto que le dio origen, permitiendo una vía judicial ágil; es decir, basta con tener un pagaré vencido para acudir a un Juzgado y lograr mediante sentencia la obligatoriedad de su pago.

Pero ante la dificultad de hacer efectivo el préstamo a través de un documento mercantil ante una serie de recursos de abogados litigantes sin ética judicial al ser vencidos en un expediente, le sugieren a sus clientes argucias legales que obligan a nuevos procedimientos judiciales, con lo que alargan la agonía del deudor ya que al final terminarán pagando, y el que gana es el abogado, pues le vende una ilusión al cliente con un juicio diverso que obviamente no podrá ganar más que en tiempo.

.
.
(Foto: TAVO)


Lo anterior ha sido uno de los pretextos para aumentar las garantías al prestar dinero ya que el liberalismo económico, que es la etapa en la que se encuentra el capitalismo, donde la inversión debe ser menor y la ganancia mayúscula, razón por la que en esta época, para poder obtener dinero a crédito se ha vuelto una práctica común la elaboración de un contrato en el que se plasma la operación comercial, pero sobre todo dentro de ese contrato, bancos y prestamistas incorporan una obligación que da lugar a otro contrato y que preferentemente es un hipotecario, ya que los bienes inmuebles son los preferidos para garantizar un préstamo en atención a que permiten un gravamen; es decir, una anotación ante el Registro Público de la Propiedad, con lo que se impide su venta mientras este garantizando el préstamo, y desde luego el trámite judicial sólo sirve para rematar el inmueble y el pago o adjudicación del mismo al acreedor.

Otra práctica utilizada por los agiotistas más drástica de asegurar la recuperación de un préstamo es aquella que al igual que la anterior, queda plasmada la obligación en un contrato el que se firma con el deudor principal y el aval estableciendo sobre bienes de este último un fideicomiso irrevocable de garantía sobre bienes específicos, lo que se traduce en una garantía fiduciaria (entrega de un inmueble para garantizar el cumplimiento de las obligaciones), especial y expresa a favor del prestamista, juzgue usted amable lector el contenido de una parte de la cláusula de la garantía fiduciaria “…dicha garantía fiduciaria permanecerá con toda su fuerza legal hasta que sean liquidados completamente todos los saldos de capital, intereses ordinarios y moratorios en su caso, aun cuando excedan de tres años, gastos, comisiones, o cualquier otro accesorio relacionado con este crédito…”. Así o más asegurados los agiotistas y de este tenor son los asuntos que hoy se tramitan en los juzgados sólo para revestir de legalidad el atraco de que son víctimas quienes tienen necesidad de pedir dinero prestado.

Expediente de varios. El día de ayer quedaron instaladas las dos salas especializadas en materia anticorrupción y de responsabilidades administrativas pertenecientes al Tribunal de Justicia Administrativa; sin embargo, estimo que la denominación de cuarta y quinta Sala no corresponde a lo que señala la ley, ya volveré sobre este tema.

Tres ex presidentes en problemas de corrupción durante sus ejercicios, Nicolás Sarkozy, de Francia, con arresto domiciliario; Lula da Silva, en Brasil, con orden de regresar a prisión, y en caso de no cumplir la harán efectiva y estará en prisión, y Pedro Pablo Kuczynski, de Perú, que decidió renunciar antes de ser enjuiciado. Sin duda el problema de la corrupción es mundial y se tendrá que actuar contra ella.

Corrupción e impunidad. En la instalación de las salas anticorrupción se advierte una falta de legalidad por lo que ve al personal de apoyo con el que comenzarán a trabajar, toda vez que no fueron seleccionados a través de un concurso como lo señala la ley, y ese primer mensaje no corresponde a las intervenciones de los magistrados de apegarse a la ley, es decir, en su primer acto no está cumpliendo con las legalidades de la que hicieron gala ambos en sus participaciones en el acto de instalación.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

15 de septiembre y Ayotzinapa

Clausula de exclusión y no discriminación

El municipio libre

El Artículo 143 y sus transitorios

Derecho ambiental y el litigio estratégico

Desistimiento penal, no absolución

El derecho y sus glosas, la huelga del STAOOAPAS

Triunfo y propuesta

Los principios procesales en el procedimiento administrativo de responsabilidades

La Constitución, su función reglamentaria

Presunción de inocencia y derecho a la información

La sucesión laboral

La sucesión agraria

El liberalismo económico, un rostro

La sucesión legítima, un caso de discriminación

Las mujeres y su empoderamiento

Conflictos políticos entre poderes

Justicia partidaria o juicio de derechos del ciudadano

Diez años de justicia administrativa

Delitos especiales

El órgano interno de control

El secretario técnico del Sistema Estatal Anticorrupción

Dos instituciones agrarias

Doble maternidad

Amicus Curiae

La nueva trampa de la detención

La reedición del outsourcing

La seguridad social su procedimiento

La separación como medida de protección

La Ley de Fiscalización de Michoacán

La Ley Orgánica de la Administración Pública y el sistema de control interno

La Procuraduría de Justicia y el Sistema Anticorrupción

El Código Administrativo, su adecuación

Delitos de corrupción en Michoacán

Candidaturas independientes contra partidistas

EL DERECHO Y SUS GLOSAS

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal Anticorrupción

Ley Estatal Anticorrupción

El ilegal paro de labores y toma en la UMSNH

La reglamentación constitucional

El juicio oral familiar, comentarios

Polémica judicial

El fraude procesal

La carpeta azul y la fuerza coercitiva del Estado

El derecho al honor, criterios de la Corte

El derecho económico, tres problemas

Reforma electoral

El caso Miranda y la ilegalidad de las detenciones

Derecho de réplica

Derechos humanos, su origen

El Tribunal “burocrático”, su presidente

Seguro contra la responsabilidad

Seguro la ley agraria y el derecho privado

La codificacion laboral

El debido proceso, dos criterios

La suspensión en el amparo y en otros procedimientos

La orfandad laboral burocrática

La nueva justicia laboral

Ley de Fiscalización y Ley Orgánica de la Administración Pública

Ley de la fiscalía general de la República

El Código Penal y la corrupción

Ley del Tribunal Federal de Justicia Administrativa

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La ley anticorrupción

El sistema anticorrupción en el estado

La oralidad en 2017

A propósito de los relevos sindicales en la Universidad

Las medidas cautelares en la Ley Federal del Trabajo, una vista retrospectiva

Delitos electorales

Elección sin candidatos independientes o candidatos sin partido

La huelga de puertas abiertas

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El juicio arbitral o la justicia privada

La vigencia del nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro estado

La ineptitud, el Estado de Derecho y su costo social

La Comisión Estatal de Derechos Humanos y su falta de coercitividad

Los conflictos sobre seguridad social

A 98 años de la Constitución de 1917

Los litigantes

La jurisdicción

El seguro de riesgos de trabajo

El proyecto, en la investigación jurídica

La metodología en los estudios de Derecho

Los estudios de derecho y su práctica

Los derechos notarial y registral, y la escritura pública

El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo

El derecho a la democracia y las candidaturas independientes

El derecho al olvido, el Internet y las redes sociales

La vivienda, la seguridad social y el Infonavit

La Ley Federal de Consulta Popular

En los albores de la reforma penal

Los derechos humanos y los grupos vulnerables

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Tercera parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Segunda parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público

El contrato de mutuo con interés, el pagaré, la usura y la Corte

El amparo y su falta de regulación en materia agraria

El derecho deportivo y el futbol profesional en México

El comisionado Castillo, las leyes y las reglas de etiqueta

El nuevo juicio de amparo y la huelga del STASPE

Los derechos humanos a tres años de su implementación

Los derechos de los niños y el bullying

Las razones diversas, en las sentencias penales

Daños colaterales de la delincuencia organizada en el derecho

La huelga del STASPE, el oportuno derecho a la defensa y el control de convencionalidad