Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Juntos hubiesen hecho historia
Martes 10 de Abril de 2018
A- A A+

Las desavenencias políticas entre el Partido Encuentro Social y Morena están tomando un nivel que quizá no se había tenido, no sólo en este proceso electoral, sino de hace varios procesos. Y bueno, sobra decir que el caso tiene como referente la postulación de Fausto Vallejo Figueroa como candidato a presidente municipal.

Desde hace algunas semanas, inclusive meses, el conflicto se manifestó, llegando a oídos del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, por la aparente postulación del ex gobernador por la coalición encabezada por Morena.

Esa situación generó un problema al dirigente de dicho partido en la entidad, situación que llevó a decretar la negativa absoluta para postular al controversial ex gobernador de Michoacán como candidato a la alcandía de Morelia por parte de la coalición.

Por ello, la decisión de Morena de excluir del proceso de selección del candidato en Morelia a Fausto Vallejo provocó que el dirigente de Encuentro Social, Javier Valdespino, tuviera que implementar acciones reaccionarias para lograr la postulación de su candidato en el municipio de Morelia.

Lo anterior, de forma extraña, es una estrategia que apoya el dirigente petista, una situación difícil si se recuerda la postura que durante varios años tuvo el eterno líder zacatecano, Reginaldo Sandoval, en su posición crítica hacia el entonces priista.

Sin embargo, más allá de ello, la estrategia del dirigente del PES se centró en buscar la forma de sacar de la coalición celebrada desde principios de año entre los tres partidos políticos, prácticamente para toda la entidad, tanto para la elección municipal como en los 24 distritos del estado, al PES en la postulación en el municipio y los 4 distritos de Morelia, más el caso de Lázaro Cárdenas, a lo que le siguió la petición del PT por sacar de la coalición, además de esos municipios, a varios otros más.

Fausto Vallejo Figueroa.
Fausto Vallejo Figueroa.
(Foto: ACG)

Es así que la solicitud primigenia de Encuentro Social y el Partido del Trabajo se refería a la modificación del convenio de coalición, situación que, a decir del IEM, requería de la aprobación de un órgano nacional creado por conducto del propio convenio de coalición, en atención a lo señalado en el propio convenio de coalición y que en ningún momento presentaron ninguno de los dos partidos solicitantes de la modificación.

Situación que provocó la negativa del órgano electoral local frente a dicha petición. Sin embargo, minutos antes de iniciada la sesión en la que se emitió dicho acuerdo en sentido negativo, el dirigente estatal de Partido Encuentro Social, Javier Valdespino, solicitó ya no modificar el convenio para salirse con algunos municipios y distritos, sino que pidió salirse totalmente de la coalición.

Una petición que de conformidad con lo que la propia coalición había acordado es un procedimiento que sólo exige hacerlo del conocimiento de los otros partidos. Eso se asume como entendible, en razón a que coaligarse es una voluntad de los partidos y un derecho que ejercen si quieren y les conviene.

Es obvio que el partido de Fausto Vallejo está dirigiendo sus baterías para mantenerse personalmente en la actividad política o por lo menos en la negociación, lo que habrá que revisar son las secuelas que puede producir la decisión de separarse absolutamente de la coalición, ya que para efectos de financiamiento y mantener el registro es necesario que el partido obtenga el tres por ciento de la votación en todo el estado en la elección de diputado.

La batalla entre partidos pareciera tener de trasfondo no solamente la controversial figura del ex priista, sino también algunas situaciones de conflicto y grilla al interior de cada partido, no solamente del PES, para el caso de Javier Valdespino, ni del Morena, para Roberto Pantoja, sino también para el propio Reginaldo Sandoval, quien en busca de espacios para generar consensos presiona a los dirigidos por el segundo.

La decisión del IEM ha sido impugnada, interesante será saber qué dirección toma la resolución, ya que en cualquier escenario que se dé, tendrá un efecto directo en los resultados de la elección municipal.

Y es que si se invalida la resolución del IEM, Fausto Vallejo no será candidato y no competirá con los demás; si cambian el sentido del acuerdo del órgano local, el ex edil tendrá que negociar con algún partido o candidato para darle su apoyo por debajo y obtener algunos espacios. En cualquiera de esos escenarios el efecto puede ayudar a uno y perjudicar a otros.

Nada es lo que parece



Vaya con la dirigencia del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM), que pretende incidir directamente en la política de ingreso a la máxima casa de estudios del estado, pero igualmente pretende defender a los estudiantes expulsados por contravenir las reglas nicolitas, y no sólo porque pretende echar para abajo determinaciones del Consejo Universitario, sino porque simple y llanamente no tiene autoridad moral para hacerlo, baste un vistazo a su interior.

Conjuro



No, no es extraño que el ex líder de las autodefensas de la Sierra Costa michoacana vaya de candidato a una diputación local, lo extraño es que vaya más por el PAN que por el PRD…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo