Gilberto Vivanco González
Opinión
La depresión…mal silencioso
Viernes 6 de Abril de 2018
A- A A+

Ante el ritmo de la vida actual que está súper acelerado, tanto para hombres como para mujeres, el sistema nervioso se enfrenta a una serie de presiones que hace 40 años no vivía, entre el hogar, el trabajo, los hijos, las deudas y por supuesto los amores, nuestro cerebro y corazón, salen bastante vapuleados. Todo puede estar bien, o aparentar estarlo, pero el rostro, las expresiones felices o ecuánimes, no siempre significan paz y tranquilidad; así como tampoco el activismo y la euforia representan estar bien consigo mismo, ni mucho menos con los demás, peor aún con las personas que dices amar.

Jugamos muchos roles en la sociedad, el de padre o madre de familia, el de profesionista, el de amigo, el sindicalista, el político, el de compadre y cuñado, el de aficionado deportivo; es decir, muchas son nuestras caretas, muchas son nuestras actividades y por lo tanto existen los riesgos de fallar en una de ellas, y cuando esto sucede, perdemos el equilibrio, perdemos la motivación de vida; actuamos como robots, peor aún como zombis que son los muertos en vida. Cómo estarán las cosas que hasta incluso hoy los pequeños y los adolescentes, sufren de un tipo de depresión. La pregunta sería ¿Pues en qué mundo vivimos, o que planeta hemos construido para las generaciones, ya ni tan sólo futuras, sino actuales?

La Mental Health America, en su portal de Internet, señala que la depresión clínica es una enfermedad grave y común que nos afecta física y mentalmente en nuestro modo de sentir y de pensar. La depresión nos puede provocar deseos de alejarnos de nuestra familia, amigos, trabajo y escuela. Puede además causarnos ansiedad, pérdida del sueño, del apetito y falta de interés o placer en realizar diferentes actividades. Wikipedia anota que “la depresión (del latín depressio, que significa ‘opresión’, ‘encogimiento’ o ‘abatimiento’) es el diagnóstico psiquiátrico que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana (anhedonia). Los trastornos depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad.

Casi todos nosotros hemos sentido alguna vez, una inmensa tristeza en nuestras vidas. Esto es normal. Pero si esta tristeza o actitud depresiva continúa por más de dos semanas, se debe buscar ayuda. Sentir tristeza es normal, estar deprimido clínicamente no lo es. La depresión clínica no es simplemente una angustia, es también una tristeza o melancolía permanente. Nos lleva a sentir inútiles, sin esperanza; a veces es posible que nos queramos dar por vencidos. La depresión clínica causa pérdida del placer en la vida diaria, tensión en el trabajo y en las relaciones, agrava condiciones médicas e incluso puede llevar al suicidio.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la depresión afecta a casi diez millones de mexicanos.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la depresión afecta a casi diez millones de mexicanos.
(Foto: Cuartoscuro)

Puede afectar a cualquier persona, de cualquier nivel económico y en cualquier edad. ¡Las enfermedades mentales no discriminan! Afectan a ricos y pobres, blancos y negros, hispano, latinos y asiáticos, ancianos y niños. Sin embargo, cuando los hispanos o latinos experimentamos problemas de salud mental, debemos afrontar además de nuestra enfermedad, numerosas barreras para recibir cuidados y tratamiento adecuados. Entre las barreras más comunes se encuentran las diferencias socio-económicas, la desigualdad en el acceso de cobertura en salud, la falta de sensibilidad sociocultural en la relación paciente — proveedor y la falta de seguro de salud.

Las razones para caer en un estado depresivo son muy variadas. Algunas personas caen en depresión clínica cuando experimentan un acontecimiento emotivo en sus vidas, por ejemplo, cuando perdemos el trabajo o terminamos una relación amorosa importante. A otras personas les puede afectar como resultado de una suma de factores y acontecimientos: cuando migramos y dejamos atrás en nuestro país nuestra familia y amigos más queridos, cuando sentimos falta de habilidad para comunicarnos, cuando nos resulta difícil entender e integrarnos a una nueva cultura. Sin embargo, hay gente que puede llegar a sentirse deprimida sin ninguna advertencia previa.

A continuación se presentan algunas preguntas que pueden servir como diagnóstico para saber si tenemos algún grado de depresión: ¿Se siente triste, ansioso, o tiene un sentimiento de vacío permanente? ¿Tiene sentimiento de culpa, no le encuentra sentido a su vida, o está desesperado? ¿Tiene problemas para concentrarse, memorizar, o tomar decisiones?, ¿Se siente muy cansado, débil o sin energía? ¿Tiene problemas para dormir, padece de insomnio o se da cuenta de que está durmiendo demasiado? ¿Ha perdido el apetito y el interés en comer o, por el contrario, encuentra que está comiendo todo el tiempo? ¿Se siente irritado o desesperado? ¿Tiene dolores y sufrimientos que no se alivian por más que lo ha intentado? ¿Ha perdido interés en actividades que antes disfrutaba, incluyendo el sexo? ¿Tiene sentimientos de culpa, desespero, abandono, pesimismo o desesperanza? ¿Tiene pensamientos suicidas o de muerte? No son preguntas complicadas de contestar y pueden servirnos de mucho. Recordemos que en varios casos, se pueden presentar tres o cuatro elementos, entre más sumemos, mayores serán los riesgos.

Muchos no buscamos ayuda para tratar la depresión. Creemos erróneamente que si lo hacemos podemos ser calificados como personas débiles o sin carácter. Otras veces creemos que los síntomas de la depresión desaparecerán con el tiempo, por sí solos, "si ponemos de nuestra parte". Estas ideas son falsas. Cualquier persona que sufra de depresión, así como cualquier otra enfermedad grave, necesita ayuda profesional especializada

También podemos elegir diferentes formas de psicoterapia, que incluye tratamiento individual, familiar o de grupo. Los psicólogos clínicos, psiquiatras, trabajadores sociales y consejeros están preparados para entender y ayudarle a manejar mejor sus problemas. Aunque cabe reconocer, como ya se ha puntualizado, que en los países con menor desarrollo el factor cultural influye para no asistir a tratamientos, pero la posibilidad económica es otra limitante.

La posibilidad de tener depresión es grande ante la diversidad de actividades, pero entre más compliquemos nuestro existir, si no compartimos con los demás, si nos enconchamos en nosotros mismos y desde luego entre más seamos perezosos, hiperactivos, infieles, egoístas e irresponsables estamos más cerca de tener algún grado de depresión, perdemos el equilibrio. Quizá una de las fórmulas mágicas será intentar ser feliz tú mismo y sobre todo hacer feliz a quienes están a tu lado, a tus hijos, a tu familia y desde luego a tu pareja y disfrutar con los amigos en pleno respeto moral y ético con quien has hecho un cierto compromiso.

Una frase muy sentida sobre el tema expresaba: “es triste como un día parezco tenerlo todo y al día siguiente lo pierdo todo tan rápido”, en tanto William James recordó: “el gran descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden cambiar sus vidas cambiando su actitudes mentales”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo