Alma Gloria Chávez
Opinión
Cuando se siembran ideales
Jueves 5 de Abril de 2018

A Zapata lo asesinaron a traición en Chinameca, Morelos, un 10 de abril de 1919… y desde entonces, la memoria se echó a andar.

A- A A+

Quienes creemos en la honradez del ser humano, quienes sabemos todo el esfuerzo que va de por medio al tener en nuestras manos un producto del campo, cultivado con las enseñanzas que heredaron los más mayores, entendemos también el porqué del inmenso cariño y respeto que esas gentes sencillas llegan a tener por personajes que defendieron y hoy continúan defendiendo tierras comunales, bosques, aguas y todo tipo de recursos naturales que forman parte de la propia existencia.

Cuando mi único hijo tenía alrededor de tres años, tuvimos la privilegiada oportunidad de prestar servicio a la recién fundada Unión de Comuneros Emiliano Zapata de Michoacán. Entonces, de viva voz, conocimos la problemática y las tribulaciones que las denominadas comunidades indígenas exponían, primeramente a los abogados (encabezados por don Efrén y Evita Capiz), y posteriormente, en asamblea, ante todos los representantes de otros núcleos agrarios que, documentos legales en mano, acudían a recibir asesoría de quienes se especializaban en derecho agrario.

Al terminar las asambleas, no importando la hora que fuera, los comuneros (hombres, mujeres y niños) permanecían atentos a la lectura que hacían colaboradores (cantautores, teatreros, estudiantes de Historia, de Economía o de Filosofía) ofreciendo datos biográficos, pasajes históricos y pensamientos inspiradores de personajes tan diversos como Hidalgo, Morelos, Zapata o Doroteo Arango, así como de filósofos, historiadores, literatos y poetas nacionales y de otras latitudes.

En alguna ocasión dieron lectura de una emotiva misiva escrita por el general Emiliano Zapata Salazar, dirigida al pueblo: “El instinto popular no se había engañado, la intuición campesina tenía razón. Carranza, hombre de antesalas, legítima hechura del pasado, imbuido en las enseñanzas de la corte porfirista, acostumbrado a ideas y prácticas de servilismo y de aristocracia, entendiendo por política el arte de engañar (…) Carranza el anticuado, Carranza el vetusto, no estaba en condiciones de comprender los tiempos nuevos y las nuevas aspiraciones.

“Imposible que él, formado sobre los moldes porfirianos, encarnase las ideas de una juventud deseosa de reformas, y más inconcebible todavía y más absurdo que él llegara a ser el intérprete y el representante de esa fogosa generación que llena de confianza en sí mismas, se levantó en 1910 y volvió a erguirse en 1913, sacudiendo yugos, rechazando preocupaciones, imponiendo principios, arrasando aquí desigualdades, derribando allá exclusivismos, y clamando por el advenimiento de una nueva era que diese justicia y libertad a los oprimidos, y enérgica y virilmente refrenase los abusos, las invasiones y las ansias de dominio de esa audaz oligarquía de acaudalados que protegiera Porfirio Díaz.

“El desengaño tenía que venir, y vino, para los que creyeron en la honradez del ex gobernador de Coahuila… En momentos tan críticos como decisivos para el porvenir de la República, la revolución agraria invita a un esfuerzo común contra los déspotas, a todos los verdaderos revolucionarios del país, a todos los hombres que anhelan la emancipación del obrero y del campesino, a los que tengan fe en los destinos de su pueblo, a los que desean para sus compatriotas una era de bienestar, de trabajo, de paz, pero también de trascendentales y necesarísimas reformas… Reforma, libertad, justicia y ley. Cuartel General de la Revolución de Tlaltizapán, Morelos, de 27 de diciembre de 1917. El general en jefe del Ejército Libertador. Emiliano Zapata”.

Cuando se siembran ideales.
Cuando se siembran ideales.
(Foto: TAVO)

Desde el año 1915, en un antiguo molino del pueblo de Tlaltizapán, Emiliano Zapata había instalado su cuartel general. Atrincherado en su región, lejos de los señores patilludos y de las damas emplumadas, lejos de la gran ciudad vistosa y tramposa, el caudillo de Morelos liquida los latifundios, nacionaliza los ingenios azucareros y las destilerías y devuelve a las comunidades las tierras robadas a lo largo de los siglos. Renacen los pueblos libres, conciencia y memoria de las tradiciones indias, y con ellas renace la democracia local, la verdadera autonomía. Ahí no deciden los burócratas ni los generales: decide la comunidad, discutiendo en asamblea, dialogando, conciliando… Queda prohibido vender la tierra o alquilarla. Queda prohibida la codicia. Y los jóvenes técnicos (como don Antonio Díaz Soto y Gama), educados en universidades, llegan a Morelos con sus trípodes y otros instrumentos para ayudar a la Reforma Agraria impulsada por el Ejército Libertador del Sur.

Este fue el tremendo agravio que el general Emiliano Zapata cometió contra la clase adinerada del país: devolver la tierra a sus legítimos custodios, a quienes la conocen, la cuidan, la quieren y la cultivan. Y a traición tuvo que morir. No había otra forma para quitar del medio al hombre que enseñaba que “la vida no es sólo miedo de sufrir y espera de morir”.

En esta época de neoliberalismo, y aunque el derecho a recordar no figure entre los derechos humanos consagrados en las Naciones Unidas, hoy más que nunca es necesario reivindicar sus ideales y ponerlos en práctica, como lo hacen en todo el mundo líderes y gente de distintas culturas: no para repetir el pasado, sino para evitar que se repita. El recuerdo hace vivir a la memoria, que no sólo contempla la historia, sino que invita a hacerla.

Yo afirmo que al recordar al general, hoy muchos pueblos lograron que la memoria viva saliera de libros y museos (donde seguramente se aburre) y se mezclara con el aire, llegara a las profundidades de selvas, bosques y cañadas, costas y llanuras, inspirando a miles de hombres y mujeres que sueñan y luchan contra todos esos intereses mezquinos que sólo traen despojo, depredación y miseria a quienes viven del campo y sus recursos (que, por si no lo recordamos, son quienes cultivan los alimentos que llegan cada día a nuestros hogares).

Hoy que a nivel mundial vivimos una crisis de la supervivencia de la humanidad, se impone recordar al general que en territorio mexicano inspiró las bases de propuestas alternativas que se han originado como resistencia frente a la depredación neoliberal: “La organización colectiva, la asamblea como instrumento supremo para la toma de decisiones, las prácticas productivas orientadas por el respeto a la naturaleza, la conservación de la biodiversidad, el rescate de la cultura, los mercados justos y orgánicos y la autodefensa ante los planes capitalistas”.

Este 10 de abril saludamos con respeto a quienes han retomado luchas e ideales libertarios.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar