Claudia Aguilar
Michoacán recupera al turismo
Lunes 26 de Marzo de 2018

*Un sector en crecimiento

A- A A+

En los dos últimos años el sector tuvo un crecimiento promedio del 4.8 por ciento en generación de empleos. A ello se suma una mayor afluencia, del 11.7 por ciento en los dos años de referencia, y un incremento en la derrama económica del 7.3 por ciento.
En los dos últimos años el sector tuvo un crecimiento promedio del 4.8 por ciento en generación de empleos. A ello se suma una mayor afluencia, del 11.7 por ciento en los dos años de referencia, y un incremento en la derrama económica del 7.3 por ciento.
(Foto: Especial)

Durante los últimos dos años Michoacán ha recuperado poco a poco su posición como uno de los destinos más importantes del turismo cultural de México, y en esta temporada de Semana Santa se prepara para continuar con esa tendencia de crecimiento gracias al turismo religioso.

Según datos del Perfitur, sólo en 2017 la entidad registró alrededor de mil 288 millones de pesos de derrama económica derivados de la Semana Mayor (Días Santos) y la Semana de Pascua (toda la temporada), cuando además se registró un 5.6 por ciento de incremento en la afluencia de visitantes.

En 2017 Michoacán contabilizó a aproximadamente un millón 137 mil visitantes (Perfitur, 2017) en ese lapso, por lo que se prevé que la tendencia al alza continúe. Y dado que en los dos últimos años “tuvimos un incremento de casi un seis por ciento en la afluencia de turistas, y de alrededor de cuatro por ciento en la derrama económica, consideramos que esta Semana Santa de 2018 podamos incrementar esos números”, indicó la secretaria de Turismo de Michoacán, Claudia Chávez López.

En 2017 Michoacán contabilizó a aproximadamente un millón 137 mil visitantes
En 2017 Michoacán contabilizó a aproximadamente un millón 137 mil visitantes
(Foto: Especial)



En ello coincidió el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles del Estado de Michoacán (AHMEMAC), Juan Manuel Abud Mirabent, al estimar “un crecimiento del cinco por ciento en afluencia, con base en los dos años de crecimiento sostenido que llevamos”, después de lo que consideró “periodos muy complicados”.

Este incremento del turismo en Michoacán es significativo toda vez que, por un lado, el ingreso económico derivado representa “dinero fresco” para la entidad y porque, además, éste beneficia también a sectores vulnerables, como el de las mujeres cocineras, quienes obtienen parte del 25 por ciento del gasto promedio que hace el turista en alimentación; o la artesanía, que es el tercer rubro en importancia, según estimaciones de la Secretaría de Turismo (Sectur) estatal.

Los paseos de la fe



Debido a la conquista religiosa de que fue objeto nuestro territorio durante el siglo XVI, como parte de la conquista de América, hoy Michoacán es dueño de una extensa memoria religiosa que se traduce en patrimonio cultural, tanto material como inmaterial.

Del primero dan cuenta las capillas del siglo XVI y XVII asentadas en la región purépecha (ahí están los recintos de Nurío, Santa Fe de la Laguna, Angahuan, Cherán y otros, como muestra), o bien la arquitectura imponente de la Catedral de Morelia, o la Basílica de la Señora de la Salud, en Pátzcuaro.

Del patrimonio inmaterial son muestra las múltiples celebraciones religiosas de nuestros pueblos y ciudades producto del sincretismo entre las culturas mesoamericanas y la fe católica europea, además de la vestimenta de las etnias o la comida tradicional, cuya diversidad ha sido reconocida mundialmente (UNESCO, 2010).

Pero del pasado colonial, y especialmente de la influencia del primer obispo de la antigua Mechuacan, Vasco de Quiroga (1470-1565), nuestra entidad conserva una suerte de división del trabajo (lauderos en Paracho, artesanos de cobre en Santa Clara, de textiles en Tzintzuntzan, etcétera), que a nuestros días se expresa a través de la artesanía.

Por lo anterior, señalaron Claudia Chávez y Juan Manuel Abud, no es gratuito que Michoacán se haya convertido “principalmente en un destino turístico cultural”, y que sus temporadas más altas sean precisamente las que se relacionan con aspectos místicos o religiosos: “De las cuatro temporadas que tenemos las más fuertes son Semana Santa y la conmemoración de Noche de Muertos, porque la gente sale más a destinos como el nuestro, donde se llevan a cabo celebraciones o tradiciones ancestrales. Por eso la Semana Santa es una gran temporada”.

Segmentación del mercado



Pero no es sólo una gran temporada por el número de visitantes que arriba (sólo en las temporadas de 2016 y 2017 se contó a más de dos millones 224 mil viajantes en el estado, según los resultados del Perfitur), sino también porque, de alguna manera, los tiempos se adecúan para el tipo de visitantes que escogen a Michoacán como destino.
Es decir, generalmente el turismo que opta por Michoacán en estas fechas es mayoritariamente familiar, en buena parte interno y, además, joven.

La mayoría de los visitantes de esta temporada viajan con familia e hijos (44.1 por ciento en 2016, y 46.7 por ciento en 2017); buena parte tiene entre 25 y 34 años (hasta 47.3 por ciento en 2016) y más de la mitad (53.4 puntos porcentuales) es habitante de la entidad.

Además, está lo que la titular de la Sectur en Michoacán definió como una “hiper-segmentación” del mercado:

“La actividad turística está hiper-segmentada y ahora hay que atender todo, adaptarse”, pues el turista ha dejado de ser contemplativo; ahora quiere participar de lo que observa y, aun cuando viaja con la familia, cada uno de sus miembros espera una actividad diferente.

“Ello es benéfico porque involucra diferentes motivaciones: los papás pueden optar por una actividad cultural, pero quizá los hijos busquen otras actividades de ocio y, en fin, tenemos para todos los segmentos, porque ello también hace que incremente el gasto y que la derrama económica sea mayor” durante su estadía.

 Se han registrado números favorables para el turismo los fines de semana consecutivos, los puentes, han aportado una buena entrada económica para todos y espero que siga igual porque la seguridad está muy estable.
Se han registrado números favorables para el turismo los fines de semana consecutivos, los puentes, han aportado una buena entrada económica para todos y espero que siga igual porque la seguridad está muy estable.
(Foto: ACG)



Por eso, en Michoacán la oferta está variando constantemente. Hay tirolesas en la zona Lacustre de Pátzcuaro, rapel y viajes en kayak en las zonas con ríos y lagos, o bien ofertas culturales definidas para las ciudades coloniales (“ya no sólo son los museos, hay recorridos de leyendas y actividades relacionadas”) a fin de adaptarse a un tipo de visitante cada vez más diverso.

Una industria con empuje



El turismo es una actividad importante para Michoacán porque genera empleos, subrayó la secretaria Chávez López con base en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), según los cuales uno de cada catorce michoacanos que trabaja lo hace en el sector turístico, que aporta por sí mismo alrededor del nueve por ciento del Producto Interno Bruto en el estado.

Además refirió que en los dos últimos años el sector tuvo un crecimiento promedio del 4.8 por ciento en generación de empleos. A ello se suma una mayor afluencia, del 11.7 por ciento en los dos años de referencia, y un incremento en la derrama económica del 7.3 por ciento.

Por otra parte, hablamos de “una actividad que no depende tanto de la tecnología, que no es tan reemplazable porque depende del contacto humano, y es algo que nos caracteriza… Hay países donde el turismo aporta hasta el 25 por ciento del PIB y en eso es que trabajamos en equipo con el gobierno del estado, con los prestadores de servicios y con la sociedad”, expuso Abud Mirabent.

En general, para 2017 la entidad contabilizó a unos ocho millones 470 mil visitantes y, vale señalar, “todos estos datos corresponden sólo a empleos turísticos, contabilizados en las áreas de restaurantes y hospedaje por el Inegi (más de seis mil nuevos empleos, en los años de referencia), pues faltaría contar otros empleos generados en las empresas de turoperadores”, y aquellos de las microempresas relacionadas con el sector, añadió la titular de Sectur.

Oferta bajo el sol



Aun cuando los mayores índices de afluencia se registran en las ciudades de Morelia, Uruapan y Pátzcuaro, donde arribó el 67.8 por ciento de los visitantes en la Semana Santa anterior (Perfitur 2017), también la Costa michoacana ha registrado una tendencia positiva en los años recientes: de un 80 por ciento de ocupación en 2016 a un 95 por ciento un año después.
De acuerdo con Francisco Javier Domínguez, director de Turismo de Aquila (éste representa más del 60 por ciento del litoral michoacano), esta temporada de 2018 hay “reservaciones en el 100 por ciento” de los aproximadamente cinco mil cuartos y habitaciones disponibles.

Desde que comenzó el año, explicó el funcionario, se han registrado “números favorables para el turismo los fines de semana consecutivos, los puentes, han aportado una buena entrada económica para todos y espero que siga igual porque la seguridad está muy estable”.

A propósito de la seguridad, Domínguez Ruiz señaló que hay en marcha operativos de vigilancia por parte del municipio (a los que se suma una nueva estrategia de vigilancia en la Autopista Siglo XXI y el Operativo Semana Santa 2018 del gobierno de Michoacán), así como una presencia importante de los contingentes de Protección Civil estatal, por lo que, confió: “Pueden llegar visitantes de todos lados, desde Colima, Lázaro Cárdenas, Morelia o mucho más lejos (vienen desde Europa al Torneo Internacional de Surf), todos van a encontrar paz, tranquilidad y, aparte, unos mariscos de esos tan ricos que se comen por acá”.