Estrellita M. Fuentes Nava
El universo es el límite
Viernes 16 de Marzo de 2018
A- A A+

La maravilla del cosmos ha sido un enigma para la humanidad desde el principio de los tiempos, y hay quienes se han atrevido a tratar de develar sus misterios. El Profesor Stephen Hawking recientemente partió de regreso al Origen, dejándonos un legado no sólo de conocimiento matemático, físico y astronómico, sino también del alma, gracias a sus profundas reflexiones sobre la naturaleza humana. Este famoso físico británico, que incluso llegó a debatir las ideas de Albert Einstein, murió este miércoles 14 de Marzo en su casa de Cambridge a los 76 años.

Su vida fue llevada a la pantalla en la película “La Teoría del Todo” en donde se narra visualmente las vicisitudes por las que tuvo que pasar Hawking al padecer esclerosis lateral amiotrófica desde los 21 años, por la cual los médicos no le daban más que dos años de vida, y sin embargo se sobrepuso de tal manera que se convirtió en uno de los sobrevivientes más longevos de este padecimiento.

Gracias a su mente brillante, su curiosidad interminable y hambre insaciable de conocimiento, redefinió la cosmología en lo que refiere a los agujeros negros, así como el espacio – tiempo, lo cual plasmó en su obra “Breve Historia del Tiempo, del Big Bang a los agujeros negros” (1988). Incluso llegó a abordar lo referente a la vida extraterrestre a través de una entrevista concedida al diario El País en el año 2015 en la cual señalaba que “si los extraterrestres nos visitaran, el resultado se parecería mucho a lo ocurrido cuando Colón desembarcó en América: a los nativos americanos no les fue bien. Estos extraterrestres avanzados podrían convertirse en nómadas e intentar conquistar y colonizar todos los planetas a los que pudiesen llegar. Para mi cerebro matemático, de números puros, pensar en vida extraterrestre es algo del todo racional. El verdadero desafío es descubrir cómo podrían ser esos extraterrestres”.

El científico Stephen Hawking, en la Universidad de Cambridge
El científico Stephen Hawking, en la Universidad de Cambridge
(Foto: Especial)

Su amplio conocimiento del universo, lo hizo poner en perspectiva la naturaleza de lo humano, y nos dejó reflexiones en torno a ello: “El profundo deseo por conocimiento de la humanidad es justificación suficiente para seguir nuestro camino. El fin es nada más que una descripción del universo en que vivimos”; “Tal vez la ciencia ha revelado que hay una autoridad superior en juego fijando las leyes de la naturaleza para que nuestro universo y nosotros podamos existir”; “La condición límite del universo… es que no tiene límite”.

La mente y el alma del Profesor Hawking son la más clara representación de lo sublime que puede llegar a ser el ser humano: a pesar de tener todas las probabilidades en contra, y de lidiar con una enfermedad que aparentemente le impediría interactuar con el mundo, encontró su propia manera de hacerlo, y mejor aún, hacer masivas sus ideas y ayudarnos a entender de manera didáctica y accesible los recónditos laberintos que el universo nos impone. Y es que todos los días nos topamos con la cara opuesta de la moneda: los que abusan, mienten, roban, matan y hasta aquellos que se jactan de saberlo todo o de ser todopoderosos, sin preocuparse ni siquiera por lo que le ocurre al de al lado.

Tener una meta, un propósito trascendente en la vida y volverse inocente para descubrir la infinidad de posibilidades que el mundo nos plantea es una tarea sublime y excelsa a la que todo ser humano está llamado; el Profesor Hawking nos indicó un camino de cómo a pesar del entorno adverso, nuestra fuerza interior se sobrepone y puede llegar a sorprendernos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán