Samuel Ponce Morales
La Conspiración
UMSNH, alerta roja
Martes 6 de Marzo de 2018
A- A A+

A estas alturas, luego de que el Consejo Universitario aprobara el presupuesto 2018 de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), insuficiente para todo el año, las autoridades y las dirigencias sindicales deberían estar abocadas a establecer una estrategia para evitar nuevamente la parálisis de la máxima casa de estudios.

José Luis Segura Barragán, presbítero (Especial)
José Luis Segura Barragán, presbítero (Especial)
(Foto: Especial)

Si bien el propio rector, Medardo Serna González, ya había anunciado desde principios del año la situación que prevalecerá en 2018, la ratificación del máximo órgano de gobierno universitario sobre la situación económica no deja lugar a dudas: se trata otra vez de un año muy complicado.

Si de algún consuelo sirve, debe decirse que las universidades de Zacatecas, Nayarit, Oaxaca y Morelos están en una situación similar o más complicada que la Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, por lo que también sufrirán para conseguir los recursos extraordinarios.

Sólo en esas cinco instituciones de educación superior se atiende a un universo de 300 mil estudiantes, por lo que la Federación y los respectivos gobiernos de los estados deben actuar en causa común en favor de esas universidades por el impacto social que su actividad representa.

Queda claro que por parte de esas instituciones en crisis financiera debe haber también un sentido de muy alta responsabilidad y proceder de inmediato con los cambios y reformas que sus administraciones requieren para ayudar en mucho a la causa.

Y en esa labor entran tanto las autoridades como los trabajadores académicos y administrativos, que deben tener verdadera conciencia sobre la importancia de autoayudarse para garantizar que las puertas de sus universidades sigan abiertas por muchos años más.

La historia de Pichardo



Primero negó a sus familiares y después terminó aceptando que varios de ellos no solamente sí son sus parientes, sino que además fueron favorecidos por ella con gestiones para ser contratados en la Secretaría de Salud, incluidos hermanos, sobrinos y sus dos hijos.

La dirigente del Sindicato Lázaro Cárdenas volvió a faltar a la verdad en otro caso igual de grave: afirmó que una menor de edad había fallecido por falta de medicamentos en el Hospital de Coahuayana y el tema escaló hasta un medio de circulación nacional.

Los elementos de prueba de Pichardo fueron los supuestos dichos de los padres de la víctima, cuando en realidad la niña de cuatro años llegó en estado agónico tras haber sufrido un accidente de motocicleta el pasado 17 de febrero.

En las bitácoras del hospital quedó asentado cada paso que dio el personal médico, incluyendo un proceso de reanimación de media hora pese a que al ser recibida ya presentaba cero frecuencia respiratoria a causa de fractura craneoencefálica y choque hipovolémico que terminaron por causarle la muerte.

De acuerdo con los médicos que atendieron el caso, los medicamentos que la lideresa sindical argumenta que hicieron falta no son los indicados en este tipo de protocolos, además de que sí se tienen en existencia.

La historia inventada por la lideresa sindical involucra también a un auxiliar de enfermería que labora en el Hospital de Coahuayana y quien forma parte del grupo de Pichardo. El trabajador proviene de la Secretaría de Salud de Colima, de donde salió presuntamente por diversas violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo.

Pero acá fue reclutado sin mayor problema por la polémica dirigente, quien ya debe saber de las quejas documentadas en contra de su protegido por los directivos del hospital.

Nada es lo que parece



No era periodista pero se involucró en el medio a través de un semanario como una forma de sobrevivir; era contradictoriamente insolente y sin duda, uno de sus mayores activos no era la consideración a su avanzada edad, sino que su testimonio sobre los hechos violentos del 2 de octubre en Tlatelolco sirvió para abundar y confirmar que fue un crimen de Estado. Y es que él, como parte de los camarógrafos presidenciales, fue uno de los que filmaron de la a A la Z el hecho histórico. Si hablamos del recién fallecido Cuauhtémoc García Pineda, El Chif y/o El Matador, quien confesaría que difícilmente podría borrar las imágenes suscitadas en la Plaza de las Tres Culturas.

Conjuro



«Sin darnos cuenta, los terracalenteños del Valle de Apatzingán vivimos enjaulados por el crimen organizado»: José Luis Segura Barragán, presbítero.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano