Julio Santoyo Guerrero
El arte del engaño y el caso Anaya
Lunes 5 de Marzo de 2018
A- A A+

Para entender la política y no sucumbir a ella, todo ciudadano debería saber que el engaño forma parte de su naturaleza. En El arte de la guerra, esa obra de reflexiones sobre estrategia militar que se le atribuyen al general chino Sun Tzu, se afirma categóricamente que "todo el arte de la guerra está basado en el engaño".La política y la guerra tienen el mismo ADN, algún pensador moderno ha dicho que la guerra es la continuación de la política por otros medios, es decir, ambas actividades están hermanadas.

Se ha dicho también que en una guerra la primera víctima siempre es la verdad. Por eso, en toda búsqueda del poder político, la verdad es el bien que inmediatamente suele ser destruido. Una campaña política está hecha de grandes mentiras, de hechos inventados, de hechos deformados, de ofrecimientos mentirosos, de melosos discursos que buscan manipular los estados de ánimo de los electores, de personajes construidos e inflados con mercadotecnia muy lejos de la realidad para agradar a los votantes.

La mentira y el engaño se han apoderado de una gran parte de los contenidos de las campañas
La mentira y el engaño se han apoderado de una gran parte de los contenidos de las campañas
(Foto: ACG)

Las leyes electorales no sancionan a quienes dicen mentiras, a quienes denostan o calumnian, a quienes ofrecen el cielo y las estrellas para engañar y confundir la razón y los sentimientos de los ciudadanos. Si así fuera, las multas que por ello se cobraran representarían un caudal diario de dinero suficiente, tal vez para atender algún problema nacional. Igual que en la guerra, en la política se engaña de manera permanente; se engaña al adversario y se engaña a la sociedad, y en este empeño de engañar nadie queda afuera, lo hacen las derechas, las izquierdas y los centros. Y quienes ganan lo hacen soportados en grandes dosis de engaño y mentira, no hay ganadores que hayan construido su éxito con puras verdades.

Pero los ciudadanos, al contrario, valoramos la política desde la perspectiva de la verdad. Al ciudadano le urge que el político hable con la verdad y se conduzca ante él sin engaños, pues sabe que de no ser así las consecuencias serán fatales para su interés como ciudadano de la república. Exige que el político asuma una ética para que sus actuaciones le rindan beneficios en su vida diaria, para que lo que promete lo pueda cumplir. El ciudadano jamás aceptará el engaño como el medio fundamental para hacer política, lo repudia. Al político, en cambio, no necesariamente le interesa eso, él busca el camino más eficiente para ganar el voto, incluyendo privilegiadamente el engaño como medio para obtenerlo.

Es con el uso de estrategias de engaño, en el cumplimiento de sus duras finalidades, que llegan a chocar crudamente los adversarios políticos. El punto más tenso de ese choque se da cuando una de las partes opta por la estrategia límite y extrema de eliminar de la contienda al otro o a los otros con tal de ganar y hacerse del poder. Es una decisión de altísimo riesgo en cualquier democracia porque esa exclusión puede deslegitimar el sentido mismo de una elección, llevando al país a la confrontación, al caos y a la pérdida de las instituciones.

Si ya habíamos visto el concurso, nada edificante, de acciones engañosas por parte de todos los aspirantes presidenciales y sus fanáticos, esencialmente ofreciendo promesas inconsistentes, absurdas y ataques a sus personas, que les habían dado un lugar en las encuestas de los meses previos, nos faltaba ser testigos de la determinación extrema de una parte de los contendientes para deshacerse de un rival, el segundo en las preferencias.

En el inestable y tenso contexto de nuestra realidad nacional, el que se esté utilizando a la PGR en una coyuntura electoral crítica para armar con premura evidente un expediente, que bien pudo (si hubiera real interés en hacer justicia) abrirse antes del registro del aspirante, no deja lugar a dudas de que la motivación es política y no jurídica. El hecho es en verdad preocupante porque nos lleva a concluir que la intervención de las instituciones, comandadas por el presidente de la República, para tumbar a un contendiente, tiene el propósito de imponer una elección de Estado.

El evento representa un grave riesgo para la democracia mexicana y sus poco creíbles instituciones y deja ver que en el horizonte futuro la intervención contra otros aspirantes es inminente. ¿Quiere decir que hay carpetas semejantes para tumbar a los otros?, ¿que en su momento aparecerán expedientes contra López Obrador también para tumbarlo, o bien contra Jaime Rodríguez, Ríos Piter o Margarita Zavala para forzar declinaciones, y que en el caso de aspirantes opositores a las gubernaturas veremos igualmente el uso faccioso de las instituciones para tumbar a modo los que sean necesarios, todo para que el partido en el gobierno pueda continuar en el poder?

Podemos estar en contra de las razones políticas de cualquier aspirante, como es natural en toda democracia, pero de ahí a consentir que sean eliminados de la boleta electoral es inaceptable. Lo más sano para nuestra democracia es que todos los aspirantes que lograron cumplir con las leyes para estar en la boleta electoral deben aparecer en ella. Cada uno representa ya a un sector importante de la sociedad mexicana, perseguirlos y tumbarlos sólo generará una fractura más en nuestra escéptica República que puede echar por tierra el proceso de sucesión presidencial. Deben ser los votos de los mexicanos los que decidan la suerte política de ellos y el de la nación y no la decisión monárquica de quien desde Los Pinos comanda al partido en el poder. En ese sentido la intervención del INE es necesaria y oportuna, pues lo que está en juego es la propia elección presidencial y la paz social.

La mentira y el engaño se han apoderado de una gran parte de los contenidos de las campañas. El propósito es mentir, es engañar y por este medio hacerse del poder. El medio es lo de menos, según parece. Los costos tampoco importan, según parece. El problema es que no siempre se logra el propósito deseado, también se consigue exactamente lo contrario, y parece que eso es lo que está ocurriendo con el caso Anaya.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!