Rafael Calderón
Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux
Lunes 5 de Marzo de 2018
A- A A+

Retorna a Morelia la poeta y editora Carmen Avendaño y se hace acompañar por el catálogo de Ediciones Moneda que ha lanzado en busca de lectores desde Valparaíso, Chile. Dentro de sus novedades, incluye la Poesía, de Stéphane Mallarmé, que traduce al español Ximena Subercaseaux, y de alguna manera es memorable ya que una primera edición de ésta vio su salida años atrás en Mantis Editores y Ediciones Sin Nombre. Ahora esta antología permite recordar que se cumplen 120 años de la muerte del poeta francés. Pero el poeta francés sigue siendo el más radical de los modernos y para desentrañar parte de su poética, hay que agregar que sigue presente el rigor, el azar, el fracaso, el vacío o la búsqueda de la gran obra.

Carmen Avendaño,  poeta y editora
Carmen Avendaño, poeta y editora
(Foto: Especial)

Por esto es que quiero partir de lo expresado por Víctor Manuel Mendiola para la edición de Un tiro de dados, con traducción y memoria de Rodolfo Hinostroza, y recordar que en México el entendimiento del poeta es una experiencia remota y esencial. Pero mientras leía Un tiro de dados me llega la noticia que Carmen Avendaño retomaba su pasión de editora y que atrás quedó El árbol Ediciones, donde publicó a poetas como Ernesto Hernández Doblas y Guillermo Meléndez. Ahora su trabajado editorial sucede con el sello Ediciones Moneda. Para el caso específico de la Poesía de Mallarmé intuyo que es acertada la edición y rinde homenaje al más radical de los poetas simbolistas.

Cuando nos dejamos guiar por la sabiduría poética de Alfonso Reyes, naturalmente nos damos cuenta de que en verdad Mallarmé es una revelación moderna; algo extremo sucede con la lectura del “Soneto en IX”, que comenta magistralmente Octavio Paz y que traduce a partir de la segunda versión que es de “mayor exigencia y una concentración verbal más rigurosa”. Porque es bien sabido que del soneto se conocen dos versiones: primero de 1868 y la definitiva apareció sin título en la edición de su poesía en 1887.

Pero la compleja sabiduría que compartió Rodolfo Hinostroza alrededor del libro perfecto, único, poético, es que dijo que Un golpe de dados es “el poema más bello del mundo”. Y aquí es donde empieza el registro para leer en nuestro idioma este poema o extender la lectura a otros, por lo mismo, implica sintetizar o preguntarnos cómo han resuelto algunos traductores esa fidelidad lírica para presentarla con un magisterio de originalidad en la lengua castellana.

Creo que por una expresión como la de Hinostroza y que es ya clásica se intuye que Ximena Subercaseaux es una traductora afortunada y permite volver a leer en su versión parte de la poesía de Mallarmé. Posiblemente sea la primera aventura de un lenguaje que tiene la expresión de la libertad para reconocer de suyo lo que ella propone y expone, presenta y matiza. Los riesgos para esta aventura son muchos y muy variados. No es la primera mujer que traduce al poeta. En el pasado inmediato demostró ser Ulúlame González de León una lectora maravillosa y otras poetas mexicanas han sido lectoras de estirpe lírica inconfundible; pero Ximena arriesga, interroga, y por lo mismo el resultado de sus propuestas se vuelve lectura única: posiblemente sea ante todo un diálogo o resuelve su postura maravillosa de unidad con el lenguaje que presenta como búsqueda de entendimiento para estos días del siglo XXI.

Pero la seducción de la poesía de Mallarme es una mirada abierta al encuentro con sus lectores. Hace ya dos décadas, la revista Biblioteca de México sorprendió a los lectores con una edición conmemorativa por el centenario de su fallecimiento. Con pasión desmesurada leímos La siesta de un fauno en la versión de Otto de Greiff; asimismo nos enteramos que en México, hacia 1944, la escritora belga Emilie Noulet publicó una edición completa y cronológica de la poesía de Mallarmé, y hoy en día esa edición es una verdadera rareza bibliográfica. Pero, ¿qué se dijo por aquellos días de la edición? Para colmo, editada en francés, seguramente ante los posibles lectores pasó la noticia con el signo de la indiferencia.

Sin embargo, Alfonso Reyes sigue siendo una guía excepcional y es el lector atento y exigente. La primera coronación de sus estudios fue en 1955, con Mallarmé entre nosotros. El otro momento, más reciente, la coronación póstuma de los ensayos y estudios, los terminó de organizar José Luis Martínez, para las Obras Completas, tomo XXV, con el emblemático título: “Culto a Mallermé”.

Lo siguiente es llevar a buen puerto las traducciones de Ximena Subercaseaux.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío