Estrellita M. Fuentes Nava
En México sí se prioriza
Viernes 23 de Febrero de 2018
A- A A+

Sostener el aparato de la oficina de la Presidencia nos ha costado en cinco años 18 mil 520 millones de pesos a los mexicanos, además de que la constante en cada año ha sido que se gasta más de lo que aprueba el Congreso de la Unión, ya que lo excedido en dicho periodo fue de seis mil 748 millones de pesos. En 2016, por ejemplo, siendo que el Congreso aprobó mil 820 millones de pesos para la oficina del Ejecutivo federal, al término del año lo gastado fueron tres mil 661 millones (101 por ciento más) (Reforma, viernes 9 de febrero de 2018).

Podría pensarse que se trata de la seguridad del primer mandatario, puesto que el Estado Mayor Presidencial, con los 457 millones aprobados, así como el transporte aéreo presidencial con 402 millones, erogaron en realidad 900 millones de pesos cada uno, pero a ello también se suma el gasto de la Coordinación General de Administración de la Presidencia, que gastó 975.2 millones de pesos.

A estos casi cuatro mil millones de pesos de la Presidencia durante 2016 se suma el gasto en comunicación social. De acuerdo con análisis realizados por organizaciones independientes, el gobierno de Enrique Peña Nieto gastó en publicidad cuatro mil 779 millones 640 mil 801 pesos sólo de enero a noviembre de 2017, es decir, catorce millones 310 mil 301 pesos por día o 596 mil 262 pesos por hora. Estamos hablando de un aproximado de ocho mil millones de pesos en números redondos como cifra total en sólo un año lo que se mueve en la Presidencia.

Lo triste del caso es que mientras el gasto corriente de la oficina del Ejecutivo aumenta con respecto a lo que les aprueba el Congreso, en el desarrollo social disminuye. En un análisis que publicó el periódico Reforma el pasado 7 de febrero, reporta que de los diez programas considerados en los anexos del Informe de Finanzas Públicas presentado por la Secretaría de Hacienda, el que más recursos dejó de ejercer durante 2017 fue el orientado al desarrollo rural, ya que de sus 318 mil 906 millones de pesos aprobados, se ejercieron 292 mil 749 millones, con un subejercicio de 26 mil 157 millones de pesos. Y aún hay más: se dejaron sin ejercer once mil 277 millones para promover el uso de tecnologías y combustibles limpios, cuatro mil 517 millones a la atención de niños, niñas y adolescentes, cuatro mil 716 millones para el desarrollo integral de los pueblos indígenas, dos mil nueve para la mitigación del cambio climático, y algunos otros más.

Y siendo que estos antecedentes nos deberían servir para poder replantear de nuevo el Presupuesto de Egresos para este 2018 y reorientar el gasto, la realidad es que ello es una misión imposible: la Cuenta Pública 2017 la conoceremos a finales de abril de 2018, siendo que el presupuesto 2018 se aprobó a finales del año pasado. Y peor aún, la fiscalización de 2017 por parte de la Auditoría Superior de la Federación se dará a conocer hasta 2019. O sea que tenemos dos años de desfase. De hecho en estos días apenas la Auditoría Superior de la Federación dio a conocer el desvío de tres mil 855 millones de la Sedatu hacia universidades y cuentas bancarias aún sin identificar… pero de 2016.

 Este sistema presupuestario les ha venido muy bien a los del círculo del poder, entre los que se incluyen a los nuevos ricos ex gobernadores y a los empresarios de medios que facturan miles de millones año con año
Este sistema presupuestario les ha venido muy bien a los del círculo del poder, entre los que se incluyen a los nuevos ricos ex gobernadores y a los empresarios de medios que facturan miles de millones año con año
(Foto: TAVO)


Los aproximadamente ocho mil millones de los que dispone el presidente y su oficina (entre el gasto operativo y la nómina más lo destinado a comunicación social) equivalen a casi el mismo presupuesto que tiene actualmente Relaciones Exteriores o la Secretaría de Economía, el doble de lo que administra la Secretaría del Trabajo y Previsión Social o la Secretaría de Turismo, y cuatro veces más de lo que se destina para la Secretaría de la Función Pública o la Secretaría de Energía. También equivale a casi el doble de lo que se dejó de ejercer para pueblos indígenas en 2017 o para la atención de los niños, niñas y adolescentes, y qué decir del combate al cambio climático: es cuatro veces más (es decir que vale más publicar un spot oficial que una acción para que no acabemos fritos por el sobrecalentamiento global).

Y podría decirse que la culpa la tiene el Congreso, y quizá en parte sí sea cierto, pero desafortunadamente cuando a ellos les llega el proyecto del presupuesto, el 90 por ciento del total ya está comprometido por la Secretaría de Hacienda para gastos ineludibles como pagar la deuda externa o las prestaciones de los jubilados, por lo que sólo tienen posibilidades de incidir en el diez por ciento de éste.

Siendo que la base de quienes pagamos impuestos (que representamos el 62 por ciento de los ingresos del gobierno, más que los del petróleo en los últimos dos años), de verdad deberíamos exigir mejores resultados y menos spots. De hecho se tiene en puerta una iniciativa en el Congreso federal para regular la publicidad oficial y transparentarla. También yo preferiría que en vez de contratar a consultores en imagen y en encuestas (que es parte del gasto de la oficina presidencial), mejor destinarlo a abrir más comedores comunitarios o abastecer de medicamentos a los hospitales.

Este sistema presupuestario les ha venido muy bien a los del círculo del poder, entre los que se incluyen a los nuevos ricos ex gobernadores y a los empresarios de medios que facturan miles de millones año con año (y que encuentran la manera de no tributarlo). En países de primer mundo como los del bloque nórdico es mal vista la ostentación, y los ministros hasta viajan en transporte público o en avión comercial como cualquier mortal. El culto a la imagen presidencial de verdad que nos sigue haciendo mal en México, porque se sostiene con base en pactos económicos velados; el verdadero liderazgo debería ser moral, y ese sale gratis…

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán