Alma Gloria Chávez
Violencia entre adolescentes
Jueves 22 de Febrero de 2018
A- A A+

Aunque para muchos es conocido y cada vez parece que va en aumento, resulta un tema del que se habla poco por tratarse de una conducta que provoca daños de distinta índole, no sólo entre quienes la ejercitan y la sufren, sino también entre quienes rodean a ambas partes. Esto es la violencia y la agresividad entre adolescentes.

Dos ejemplos: la hija menor de una conocida mía estuvo a punto de abandonar su deseo de estudiar en Morelia el bachillerato que le permitirá cursar la carrera que ha elegido. Y no es que haya perdido el interés, tampoco por dificultades académicas, económicas o familiares. Sencillamente estaba siendo víctima de acoso y hostilidad por parte de otras adolescentes “compañeras” de grupo que la tenían atemorizada.

Estos dos jóvenes fueron víctimas de lo que popularmente hoy se conoce como bullying
Estos dos jóvenes fueron víctimas de lo que popularmente hoy se conoce como bullying
(Foto: TAVO)

En este caso, cuando la chica habló con sus padres de lo que ocurría en la escuela, ellos le preguntaron, con toda lógica, si tenían conocimiento de estas manifestaciones irregulares entre alumnos sus maestros. Por supuesto, la respuesta fue afirmativa. Así que juntos (alumna y padres) hablaron con la autoridad responsable de la escuela sólo para obtener como respuesta muchas evasivas y una absoluta falta de compromiso por parte del personal docente: “No podemos cambiar las actitudes de las jóvenes”, “mire que hasta han obligado a renunciar a algunos profesores…”.

Esta joven también habla del dolor que le provocaban las frases hirientes o francamente discriminatorias por parte no sólo del grupo acosador, sino también de otras chicas que se decían sus amigas o habían sido, en algún momento e igual que ella, agredidas y ahora adoptaban las mismas actitudes violentas o agresivas en sus relaciones. Al entender que a pesar de su denuncia nada iba a cambiar, apoyada por sus padres decidió inscribirse en otra escuela, en la que encontró mejores relaciones y un principio de autoridad basado en el respeto y una buena comunicación entre profesores y alumnado.

Otra experiencia que me fue confiada es la de un joven que también se vio obligado a cambiar de escuela (y de bachillerato) porque tuvo la osadía de defenderse y no permitir los tratos violentos que imponía un pequeño grupo de bravucones, sobre todo para hostilizar a los de nuevo ingreso.

Trataban de obligarlo a tomar bebidas alcohólicas dentro de la escuela. a “piropear” a las compañeras de manera ofensiva, empleando palabras vulgares o despectivas, o igual, lo retaban a tocar de manera inadecuada a compañeras de otros grupos o a las mismas maestras. También hacían uso de sus móviles para tomar fotos comprometedoras de chicas que luego hacían circular por las redes, desprestigiando a quien tuviera la mala fortuna de ser blanco de sus agresiones. Al no estar de acuerdo y tratar de evitar su compañía, él se convirtió en víctima de los abusos del grupo dominante y sujeto de burla para la casi generalidad del salón.

A pesar de que algunos compañeros también habían vivido situaciones parecidas, ninguno estuvo de acuerdo con presentar alguna queja. E inútiles fueron las denuncias que intentó hacer ante maestros de grupo o ante el mismo director de la escuela, quienes primero escucharon y pretendieron hacerle creer que preparaban una estrategia para abordar el problema de manera integral; luego dieron largas al asunto y, finalmente, pretextaban cualquier cosa para eludirlo. Y en tanto, las agresiones en su contra iban en aumento ya que al parecer alguno de los maestros informó a los acosadores de la denuncia hecha y una tarde, al salir de clases, fue golpeado por dos individuos desconocidos, sin motivo aparente, puesto que no le robaron ninguna pertenencia.

Estos dos jóvenes fueron víctimas de lo que popularmente hoy se conoce como bullying. La joven, en una escuela particular; él, en una preparatoria de la Universidad Michoacana. Ambos poseen mucho en común: cuentan con el apoyo y buena comunicación con sus padres, quienes les han educado para tener confianza en sí mismos; han tenido la valentía de denunciar y, lejos de guardar resentimiento, se han convertido en promotores del respeto en todo tipo de relación.

Sin embargo, existen muchísimos casos en los que aquellos jóvenes que fueron víctimas de violencia adoptan las mismas actitudes que les lastimaron y las utilizan en contra de sus propios hermanos menores u otros adolescentes en situación vulnerable.

Especialistas en el tema mencionan que “la juventud ha desarrollado su historia bajo un modelo hegemónico que desde los estudios sociales ha sido denominado ‘adultocéntrico’, esto es, son los adultos quienes en gran medida definen los marcos de desarrollo individual y colectivo en que las y los jóvenes pueden insertarse en una sociedad que permite la agresión hacia quienes no encajan en modelos preestablecidos”.

Es en la adolescencia cuando se acentúa en todo joven la idea de que hay que relacionarse con quienes resulten parecidos en actitudes o “gustos” y se sienten más fuertes cuando en el grupo hay uno o varios que son más débiles. Para ello los descalifican o los discriminan pues les cuesta aceptar lo diferente porque lo sienten como peligroso. A esta edad los medios de comunicación ya han cumplido su cometido: la cotidiana exposición de violencia en ellos aumenta la probabilidad de comportamientos agresivos y antisociales.

La violencia no es privativa de ninguna clase social y la misma modifica escalas de valores. La agresividad y la violencia en las aulas, actualmente, es parte de la vida de todo docente. Por tanto, resulta verdaderamente apremiante que la comunidad educativa toda se encuentre preparada para actuar como agente de cambio y transformación, con un programa basado en la comunicación, el diálogo y la prevención… tomando en cuenta además que existen instancias coadyuvantes en esta tarea.

En la medida en que el ser humano se pueda aceptar por lo que es, incluyendo las diferencias, utilizando la palabra como mediadora y anticipadora de los actos y encontrando en la solidaridad un camino, podrá comenzar a dar las primeras respuestas y poner un alto a la violencia.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar

“Non omnis moriar”