Alejandro Vázquez Cárdenas
Una alternancia fallida
Miércoles 21 de Febrero de 2018
A- A A+

Después de dos sexenios con un partido “de oposición” en la Presidencia de la República, de 2000 a 2012, el votante mexicano, desilusionado por los pobres resultados del cambio, decidió, con cierta lógica, darle de nuevo una oportunidad al PRI, llevando a la Presidencia a un maniquí bien vestido y peinado, acabado ejemplar de lo que nos querían vender como el “nuevo PRI”, pero que a la postre resultó ser más rancio que el “viejo PRI”.

La gente percibe que el sexenio de Peña Nieto está marcado por la corrupción, por la grosera y burda protección a gobernadores manifiestamente rateros; las personas se cansan de tanta impunidad, se incomodan al ver la falta de voluntad para aplicar la ley
La gente percibe que el sexenio de Peña Nieto está marcado por la corrupción, por la grosera y burda protección a gobernadores manifiestamente rateros; las personas se cansan de tanta impunidad, se incomodan al ver la falta de voluntad para aplicar la ley
(Foto: Especial)

Cierto que quizá algunos ilusos pensaban que poco menos que mágicamente, después del triunfo de Vicente Fox, en pocas semanas estaríamos ingresando a la lista de los países del primer mundo, resueltos ya por el dedo todopoderoso del presidente los graves problemas de desempleo, inseguridad, pobreza, marginalidad, corrupción y otros, con culpables identificables. Otros quizá más bien esperaban un verdadero "ajusta de cuentas", reeditando una moderna versión de los jacobinos Robespierre, Saint Just y Marat con su sangriento "Comité de Salvación Pública", posterior al triunfo de la Revolución Francesa. O para tomar un pasado más reciente, al estilo de los triunfos de los partidos totalitarios, los cuales, al instalarse en el poder, proceden, si es necesario, a la eliminación física de enemigos y opositores políticos, sin más trámite que juicios sumarísimos, tal como se dio en Corea del Norte en la segunda mitad de los 40 y en Cuba en los primeros meses de 1959. La idea no deja de tener sus aspectos atractivos, imagino que muchos hemos soñado con ver colgados en los postes más altos a los grandes saqueadores del erario y a los verdaderos jefes del contrabando y el narcotráfico que, intuimos, se encuentran entre los principales políticos tricolores del pasado reciente.

Como semejantes soluciones no son practicables hoy día, se esperaba una cruzada anticorrupción apegada a la ley pero con ejemplar firmeza, pero después de doce años el resultado fue lamentable, se desperdició el gran apoyo inicial que hubiera permitido firmar el certificado de defunción del irreformable PRI, y se dejó intacta la corrupta estructura operativa del pasado régimen, cometiendo el mismo error de Francisco I. Madero que, al llegar al poder, se distanció de sus aliados naturales y dejó plagado su gabinete de elementos ambiciosos, incompetentes y traidores como Félix Díaz, Bernardo Reyes, Blanquet y el asesino Victoriano Huerta.

Y hablando de inseguridad, la falla la encontramos en gobiernos de todos los colores, tanto el PAN como el PRI y el PRD han sido omisos en el cumplimiento de sus obligaciones, sobre todo cuando se trata de usar la fuerza pública para resolver un problema generado por beligerantes y manipulados grupos, que por numeroso o ruidoso que sea no representan ni remotamente a la mayoría de los ciudadanos de una ciudad o estado. En el caso concreto de Michoacán, donde hemos tenido gobiernos del PRD y PRI, la impunidad de la CNTE es emblemática, seguimos padeciendo continuamente bloqueos de vialidades, autopistas, casetas de peaje, secuestro e incendio de autobuses y vehículos oficiales, robo a tiendas, daño a propiedades particulares, tomas de edificios públicos y otros actos, todo ante la temerosa o complaciente mirada de las “autoridades”, que sólo simulan cumplir su deber.

La gente percibe que el sexenio de Peña Nieto está marcado por la corrupción, por la grosera y burda protección a gobernadores manifiestamente rateros; las personas se cansan de tanta impunidad, se incomodan al ver la falta de voluntad para aplicar la ley y quizá, progresiva e irreversiblemente, la ciudadanía se prepara para aplaudir la llegada de un político de mano dura que les diga lo que desean oír, que estructure su programa montándose en la creciente irritación ciudadana en contra de los corruptos gobernantes actuales. Ejemplos en nuestra América Latina los hay, cosa de repasar la historia: Juan Domingo Perón en Argentina, Getulio Vargas en Brasil, Evo Morales en Bolivia y Hugo Chávez en Venezuela, todos llegaron al poder por la vía de los votos y apoyados por una ciudadanía harta de la corrupción. Nos agrade o no, el gobierno de EPN ha sido el principal impulsor de la carrera de AMLO a la Presidencia, un candidato populista, violento, ignorante, inculto e intolerante, y que para desgracia de México es probable que gane usando la justificada irritación de la ciudadanía y que el 2 de julio sus violentos y resentidos fanáticos nos griten “ahora verán”.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo