Julio Santoyo Guerrero
Desdén suicida
Lunes 19 de Febrero de 2018
A- A A+

Cierto modo de pensar de nuestra modernidad, que es dominante en las concepciones de vida de las sociedades actuales, está convencida de que el mundo que habitan está ahí exclusivamente para satisfacer a la especie humana, sin ninguna responsabilidad en correspondencia. Un modo de pensar que es ya insostenible por el daño que ha ocasionado al equilibrio ambiental y para la sobrevivencia de la "inteligente" especie humana.

La implícita concepción de que todas las manifestaciones de vida del mundo son eternas, renovables y sustituibles con la tecnología, y para solaz de nuestro ego hedonista, nos ha llevado a la destrucción insensata de nuestro hábitat. El aliciente económico de obtener ganancias de la vida vegetal, animal y mineral, viendo en ella sólo mercancías, ha motivando tantas locuras que nos ha llevado hasta el punto en que hemos puesto en riesgo al planeta.

Seguimos perdiendo ecosistemas con el cambio de uso de suelo
Seguimos perdiendo ecosistemas con el cambio de uso de suelo
(Foto: Cuartoscuro)

No obstante los esfuerzos de las naciones para que sus sistemas educativos aborden el tema ambiental para que sus ciudadanos desarrollen actitudes valorales de alta estima por la biodiversidad y competencias para preservarla, restaurarla y aprovecharla dentro de la sostenibilidad, y que los gobiernos hagan aprobar leyes tendientes a parar la devastación, previniendo y sancionando a infractores ecocidas, la inercia destructiva parece imparable. Seguimos perdiendo ecosistemas con el cambio de uso de suelo, seguimos realizando prácticas productivas que generan contaminación, no avanzamos con la rapidez que se requiere para la sustitución de tecnologías agresivas por tecnologías verdes. El mundo, nuestro país, siguen dependiendo en un altísimo porcentaje de energías fósiles.

El tiempo crítico cada vez está más cerca de alcanzarnos. De por sí hemos perdido riqueza biológica que ya no recuperaremos. Millones de hectáreas de antiguos bosques convertidas a usos distintos, fraccionamientos o cultivos, que causan la desaparición o disminución de aguas superficiales y subterráneas, hacen sonar la alarma por la diminución, a ritmo acelerado, de la disponibilidad del agua para el consumo humano y para alimentar los ecosistemas que hasta ahora se han salvado de nuestra destrucción. Caminamos, con terquedad estúpida, hacia nuestra propia destrucción y presumiendo como logro de la humanidad el "dominio" de la naturaleza para el "progreso de nuestra civilización".

Estamos reaccionando tarde y de manera insuficiente ante el ecocidio consentido que nuestra civilización justifica ordinariamente en nombre del "progreso" y el "bienestar" egoístas. Ni la educación ni los nuevos ordenamientos jurídicos, como tampoco los acuerdos globales firmados por los gobiernos de las naciones, han logrado modificar de manera sustancial y rápida la relación del hombre con su entorno natural.

Sin embargo, es en estos ámbitos de la acción por donde debe continuarse. Los gobiernos deben revisar y evaluar los alcances que en materia educativa se están alcanzando. La formación urgente de una conciencia ambiental sustentada en valores ambientales es crucial. Todos los ciudadanos deberíamos ser practicantes entusiastas de hábitos y valores en pro de la vida natural y reclamantes firmes de políticas verdes, y esto sólo se logra con educación.

Frente a la urgencia ambiental y para completar la transformación de nuestra concepción moderna, fundada en el egoísmo, es imprescindible la modificación de todas aquellas prácticas productivas que están soportadas en la destrucción ecocida. La gran reforma económica que debemos cursar debe basarse en un cambio de la fuente energética, transitar urgentemente de las energías fósiles a las energías ecológicas. Definitivamente la promoción del comercio de productos vinculados a cadenas ecocidas deben prohibirse y sacarse de los mercados. Las normas ambientales deben ser explícitas en todos los productos que se exportan y desde luego en los que se importan. No debe haber ningún aliciente económico para los productores que han sacrificado bosques, aguas y ecosistemas.

Algunos valores centrales de nuestra decadente civilización moderna deben cambiarse. La perspectiva de placer-consumo, naturaleza-mercancía, como estatus civilizatorio de las sociedades actuales, debe modificarse. En su lugar debemos asumir la naturaleza como fuente de nuestra vida y el consumo para necesidades vitales sin daño a terceros ambientales.

Lástima que hasta ahora esté prevaleciendo el desdén, ignorando que a nuestro alrededor el mundo, que es el sustento de nuestra vida, lo estén destruyendo los intereses económicos, la ignorancia ciudadana y la inacción de los gobiernos. Desdén que es suicida y del que cuando salgamos siempre será demasiado tarde para revertir los daños a la vida perdida y las expectativas de la propia vida humana.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica