Viernes 9 de Febrero de 2018
A- A A+

Cuento corto - segunda de tres partes-
Acuitzio es una ciudad promedio del país, cuenta con ciento noventa mil habitantes, dentro de los límites permitidos por las leyes del país sobre densidad demográfica por núcleo poblacional, en el nivel II. Existen tres tipos de núcleos, su distinción estriba en la cantidad de habitantes. Sólo las ciudades capitales pueden tener hasta quinientos mil habitantes y un mínimo de doscientos mil; siguen las ciudades que pueden tener un máximo de doscientos mil y un mínimo de cien mil habitantes, y por último están los pueblos, nivel III, en el cual el número menor de habitantes era de cincuenta mil habitantes y el máximo de cien mil. Los caseríos se han extinguido, la gente entendió que la vida no está ni en las conglomeraciones ni en la vida totalmente campirana.La única excepción del país, por ley y costumbre, lo es la capital del país, la mextrópoli, llamada oficialmente Ciudad de México, que puede albergar hasta diez millones de habitantes, incluyendo lo que siglos atrás se conocía como zona conurbada, la cual ya no existe. Todo lo que está conurbado a la megalópolis inicial, ahora es parte formal y material de la ciudad, bajo un sólo gobierno y denominaciónLas autoridades eran meticulosas en este tema de los límites demográficos. Las políticas públicas que originaron estas circunstancias de ubicación poblacional, empezaron a finales del siglo XXI, cuando inercialmente, ante las carencias de las grandes ciudades (arriba de quinientos mil habitantes) se empezó a repoblar poco a poco el campo y con esto los pueblos y las hasta entonces pequeñas ciudades.

Las autoridades viendo que el bienestar que se podía brindar en ciudades medianas, era superior al que se generaban en pequeños o en grandes núcleos, decidió hacer de este repoblamiento una política pública obligatoria y con estrictos controles para mantener los números máximos y mínimos.

Obviamente, Acuitzio por su cercanía con la capital michoacana y ante la política de despoblamiento, fue de los primeros pueblos michoacanos que se trasformaron en un abrir y cerrar de ojos en ciudades pujantes, como si hubieran consumido anabólicos.

Troy al cumplir quince años edad, como todo hombre y mujer mexicano del siglo XXIII; tuvo la disyuntiva entre escoger un viaje en el presente o un viaje al pasado. En las clases sociales menos afortunadas, el viaje al pasado es un lujo, por lo que el regalo tradicional a los quinceañeros es un simple viaje, sin embargo, en las clases medias y altas de la sociedad actual, el viaje al pasado se ha convertido en una opción común, que compite al tú por tú con los viajes a Europa Unificada.

La vieja Unión Europea después de estar varias veces en el siglo XXI al borde la separación, no sólo sobrevivió, sino que evolucionó a un ente nacional sin fronteras conocido hoy como: Europa Unificada.

Troy, apasionado de la historia de su país, optó por el viaje al pasado. Una hora de realidad virtual intensiva le esperaba. Había decidido dividirlo en dos partes, media hora la dedicaría a conocer algún momento preciso, público y notorio de la historia patria del siglo XXI y para la otra media hora escogería algún punto al azar del tiempo en Michoacán de principios del mismo siglo, su siglo de la historia favorito, para ver la cotidianeidad de esa época.

Y fue en los primeros minutos de su estancia en el mundo virtual, para mayor precisión, en el Morelia virtual del veinticinco de septiembre de 2013, que se percató de una mujer que captaría su atención para siempre, la simple michoacana que habíamos decidido llamar Ireri al principio de este cuento.

Tardó tiempo en comprender qué es lo que había llamado tanto su atención. La respuesta era obvia para ojos con más tramo de vida recorrido, pero no para un jovenzuelo de tres lustros recién cumplidos. Por fin encontró el porqué: era una mujer de piel morena, algo no visto en la sociedad mexicana del siglo XXIII, al menos no fuera de la pobreza extrema o fuera de los campos especiales para personas con un nivel de pigmentación oscura superior al permitido para un país en el que la supremacía hispánica había triunfado después de varios siglos de relativa cohabitación con los pobladores originales. Lo que los gringos habían hecho en los primero años de conquista, a los descendientes de España les costó varias centurias.

Continuará…

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano