Hugo Rangel Vargas
Tuxpan: la flor del Colibrí
Viernes 9 de Febrero de 2018
A- A A+

Una ebullición de colores y aromas, un grito de belleza lanzado al anonimato, una seducción silente que se abre al aire, la premonición de cambios de estación o bien de la llegada de la prosperidad convertida en fruto de la tierra; vestida de pétalos y pistilos, la naturaleza siempre se dispone elegante e inerme a regalarnos sus flores.

La flor del Colibrí
La flor del Colibrí
(Foto: TAVO)

Entre serranías rodeando la pequeña hondura de un valle, con riscos elevados y escarpados, enclavado en un mundo milenario que fue la frontera en disputa entre dos imperios; este territorio conserva en lo más profundo de su identidad a la flor de su autonomía, legado de habitantes inconquistables, que construyeron con su alianza con los purépechas el dique para preservar la fuerza de su libertad.

Tuxpan es por antonomasia el pueblo de Michoacán donde nacen las flores y donde además se abre como ellas, un grito de originalidad hacia el resto del estado y del país. En plena festividad de su producto más productivo y rentable, las flores, este municipio del oriente michoacano hoy recuerda sus glorias agrícolas que lo han hecho un territorio con rendimientos superiores a la media nacional en al menos una decena de cultivos y muestra también los logros de lo que podría ser el inicio de una revolución ciudadana, inspirada por el ave que es atraída por las abundantes flores de su territorio: el colibrí.

Con singularidad, la administración municipal ascendida en el 2015 y encabezada por Jesús Mora, ha abierto un proceso de empoderamiento ciudadano desde el gobierno de ese territorio y ha hecho de la participación de los tuxpenses el eje articulador de una política social ambiciosa. Inspirado quizá en las experiencias utopistas de la izquierda latinoamericana, que consideran que los procesos de autogestión y organización social comunitaria son el brazo generador de capacidades para la superación de la marginación, el programa Colibrí incluye una serie de componentes que atacan a este lastre desde sus múltiples manifestaciones.

Mora González, un joven alcalde, se ha atrevido a dar el paso al frente en un área de las políticas públicas que parecía vedada para la izquierda: la política social. Y es que los intentos por erradicar la pobreza en el país con programas focalizados y articulados desde la visión neoliberal, no han dado pie con bola en un país que ve crecer pobres por doquier a pesar de los recursos millonarios que reciben las áreas de la administración pública orientadas a su atención.

El elemento novedoso del Programa Colibrí, instrumentado en Tuxpan por el actual gobierno, es la participación de sus beneficiarios a través de una red de enlaces comunitarios quienes supervisan las acciones del programa que incluye apoyos de alimentación, huertos de traspatio, compras consolidadas de alimentos e insumos agrícolas para brindarlos a sus beneficiarios a precios por debajo de los del mercado, así como apoyos escolares y a la salud.

Este tejido de ciudadanos que se movilizan en la totalidad de las localidades de un municipio cuya composición es eminentemente rural, contribuye además a reestablecer la más elemental confianza hacia el prójimo; valor perdido en una entidad asolada por la violencia y la inseguridad.

El encuentro entre semejantes, entre seres que habitan el mismo territorio para trazar una visión conjunta, para establecer una ruta de cooperación que intente superar el mal común que les aqueja; es el mayor logro, la más grande flor que ahora el colibrí regala a los tuxpenses; como el karma que devuelve, de parte de esa ave, la recompensa por la generosa hospitalidad de ese magnífico territorio michoacano.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones