Hugo Rangel Vargas
Del “ya me cansé” al “mal humor”
Viernes 29 de Abril de 2016
A- A A+

El país se desdibuja entre ríos de sangre y baños de fuego que concurren por doquier, dejando tras de sí la estela de un profundo dolor que se contiene ante la imposibilidad de la catarsis social. Y es que si un sexenio amenaza con ser trágicamente violento, es el que transcurre bajo el mandato de Enrique Peña Nieto.

Del tamaño del drama dan cuenta los más de 57 mil mexicanos asesinados y los cuatro mil 500 secuestros que han ocurrido desde que el mexiquense asumió el poder, cifras que, de proyectarse tendencialmente, arrojarían un periodo de violencia más cruel que el que sufrió el país bajo el calderonismo.

Enfrentar la ola de crímenes y atrocidades demandaba del gobierno de la República una estrategia mucho más profunda que la del simple control de daños mediático
Enfrentar la ola de crímenes y atrocidades demandaba del gobierno de la República una estrategia mucho más profunda que la del simple control de daños mediático
(Foto: Cuartoscuro)

Pero para el colmo de la ignominia, en la historia moderna del país nunca habría cobrado tanta fuerza aquella frase según la cual un muerto es una tragedia, pero un millón de muertos es una estadística. 57 mil muertos han sido una estadística horrenda para el país, pero 43 han significado la desventura y la piedra de toque del peñanietismo.

Enfrentar la ola de crímenes y atrocidades demandaba del gobierno de la República una estrategia mucho más profunda que la del simple control de daños mediático. Mientras miles de ciudadanos se debatían en la incertidumbre de una guerra que nadie, excepto el gobierno, había declarado y que había trascendido al calderonismo; los talentos del equipo gobernante apenas servían para cocinar acuerdos palaciegos y pomposas ceremonias, así como para ayudarle al presidente a esconder la cara en el extranjero en cada momento de crisis.

La respuesta del gobierno frente a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa no es un hecho aislado de frivolidad y desatino. El “ya me cansé” del entonces procurador Murillo Karam fue acompasado del “ya supérenlo” de su jefe, Enrique Peña Nieto, frases que tienen el fondo una actitud cómplice y desdeñosa ante aquel horror que conmocionó al mundo entero, cuando no podrían develar la existencia de bloqueos y entorpecimiento por parte de las autoridades tendientes a evitar que se llegue al fondo en las investigaciones.

No se hace necesario tender un hilo de Ariadna para andar por el laberinto de las declaraciones del presidente de la República. La misma tónica sosa de la estulticia que exhibe cada que se confunde en temas como la geografía del país, es la que ha dejado evidenciada en afirmaciones insulsas como “ya sé que no aplauden”, o en aseveraciones sobre el precio del kilo de tortilla semejantes a “no soy la señora de la casa pero ha de estar entre siete u ocho pesos”. La congruencia presidencial no demanda mayores esfuerzos para descifrar su frivolidad.

A este rosario de necedades se ha sumado recientemente la afirmación de Enrique Peña Nieto de que pese al “mal humor social”, el país avanza. Esta lamentable declaración esconde la misma lógica de pretender administrar la percepción de la opinión pública en torno a los desatinos del gobierno federal, los cuales son minimizados al punto de llevarlos a la condición de un simple estado de ánimo de parte de la sociedad mexicana.

Si la violencia que vive el país no es lo suficientemente objetiva como para poder aseverar que el “mal humor” tiene sustento, entonces habría que agregar el mal desempeño de la economía que ha comenzado a impactar en los niveles de empleo y sumar a ello las escandalosas exhibiciones de corrupción ocurridas durante el presente gobierno, así como las recurrentes violaciones a los derechos humanos. Ahí, “sin cansarse mucho”, el presidente encontrará las razones difícilmente “superables” del “mal humor social”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas