Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Cultura y arte contra la violencia
Miércoles 7 de Febrero de 2018
A- A A+

Jiquilpan guarda uno de los espacios más importantes de inicios de la época posmoderna de Michoacán. Sí, estamos hablando de la Casa Museo Atrio El Porvenir, un espacio de la sociedad civil que cuida la Fundación Feliciano Béjar. Dicho espacio funcionó como tienda con todos los artículos necesarios para atender las necesidades de las poblaciones, desde canutos de hilo, clavos, libros, materiales de construcción, papelería variada y un sinnúmero de elementos para las necesidades de la población de principios del siglo XX.

La Casa Muse Atrio El Porvenir, un espacio donde los dueños asistían a sus clientes, era un espacio donde seguramente se fiaba la mercancía a la palabra, y era un espacio donde había de todo, aunque fuera poquito. Era un espacio igualmente que no requería de tarjetas de crédito, aún no se inventaba dicho instrumento ni estaba abierto para que el público se sirviera lo que quisiera, no. Este espacio, que no contaba con la estantería abierta al público y pago con tarjeta de crédito, fue el antecedente de lo que después conoceríamos como espacios para el consumo y el pago con tarjetas de crédito en los llamados supermercados, y que hoy funcionan bajo un esquema para el hiperconsumo y la hiperindividualidad, que tanto daño han hecho a la sociedad y que han generado mucha violencia y una ética individual.

Jiquilpan avanza en su portafolio cultural al contar ya con dos casas museo, cuyas acciones serán gratuitas, mismas que han serán fortalecidas por el Patronato de la Fundación.
Jiquilpan avanza en su portafolio cultural al contar ya con dos casas museo, cuyas acciones serán gratuitas, mismas que han serán fortalecidas por el Patronato de la Fundación.
(Foto: Especial)

Dos espacios que fueron propiedades de los Béjar, hoy ambos edificios en pleno Centro Histórico de Jiquilpan, son ya espacios culturales y museográficos para la atención del público. Lo digo porque el pasado 3 de febrero, en punto de las 17:30 horas, dio inicio el acto protocolario al cual asistieron los vecinos del Centro Histórico de Jiquilpan y sus colonias, así como diversas personalidades que estuvieron en el presídium, como Jesús González Schmal, autoridad de la Ciudad de México; Martin Foley, Martín Feliciano, Rosario Jovanini, Juan Navarrete, Efrén Hernández. En este importante evento también estuvieron miembros del Cabildo del municipio de Jiquilpan y autoridades estatales, así como de distintas entidades académicas como el Campus Jiquilpan de la UNAM, de El Colegio de México, de la UCEM, entre otras instancias, y desde luego de las organizaciones de la sociedad civil y de los órganos autónomos de los derechos humanos.

Cabe resaltar la participación del González Schmal, quien se congratuló de estar nuevamente en el pueblo de Jiquilpan y ahora abriendo las puertas de un nuevo museo para el fortalecimiento de la cultura y el arte a la sociedad civil; él destacó la labor altruista y artística del maestro Béjar y del maestro Foley.

También González Schmal precisó la importancia de que Jiquilpan cuente con este espacio cultural Casa Museo Atrio El Porvenir, y en él se resguarden importantes obras pictóricas que retratan el México moderno. Se sorprendió de la organización y coordinación de los arquitectos, personal operativo, curadores y demás operarios que lograron a un año una magna obra restaurada, cuya construcción del edificio es ya centenario, 1903. Este museo inicio su obra re dignificándose y dando sentido artístico y estético a las obras que en él ya se encuentran.

La Casa Museo Atrio El Porvenir cuenta con dos plantas, la planta inferior atenderá diversos talleres, entre ellos: Elaboración de Gabanearía, la Escuela de Música Consuelo Béjar, talleres de pintura y lectura. En tanto que en la parte superior estarán expuestas obras de la Escuela Mexicana de Pintura.

Un espacio que albergará artes visuales, cultura, exposición y espacios para la lectura y el empoderamiento de la sociedad de Jiquilpan, y desde luego de los habitantes de los municipios aledaños que quisieran intervenir en los talleres y diversas actividades recreativas y formativas.

Jiquilpan avanza en su portafolio cultural al contar ya con dos casas museo, cuyas acciones serán gratuitas, mismas que han serán fortalecidas por el Patronato de la Fundación. Ahora estos dos espacios, así fue desde su creación están encaminados en contribuir con la sociedad y para la sociedad en su empoderamiento. Mientras más cultura, más arte, más educación, menos violencia, menos discriminación, más cultura para la paz social y la convivencia humana.

Así, después de los comentarios de las representantes de la sociedad y el gobierno se llevó a cabo la inauguración, dándose por fin el levantamiento de la cortina de la antigua tienda, entre aplausos y muestras de cariño y lágrimas por todo el trabajo en este espacio invertido, surgieron ya los acordes de los alumnos de la escuela de música, quienes en un vasto repertorio deleitaron a los presentes con melodías en lo que hoy es ya su salón de la escuela de música. Acto seguido entraron al segundo piso para apreciar las obras pictóricas, para posteriormente hacer que los asistentes accedieran a la Plaza Pública Jiquilpan de Juárez, conocida por todos cómo el atrio de San Francisco.

El evento finalizo con un brindis. Desde mi trinchera y como observador de los procesos de fortalecimiento de diseño, remozamiento y de curaduría, debo reconocer el gran talento y amor por este espacio que ha tenido mi estimado Octavio Meza Ortiz, a quien la sociedad de Jiquilpan aplaude por su talento, por su emoción y pasión con que ha logrado bajo la dirección de la Fundación la transformación de este espacio, me refiero a la Casa Museo Atrio El Porvenir, Un espacio para la paz y convivencia social.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario