Hugo Rangel Vargas
AMLO el sorpresivo
Viernes 2 de Febrero de 2018
A- A A+

Ya lo ha reconocido Diego Fernández de Cevallos, que Andrés Manuel López Obrador está más cerca de ganar la Presidencia de la República que en la contienda de 2006. También las encuestas siguen mostrando al tabasqueño como el puntero en la carrera rumbo al primer domingo de julio del presente año.

Esta condición que López Obrador ha mantenido en los últimos meses tiene su explicación en la promoción involuntaria de su discurso que se ha generado por el elevado grado de descomposición del régimen político, y del cual han sido copartícipes los partidos que tienen postulados a sus adversarios en la contienda presidencial.

Pero por encima de nombres sorpresivos, desde la elección de 2006 la constante de Andrés Manuel han sido las líneas programáticas con las que ejercería la Presidencia de la República en caso de que le favorezca la mayoría en el proceso electoral.
Pero por encima de nombres sorpresivos, desde la elección de 2006 la constante de Andrés Manuel han sido las líneas programáticas con las que ejercería la Presidencia de la República en caso de que le favorezca la mayoría en el proceso electoral.
(Foto: Cuartoscuro)



Pero hoy el morenista lanza guiños hacia un sector de la clase política que en otro momento tenía el carácter de adversario irreconciliable. En su lista de encuentros y acercamientos se encuentra la senadora Gabriela Cuevas y los ex dirigentes nacionales del PAN, Manuel Espino Barrientos y Germán Martínez Cázares, quienes ya han hecho manifiesta su simpatía hacia el candidato de la izquierda, o por lo menos han desteñido su discurso antilopezobradorista de la palestra pública.

A estas sumas de connotados políticos de otra extracción ideológica se agrega a la presentación de un posible gabinete caracterizado por su moderación y que entraría en funciones en caso de que el exjefe de gobierno capitalino alcance la primera magistratura del país.

Lo que para muchos era un error táctico, puesto que podía despertar celos y abrir flancos para el ataque de los opositores, resultó derivar en un mensaje de confianza y tranquilidad hacia la opinión pública internacional, la cual esperaba nombres de personajes radicales en el equipo lopezobradorista. Sin embargo, el candidato presidencial actuó contra las expectativas, y aun cuando el gabinete pueda concretarse o no en su designación, al menos ha dejado en claro con qué tipo de perfiles no gobernará.

Pero por encima de nombres sorpresivos, desde la elección de 2006 la constante de Andrés Manuel han sido las líneas programáticas con las que ejercería la Presidencia de la República en caso de que le favorezca la mayoría en el proceso electoral.

Pese a los ajustes tácticos que ha realizado, López Obrador sostiene una línea de rompimiento sistémico y el Proyecto Alternativo de Nación, bandera que ha colocado en el imaginario de un sector de la sociedad con mayor éxito que las plataformas programáticas de sus antagonistas, representa un punto de quiebre en la visión de las políticas públicas en el país.

Sorprenden López Obrador y sus acercamientos, levantan más de una ceja las adhesiones y simpatías que ha logrado, provocan el escozor de quienes quieran ver a un candidato escondido en el puritanismo ideológico y mostrenco de alianzas, desatan las pasiones de quienes acusan oportunismo y arribismo en las incorporaciones que ha alcanzado; sin embargo, son esos detractores quienes han hecho del pragmatismo y la mercadería política la lógica con la que han reproducido la subsistencia de un modelo económico nefasto para una inmensa mayoría de mexicanos.

Es probable que las sorpresas que esconde Andrés Manuel no se acaben en los próximos días, que siga asomándose un tufo de pragmatismo en su operación política, que a propios y a extraños llame a extrañeza la migración de liderazgos desde las filas de seguidores de Ricardo Anaya y José Antonio Meade hacia López Obrador; sin embargo, en el terreno de la lucha política las fuerzas progresistas están demostrando tener capacidad de dar una sopa de su propio chocolate a los poderosos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad