Samuel Ponce Morales
La Conspiración
CNTE, las cifras que dicen más que las marchas
Jueves 1 de Febrero de 2018
A- A A+

La Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) goza de un paquete de bonos como pocos gremios sindicales en Michoacán, y quizá en el país. Al menos así lo evidenció ayer el gobierno del estado luego de conocer la decisión de los maestros democráticos de continuar su plan de lucha con bloqueos a las vías ferroviarias, marchas y tomas.

Si bien esos bonos fueron firmados sigilosamente durante las administraciones de Lázaro Cárdenas Batel, Leonel Godoy y en la etapa de la administración de Fausto Vallejo-Jesús Reyna-Salvador Jara, hoy esas negociaciones han quedado al descubierto con el informe que dieron ayer las autoridades.

Juan Carlos Barragán
Juan Carlos Barragán
(Foto: Archivo)

Ahora se sabe, por ejemplo, que en lo que va de la actual administración (dos años con tres meses) se le ha pagado al sindicato magisterial un monto de dos mil 503 millones de pesos, ¡adicionales a su sueldo! De ese total, mil 717 millones corresponden a diversos bonos exclusivos que tienen los maestros.

Para darnos una idea de lo que cuesta pagar estos bonos al magisterio, basta señalar que mil 717 millones de pesos alcanzarían para atender durante siete años el Programa Sí Alimenta que la administración de Silvano Aureoles tiene para apoyar a 95 mil adultos mayores y que en 2017 implicó una inversión de 245 millones de pesos.

Y si vamos más allá, podemos decir que lo que se paga en bonos a los maestros equivale a dos veces el presupuesto que este año tendrá la Secretaría de Comunicaciones y Obras (SCOP), dos veces el presupuesto del DIF, once veces el de la Secretaría de Desarrollo Económico y trece veces el presupuesto de la Secretaría de Turismo del estado.

Lo que esto confirma es lo que siempre se ha sospechado: que la CNTE se sirvió con la cuchara grande bajo la complicidad de gobiernos anteriores que optaron por lesionar así la economía estatal en vez de hacer frente a las presiones magisteriales, traducidas en marchas multitudinarias y bloqueo a vías de comunicación e inclusive a instituciones bancarias y centros comerciales.

¿Qué sindicato goza, por ejemplo, de pagos por 128.3 millones de pesos por bonos de "apoyo a la economía familiar" y "estímulos a la superación educativa"? ¿O de pagos por 113.4 millones por un bono que decidieron llamarle de "compensación nacional única"?

Y no son los únicos casos. Hay más.

Por concepto del Día del Maestro, el sindicato magisterial cobró en dos años 75.1 millones de pesos, aparte de 93.1 millones como "apoyo a la despensa", 109.9 millones por "bono del ajuste", 8.6 millones por su "labor de apoyo y asistencia, 45 millones más por "ajuste al calendario" y 90.9 millones por "recuperación salarial".

Hoy se sabe también, por ejemplo, que el magisterio cobra un bono por concepto de "inicio de ciclo escolar". Es decir, por el hecho de presentarse a laborar a inicios de clases tienen un estímulo que, en dos años, significó para el erario un desembolso por 28.7 millones de pesos.

En Navidad los docentes también tienen su bono, adicional, claro, al aguinaldo de 60 días que se embolsan, la prima vacacional y otras prestaciones: el llamado "bono navideño" representó en dos años un costo de 30.4 millones de pesos. Y tienen uno más, por "ajuste al calendario", que implicó otro monto de 45 millones de pesos.

Basado en el pago de estos conceptos, adicionales al salario y prestaciones que también han sido ya cubiertas –incluido el aguinaldo– a los trabajadores de la educación, el secretario de Gobierno, Adrián López Solís, hizo un nuevo llamado a nombre del gobierno del estado para que la CNTE recapacite y cese las acciones de presión emprendidas por tercera semana consecutiva.

El argumento gubernamental se basa en que es mínimo el adeudo que aún se tiene con el magisterio por concepto de bonos contraídos en el pasado (470 millones de pesos) y mucha la afectación que están causando a sectores estratégicos de la economía nacional con los bloqueos a las vías ferroviarias y carreteras.

Por sobre todo eso, la afectación más grave no está ahí, les dijo López Solís a los maestros centistas, y ahí coincidirán todos. El daño mayor es el que se causa a las presentes y futuras generaciones con maestros que están en las calles (o en las vías) y ya no en las aulas.

Nada es lo que parece



“Los morelianos tienen la última palabra, ellos son quienes deben elegir quién los represente en la próxima contienda electoral; es necesario que por medio de un proceso totalmente democrático se designe al candidato que tenga los elementos necesarios y un trabajo reconocido en cada una de las colonias, tenencias y comunidades de la capital Michoacana”: Juan Carlos Barragán Vélez, aspirante a la alcaldía de Morelia.

Conjuro



Y bueno, por lo pronto el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM) le provocó un golpe al Instituto Electoral de Michoacán (IEM) al ordenarle quitar el candado a los aspirantes independientes al Ayuntamiento de Susupuato.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

En Michoacán hay 200 presos políticos

La Conspiración

La Conspiración

La Conspiración

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano