Julio Santoyo Guerrero
El rito de la fantasía del cambio
Lunes 29 de Enero de 2018
A- A A+

Los mexicanos llevamos el rito de los ciclos metido en nuestra médula idiosincrática. Una buena parte de nuestros ritos cíclicos están alimentados por la esperanza de la buenaventura, otros tantos por el temor al permanente retorno de la tragedia.

El de la política es uno de los ritos cíclicos que más crecen en el campo de la esperanza. Cada sexenio los mexicanos participamos del rito y casi siempre, con pura fe y esperanza, apostamos a que quien arribe a la suprema magistratura el neo tlatoani, el virrey, el cacique mayor, el caudillo, el carismático líder, el presidente, signifique cambios de bien para la nación. En un acto, que es más un propósito de fe que de racionalidad política, más de idolatría que de reflexión laica, los mexicanos hacemos depender de la magia de ese rito el destino de toso el país.

José Antonio Meade Kuribreña, precandidato del PRI a la Presidencia de la República, en el inicio de su precampaña
José Antonio Meade Kuribreña, precandidato del PRI a la Presidencia de la República, en el inicio de su precampaña
(Foto: Cuartoscuro)

El rito cíclico es una manera de eludir la responsabilidad de cada ciudadano en la construcción de su futuro y es una concesión de origen ancestral a quienes usufructúan el poder para que continúen administrando sólo ellos el acceso a las funciones de poder. La consolación a los malos gobiernos viene con la reiteración de la creencia de que en la próxima sucesión las cosas irán mejor. Y si no fuera así entonces es la fatalidad del ciclo que ahora marcó tragedia.

Las campañas en curso (lo de las precampañas es una farsa), todas promueven la esperanza del cambio para dar satisfacción a un amplísimo auditorio que necesita escuchar justo ese tipo de discurso. La esperanza se presenta envuelta en discursos varios, desde moderados hasta exaltados, y pareciera que por el fuerte sonar de las palabras el cambio es inminente.

Nada más falso. La palabra “cambiar” no implica el cambio mismo. En este primer capítulo de las campañas electorales, llamado impropiamente precampañas, lo que hemos presenciado es un ejercicio impresentable de transfuguismo de políticos y acarreo clientelar de simpatizantes para asegurar el acceso al poder de muchos de los integrantes de nuestra clase política. A este ejercicio repugnante de incongruencia, traición, mercantilismo electoral, se le ha querido presentar oficialmente como la etapa de precampaña y se ha difundido propagandísticamente ante los ciudadanos como el preámbulo para la presentación de las propuestas para "cambiar" al país. Lo cierto, lo que está a la vista, es que lo único que se ha presentado a ojos de la nación es la impudicia de los compradores de mercenarios políticos. Como podemos ver, en esto no está implícito ningún cambio venturoso para México. A donde sí puede llevar esta práctica es a la continuidad y a profundizar la descomposición. ¿En qué puede contribuir al cambio democrático del país el oportunismo político, el mercenarismo, el chambismo, el pragmatismo de líderes y el desprecio por los ideales? O sea, lo que se está cocinando en todas las expresiones es la continuidad, solamente que con cambio de gerente, así pueda el gerente ser un caballero en el decir o un exaltado de la palabra, sea del color que sea.

Lo única certeza que se puede verificar en este proceso político electoral es que no existen ideas. La frivolidad de los arranques emocionales de los aspirantes no cuentan como tales. A pesar de que los problemas del país se han complicado a niveles altamente preocupantes, los aspirantes, ninguno, ha tenido ni el tino ni el talento para esbozar la agenda y mucho menos una perspectiva conceptual desde la cual abordarlos. Todos están empeñados en seguir la inercia del rito del cambio cíclico y en estimular la esperanza en los ciudadanos para que en las urnas ellos sean cruzados y contar más votos que el adversario.

Así como están las cosas y si siguen así en el segundo capítulo de las campañas las oportunidades de cambio quedarán nuevamente canceladas. Desde luego que no debemos confundirnos, una cosa es el cambio de líderes, ese seguramente ocurrirá y en ello están trabajando afanosamente las élites políticas del país, se trata de asegurar la chamba, y otra cosa muy diferente es el cambio de la realidad nacional, esa que necesita ser abordada con ideas, con programas, con ética, con congruencia de los políticos, con mucho debate serio, con una gran participación ciudadana, esa realidad es la que ya está condenada al continuismo por el mercantilismo político.

Otra vez se cumplirá el rito del ciclo, otra vez podríamos decir, nos volvió a tocar tragedia. Claro, deberíamos preguntarnos qué he hecho como ciudadano para conseguir un futuro distinto.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!