Rafael Calderón
Ante la muerte de Nicanor Parra
Lunes 29 de Enero de 2018
A- A A+

Sobre el poeta Nicanor Parra escribí el día que cumplió 100 años de vida y ahora, ante la noticia de su muerte, recupero aquellas palabras para rendirle nuevamente un merecidísimo homenaje. Los datos de su biografía en el orden de la poesía castellana son inconfundibles. Al presentarlo Ramón Xirau en su Antología de poesía iberoamericana contemporánea inmediatamente lo hace familiar. Primero: científico de formación, profesor de matemáticas, y es en el terreno de la poesía donde indica que por uno de libros (Poemas y antipoemas), es autor de una poesía que quiere ser antipoesía, difícil, hermética, exacta como exactas son estas formas de la poesía que se llaman matemáticas. Por lo mismo Xirau recuerda que ha practicado la poesía de origen popular pero que su obra se define en una frase muy clara y que fue dicha por el poeta chileno: “La fusión del artista consiste en expresar rigurosamente sus experiencias sin comentarios de ninguna especie”. En ocasiones hay que recordar que es un poeta duro; en otras, irónico y burlón, como sucede en los poemas del libro Versos de salón. Creo, por largo tiempo, seguirá siendo el mejor poeta chileno de la generación posterior a Huidobro y Neruda y terminar aseverando que es inconfundible su estilo: es el poeta centenario, vivo de nuestros días y hay que festejarlo: está de pie, aunque se encuentra inaccesible para el mundo de la literatura; vive alejado de la vida pública en algún lugar de su natal Chile.

Poeta Nicanor Parra
Poeta Nicanor Parra
(Foto: Especial)

Si hablamos en dirección de la poesía: es el inventor de una expresión poética que en sí es única y por eso su obra queda registrada en la historia como ejemplo de irreverencia que se expresa no sólo en la lengua española, sino como padre fundacional de la antipoesía. Esta expresión sirve para situarlo por ese estilo inconfundible y en sí el que determinó su vida tan singular y a la vez esencial para la tradición de la poesía contemporánea. Sólo él fue capaz de mostrase de frente a los demás como un poeta distinto –particularmente con sus paisanos Pablo Neruda y Vicente Huidobro– ya que Parra arranca al lenguaje poemas que son perfecta sonoridad, perduran por el tiempo y ante la realidad misma de la escritura se vuelven en sí un ejemplo del poeta portentoso y malversado, pero original por esa manera tan fina y elegante sostiene la notable belleza lingüística, o recuerda ese sarcasmo tan suyo, fino de su voz, para romper los cánones formales de la poesía moderna y crea naturalmente una identidad lírica solamente suya. Obvio que para conocerlo un solo poema no es suficiente o cabalmente pero sí es un ejemplo de su abundante respuesta a la escritura, la seca realidad de las imágenes, el diálogo que transmite o registra ante las dudas que genera su correspondencia con la poesía de estos tiempos.

Un poema como “Ritos”, que se encuentra en el cuerpo de Canciones rusas, que publicó originalmente en 1968, cuando su autor contaba 54 años, permite conocerlo al menos por ese ritmo tan suyo. Ya había dado a la imprenta el grueso de su obra: desde ese clásico vivo de su generación que es Poemas y antipoemas, hasta títulos que son la huella que irrumpe por largos silencios y que estira una y otra vez las puertas de la solemnidad para decir, pero el poema en su individualidad registra el camino que se cruza entre la voz y la realidad de su visión lírica: “Cada vez que regreso/ A mi país/ después de un viaje largo/ Lo primero que hago/ Es preguntar por los que se murieron:/ Todo hombre es un héroe/ Por el sencillo hecho de morir/ Y los héroes son nuestros maestros.// Y en segundo lugar/ por lo heridos./ Sólo después/ no antes de cumplir/ Este pequeño rito funerario/ Me considero con derecho a la vida:/ Cierro los ojos para ver mejor/ Y canto con rencor/ Una canción de comienzos de siglo”.

En efecto, es un poeta que vive relegado por voluntad propia en Las Cruces, litoral central de Chile, pero Octavio Paz lo reconoció como parte esencial de su generación y dejó entrever que es un poeta imbatible, silenciosamente capaz de llegar al centenario como si fuera un lucifer atravesando las corrientes literarias del siglo XX. Ante su muerte, ahora nos queda su antología canónica El último apaga la luz (2017), para reiterar una vez más que es un clásico de la lengua castellana de todos los tiempos; marcó toda la segunda mitad del siglo XX y los años del presente por sus poemas, hemos vivido una renovación que asimismo es la pasión lírica a propósito de su obra selecta.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío