Samuel Ponce Morales
La Conspiración
El Mosh
Jueves 25 de Enero de 2018
A- A A+

En abril de 1999, un grupo de estudiantes adheridos al Consejo General de Huelga estalló un paro que marcó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la institución académica por excelencia en el país, para exigir la eliminación o condonación de ciertos pagos que no estaban dispuestos a cubrir.

Alejandro Echavarría Zarco, apodado El Mosh, detenido tras la huelga en la UNAM
Alejandro Echavarría Zarco, apodado El Mosh, detenido tras la huelga en la UNAM
(Foto: Especial)

Esta medida paralizó las actividades de la casa de estudios durante diez meses, de abril de 1999 a febrero del 2000, en lo que constituye una de las peores crisis del plantel en la historia moderna, afectando a miles de alumnos de todas las licenciaturas.

Uno de los principales impulsores del movimiento estudiantil fue Alejandro Echavarría Zarco, apodado El Mosh y quien cursaba la carrera de Sociología; sin embargo, luego de arribar a un acuerdo continuó el dominio de los más radicales.
Ante lo anterior se provocó la incursión de la Policía Federal para recuperar las instalaciones y detener a los responsables, entre ellos El Mosh, quien estuvo aproximadamente seis meses preso por estos hechos que coronaron un negro episodio en la vida universitaria de México.

Desde entonces poco o nada se sabía del ex líder estudiantil, hasta que apareció en Michoacán, ahora encabezando otra toma: la de la Secretaría de Educación en el Estado, junto a otros integrantes de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El Mosh fue detenido alrededor de las 20:00 horas del pasado martes en un operativo instrumentado por la Policía Michoacán para liberar las instalaciones educativas que la CNTE mantenía tomadas desde el pasado 8 de enero. En total fueron nueve las personas detenidas en esta acción operativa.

Ahora se sabe que al cobijo del ala más radical de la CNTE, El Mosh se convirtió en maestro del nivel básico en esta entidad. Su plaza la obtuvo 1º de febrero de 2011 bajo el gobierno de Leonel Godoy, ahora simpatizante del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

El Mosh cuenta con la clave presupuestal 110071251E28100.0033553, adscrito a la Escuela José María Morelos del municipio de Álvaro Obregón, en un horario de 18:00 a 21:30 horas. Imparte, en teoría, clases a personas adultas.

Pero de acuerdo con las fuentes, en los hechos Echavarría no ejerce frente a grupo. Su función es generar desestabilización al amparo del ala más radical de la CNTE, la cual no solamente efectúa cierre de avenidas, calles y carreteras, también bloquea plazas comerciales y bancos.

Y últimamente, aliada con identificados integrantes y simpatizantes de Morena, sabotean actos proselitistas del precandidato del PRD a la Cámara Alta del Congreso de la Unión, Antonio García Conejo, como ya ha ocurrido en la región de Tierra Caliente.

Originario del Estado de México, el ahora integrante de la CNTE está identificado como cabeza de un grupo de choque al interior del sindicato magisterial denominado El Bloque.

Ayer, El Mosh y los demás centistas detenidos por la toma de las instalaciones de la SEE (donde además se detectaron diversos daños al mobiliario y la sustracción de equipos de cómputo) esperaban que el Ministerio Público les definiera su situación legal.

La reaparición de esta figura que saltó a la fama por la toma de la UNAM no debiera quedarse sólo con el tema de su detención. El asunto se debe investigar más allá y la CNTE también le debe una explicación a la sociedad, porque todo indica que El Mosh tenía otros objetivos muy distintos a la impartición de clases.

Nada es lo que parece



Pese a su austero discurso, una inadecuada organización y el acorralamiento de la prensa, todo indica que José Antonio Meade, aspirante presidencial, cumplió sus expectativas con el priismo michoacano, mucho más por sus reuniones en corto con figuras estatales de su partido político que por nada.

Conjuro



La CNTE se convirtió en un alfil partidista y sin más bandera que la anarquía arreció sus tambores de guerra en busca de convertirse de victimario en víctima…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre

Las 5 sinrazones del SUEUM

SEE, el audio “filtrado”

CNTE, las y el cobarde

Trump, peor que Fox…