Rogelio Macías Sánchez
ALGO DE MÚSICA
Algunas reflexiones sobre sociología de la música
Martes 23 de Enero de 2018
A- A A+

Releyendo mi entrega de la semana pasada, que puede criticarse por muy sintética, encuentro varios puntos que pueden desarrollarse. La entrega de hoy lo hace con uno de ellos.

En repetidas ocasiones he dicho de la historia de la música y muchas veces la he analizado en forma aislada. Esto ha sido un error, pues entonces sólo he enfrentado la historia de los estilos musicales. La música siempre se ha dado en relación con el desarrollo de otras actividades humanas y, por lo tanto, a través de su estudio pueden interpretarse las corrientes ideológicas de las épocas en que fue creada.

La historia social de la música occidental parte de la organización de la Iglesia medieval que, como ella, permaneció estática durante 700 años, atrincherada en el canto gregoriano.
La historia social de la música occidental parte de la organización de la Iglesia medieval que, como ella, permaneció estática durante 700 años, atrincherada en el canto gregoriano.
(Foto: Especial)

La historia social de la música occidental parte de la organización de la Iglesia medieval que, como ella, permaneció estática durante 700 años, atrincherada en el canto gregoriano. No había músicos profesionales, en el sentido de ganarse el sustento produciendo arte, sino que los mismos religiosos hacían e interpretaban la música para sus oficios litúrgicos. La música de la calle la hacían los trovadores populares y, al final del medioevo, servidores de señores feudales en pequeñas cortes, principalmente de lo que ahora es Francia y el norte de Italia.

La eclosión del Renacimiento no les quitó el carácter de sirvientes a los artistas pero los hizo menos pobres, pues los mecenas ahora eran banqueros y comerciantes del norte de Italia y los hizo ricos en cuanto a ideas musicales, pues tomaron los elementos de la música profana, popular o cortesana, y los integraron en las formas religiosas conocidas para crear los monumentos de la polifonía.

El Renacimiento también trajo la reforma religiosa de Lutero que cuestionaba, como más importante que todo, el libre albedrío de los humanos si es que Dios conoce el pasado, el presente y el futuro. Este atrevimiento, que terminó en una partición más de la Iglesia cristiana, explica la audacia de Johann Sebastian Bach al ofrecer una interpretación diferente de los Evangelios en su obra cumbre, la Pasión según San Mateo.

En el periodo clásico, que probablemente se llamó así por haberse dado al mismo tiempo que en las otras artes se dio el neoclásico, el mundo estaba completo, cerrado y en equilibrio. Se volvía a los ideales estéticos griegos y latinos. El siglo XVIII representaba la perfección social y de gobierno. Su música fue perfecta; si alguien lo duda, que acuda a las obras de Haydn, Mozart y el joven Beethoven.

Pero esto no duró en la música ni 50 años. Las injusticias sociales que Beaumarchais, Da Ponte y Mozart denunciaron en Las bodas de Fígaro estallaron en la Revolución Francesa de 1789. Los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad se tornaron vigorosos y apareció el Beethoven liberal, que literalmente grita en la Novena sinfonía para abrazar a la humanidad, después de abrirse paso con afanes, pero con la seguridad de su genio, hasta las cumbres más altas de la intelectualidad. Surgió Wagner, el socialista heterodoxo, que analizó y criticó la moral del poder en el inmenso Anillo del Nibelungo. Idealismo que se sublima en Mahler, con sólo música.

El ideal se rompió en forma brusca. Si la gente común tenía razón, algunos de sus dirigentes no estaban de acuerdo. Estalló la Primera Guerra Mundial, que ha sido la mayor crisis existencial de la humanidad. El mundo se volvió feo, física y espiritualmente. Y el arte también, que sólo denunciaba los pecados de su tiempo. Los valores tradicionales habían sido traicionados y no se podía pintar, escribir o componer música como antes. El modernismo sentó sus reales a pesar de que la gente no estaba educada para él. Y por primera vez el público no dictó las normas estéticas, fueron los artistas. Nosotros, ahora, tenemos que ir a ellos.

Estamos en este camino. En un mundo que experimenta fórmulas para un mejor vivir cuando parece que eso no es posible. En un mundo idealista, más que el del siglo XIX, porque el actual está consciente de sus carencias y de sus errores; como Stravinski, que fue capaz de reconocer los excesos y equivocaciones, volver los ojos al pasado y construir un nuevo y bello presente. En música se llamó neoclasicismo, que no sé si corresponda al neomodernismo en la esfera social.
Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural

Tapabocas del último concierto de la OCUM

Buen concierto de la Osidem en su casa

Los tiempos cambian

De los Niños Cantores de Morelia, con motivo del Día del Niño

Buen miniconcierto de la OCUM

Horacio Franco y la Osidem en el Teatro Ocampo