Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Javier Marín, distinguido uruapense.
Viernes 19 de Enero de 2018
A- A A+

En los primeros días de este año, gracias a la atinada propuesta de mi hermana María José, en familia fuimos a visitar la exposición Claroscuro, del artista plástico uruapense Javier Marín, la cual está desde el mes de noviembre del año pasado y hasta concluir el mes de febrero próximo en la Fábrica de San Pedro, en la ciudad de Uruapan.

La exposición en general es magnífica y no hay escultura que no valga la pena admirarla, interpretarla y gozarla aunque sea unos minutos; sin embargo, debo destacar, en perjuicio injusto del resto de las esculturas, la obra En blanco, la cual más allá de su tamaño (615 x 860 x 460) se roba gran parte de la atención de los visitantes por el mensaje que transmite, el cual es distinto en cada receptor, y justamente esta característica es la que le da tanto sabor al arte y a su contemplación.

La obra En blanco, más allá de su tamaño (615 x 860 x 460) se roba gran parte de la atención de los visitantes por el mensaje que transmite
La obra En blanco, más allá de su tamaño (615 x 860 x 460) se roba gran parte de la atención de los visitantes por el mensaje que transmite
(Foto: Especial)



Esta obra realizada con piezas recuperadas y piezas nuevas hechas sobre moldes viejos en resina de poliéster y fierro recrea un mundo de cuerpos entretejidos los unos con los otros, que a dicho del autor representan la visión de cualquier genocidio de la historia de la humanidad.

Ahora bien y como lo advertí anteriormente, no por fuerza el mensaje del artista es recibido tal cual, por ejemplo, en días pasados, leí un artículo de opinión de Enrique Bautista, respetado empresario, político y articulista, paisano del artista, en el cual hablaba de su visita a la referida exposición y de lo que la obra En blanco evocó en su mente, además de las referencias genocidas obligadas, señalando que la imagen lo llevó a “pensar en el baño de sangre que vive México después de 35 años de neoliberalismo salvaje”; por otra parte, mi querida hermana se refirió a la obra en cuestión como una representación del sexenio de Calderón.
Respeto sus opiniones y visiones, tanto sobre la obra como sobre lo político, aunque difiero de ellas, porque lo que un servidor vio fue el camino al infierno de Dante. Maravillas del arte, mientras ellos pensaban en política yo pensaba en literatura; bien dicen, cada cabeza es un mundo.

En fin, espero que la mayoría de los habitantes de Uruapan se den el espacio para ir a disfrutar de tan elevada exposición y a quienes viven en ciudades cercanas a La Perla del Cupatitzio, los invito a que un sábado o domingo de este mes o del que sigue vayan a conocer un poco de la vasta obra de Javier Marín, distinguido uruapense.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano